Las contratistas del CNI catalán financiaban la fundación de un dirigente del PDeCAT

CTecno
El dirigente del PDeCAT Carles Flamerich, en un acto organizado por su fundación CTecno.

Las principales empresas contratistas del "CNI catalán" financiaban a una fundación creada por el dirigente del PDeCAT, Carles Flamerich. El ex presidente Artur Mas nombró en enero de 2011 a Carles Flamerich director general de Telecomunicaciones de la Generalitat.

En este este cargo, Flamerich era al mismo tiempo presidente de la agencia de ciberseguridad CESICAT y miembro del consejo de administración del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de la Generalitat. La Guardia Civil sostiene en sus informes que estos dos organismos constituyen el embrión del "CNI catalán" creado a modo de servicios de inteligencia de la Generalitat.

En el mismo año 2011, el CTTI licitó cuatro megacontratos, por un importe global de 2.014 millones de euros, para la compra de equipos, aplicaciones informáticas e “infraestructuras de proceso de datos” de la Generalitat. Estos contratos millonarios se adjudicaron sin concurso, por el procedimiento de "diálogo competitivo" que permitía a la Generalitat una enorme discrecionalidad.

Como ha informado OKDIARIO, buena parte de los contratos fueron otorgados mediante esta fórmula a empresas ligadas a dirigentes del PDeCAT: T-Systems (para la que había trabajado el propio Carles Flamerich durante dos años) obtuvo contratos por valor de más de 430 millones de euros, Seidor (que había contratado como consultor a Joan Antoni Rakosnik, cuñado de Artur Mas) se llevó más de 400 millones, la empresa de ingeniería Emte de Carles Sumarroca (imputado en la causa del 3% e hijo de uno de los fundadores del PDeCAT) obtuvo otro contrato de 166 millones.

Millones para la familia de Artur Mas

Otro pellizco de 52,7 millones de euros fue para la empresa Vass, cuya gerente, Eugenia Menéndez Rakosnik, es sobrina de Artur Mas y formaba parte de la sectorial de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) del PDeCAT. Y otro lote de 54,1 millones fue adjudicado a Accenture, cuyo gerente, Marcelo Manta, también era miembro de la sectorial TIC del PDeCAT que dirigía el propio Carles Flamerich.

Buena parte de las empresas que obtuvieron estos contratos millonarios eran al mismo tiempo socias de la fundación Cercle Tecnològic de Catalunya (CTecno), de la que el mismo Carles Flamerich ha sido creador, presidente y director general durante 10 años.

Entre las empresas contratistas del CTTI, T-Systems, Cisco e Indra (que tenía contratado a Jordi Pujol Ferrusola con un sueldo de 400.000 euros anuales) son socias de honor de la fundación creada por Flamerich. Por su parte, Seidor y Mediapro (la productora del millonario Jaume Roures, dueño del diario podemita Público y muñidor del apoyo de Podemos a los independentistas) son socias protectoras de la fundación CTecno.

Y otras como Concatel y Vass son socias a secas de la fundación. Cada una de estas empresas (según