El comisario Castellví ordenó investigar a un asesor que denunció la corrupción del "CNI catalán"

manel-castellvi-mossos-declaracion-juicio-proces-supremo
El comisario Manel Castellví, e jefe de Información de los Mossos d'Esquadra, declarando como testigo en el Tribunal Supremo.

El entonces jefe de la Comisaría de Información de los Mossos d’Esquadra, Manel Castellví, dio instrucciones para investigar a un colaborador externo de la Agencia de Ciberseguridad de la Generalitat (Cesicat), Albert Gabàs, que había denunciado practicas corruptas en los contratos adjudicados por este organismo, que la Guardia Civil califica como el "embrión del CNI catalán".

Albert Gabàs dirigió el 4 de abril de 2013 un correo electrónico al entonces conseller de Interior, Felip Puig, en el que denunciaba  estas prácticas irregulares que atribuía a dos técnicos del Cesicat, Xavier Panadero y Carles Fragoso (que en aquel momento ya se había desvinculado de la agencia de la Generalitat).

Respecto al primero, afirmaba que obligaba a los proveedores del Cesicat a subcontratar a sus "amigos de infancia (…), como el señor Eduardo C. o su antiguo jefe en 521SEC Barcelona, Manel P. No queda muy bien si es gente que va a su despedida de soltero y a la que conoce desde hace 15 años".

Del mismo modo, señalaba que ambos técnicos habían dado instrucciones a otro de los proveedores del Cesicat, PWC, para subcontratar a las empresas Innevis y Evolium porque mantenían lazos de amistad con sus responsables. "Basta con mirar dónde se compran los dispositivos, a quién se subcontrata (…) De verdad, hay un problema y hay que poner orden", señalaba Gabàs en su mensaje.

Cesicat
El correo electrónico que Albert Gabàs dirigió el 4 de abril de 2013 al conseller Felip Puig,

Pero en el encabezamiento del correo electrónico había un dato que disparó las alarmas de sus superiores en el Cesicat, ya que explicaba que había tenido  conocimiento de que Panadero se había reunido con un miembro de la Comisaría de Información de los Mossos: "Parece que hoy Panadero ha ido a los Mossos a vender, la verdad es que como se dice coloquialmente han flipado".

Tras recibir este email, el conseller Felip Puig lo reenvió a las 22:22 horas del 4 de abril al entonces director general de Telecomunicaciones de la Generalitat, Carles Flamerich (que era al mismo tiempo el máximo responsable del Cesicat), y éste a su vez se lo remitió a Xavier Panadero con un escueto mensaje: "Chicos, ¡está para que lo encierren! Por favor, filtrad ya su dirección [de correo electrónico]. Gracias".

Todos estos documentos están incorporados a la causa instruida por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, por la que Carles Flamerich y Xavier Panadero se sentarán el próximo mes de mayo en el banquillo, acusados de un delito de revelación de secretos.

En su respuesta a Flamerich, Panadero confirmó que ya había dado instrucciones para filtrar todos los correos electrónicos del asesor del Cesicat: "Hoy he pedido su filtrado y me han comentado que ya está implementado", explicó a su superior, "con lo que FLIPO y mucho es que se haya enterado de que hoy hemos ido a ver al ASTIC de Mossos d’Esquadra".

Cesicat
Xavier Panadero confirma en su email que ha dado instrucciones para "filtrar" todos los mensajes de Albert Gabàs.

Panadero especulaba sobre cómo podía haberse enterado Albert Gabàs de este encuentro: "O tiene acceso a información interna del Cesicat y mi PC, o algún interno del Cesicat le ha dado información, o la gente del ASTIC tiene contacto con el señor Albert Gabàs". Según las fuentes consultadas por OKDIARIO, el término ASTIC alude a un grupo creado en el seno de la Comisaría de Información de los Mossos, que colaboraba estrechamente con el Cesicat.

Para aclarar este extremo, Carles Flamerich hizo llegar el mensaje de Gabàs al entonces jefe de la Comisaría de Información, el comisario Manel Castellví, quien en su respuesta dio las siguientes indicaciones: "No creo que ASTIC tenga contacto con Albert, pero hay que hacer las comprobaciones (¿lo haréis vosotros?)".

Y añadía: "Habría que ver de dónde le llega la información de esta visita, la filtración: ¿De vuestro entorno? ¿Alguna agenda de un colaborador vuestro? ¿Con quién lo habéis comentado? ¿Con alguna persona del círculo relacionado de Albert, que esté próxima a vosotros? ¿La información que transmite tiene sentido? Si es así, ¿la tiene a su alcance o la tiene que buscar?".

El comisario Castellví concluyó con las siguientes reflexiones: "Son preguntas que hay que hacerse para detectar quién o qué puede ser (la intrusión). En caso contrario, tendrá controladas vuestras acciones/ movimientos". Por último, Castellví añadió dirigiéndose a Xavier Panadero: "Xavier, habría que encriptar tu correo, ¿no?".

Castellví
El correo electrónico remitido por el jefe de la Comisaría de Información de los Mossos, Manel Castellví.

De este modo, el jefe de la Comisaría de Información de los Mossos no se mostró preocupado por la denuncia de presunta corrupción que Albert Gabàs hacía en su email sobre las contrataciones del Cesicat, sino por averiguar cómo se había enterado de que Panadero se había reunido con miembros de la Policía autonómica. Castellví dio instrucciones en su email para intentar aclarar el origen de esta "filtración".

Los citados emails tienen un valor añadido, pues en uno de ellos el director general de Telecomunicaciones de la Generalitat, Carles Flamerich, daba instrucciones para "filtrar" todos los emails enviados por Albert Gabàs.

Desde aquel momento, todos los emails que Gabàs dirigió a miembros de la Generalitat eran desviados a los buzones de Flamerich y Panadero: así ocurrió durante los meses de abril y mayo de 2013, cuando Gabàs dirigió varios mensajes al entonces president Artur Mas, a Oriol Pujol Ferrusola (que en aquel momento era el secretario general de Convergència) y a los consellers Ramón Espadaler y Felip Puig, denunciando irregularidades en las contrataciones del Cesicat.

Más de 2.000 millones en contratos ‘a dedo’

Este hecho ha dado lugar a una causa judicial, cuya vista oral se celebrará el próximo mes de mayo, en la que Flamerich y Panadero están imputados por un presunto delito de revelación de secretos. La Fiscalía pide una pena de cuatro años de cárcel para cada uno de ellos.

Los hechos que Gabàs había denunciado en su primer email eran sólo la punta del iceberg. En aquel momento, Carles Flamerich era director general de Telecomunicaciones de la Generalitat, presidente de la agencia de ciberseguridad Cesicat y miembro del consejo de administración del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI).

Durante la etapa de Flamerich en estos cargos, el CTTI adjudicó sin concurso 2.014 millones de euros en contratos públicos, que fueron a parar empresas vinculadas a dirigentes del PDeCAT. Una de las empresas más favorecidas fue T-Systems (para la que Flamerich había trabajado durante dos años), que obtuvo contratos por valor de 430 millones de euros. La Generalitat recurrió luego a esta misma empresa para gestionar el voto electrónico de los referéndum ilegales de independencia del 9-N y el 1-O.

Adjudicaciones al cuñado de Artur Mas

Entre las empresas beneficiadas por estos contratos millonarios también se encuentra Seidor, que había fichado como consultor a Joan Antoni Rakosnik, cuñado del entonces presidente de la Generalitat Artur Mas. Como ha informado OKDIARIO, desde 2010 Seidor ha obtenido más de 400 millones en contratos de la Generalitat.

Otro lote de 166,6 millones de euros fue a parar a una UTE participada por la empresa tecnológica Emte de Carles Sumarroca, hijo de uno de los fundadores de Convergencia e imputado por financiar al PDeCAT con la trama del 3%. Por último, otras empresas adjudicatarias tenían a representantes en la sectorial TIC del PDECAT que dirigía el propio Flamerich.

La Sindicatura de Comptes ha determinado que el procedimiento utilizado para adjudicar estos contratos vulneró la legalidad. Albert Gabàs ha denunciado estos hechos ante la UDEF de la Policía Nacional, y en sendos mensajes dirigidos a los ministros de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y Justicia, Lola Delgado.

Lo último en Investigación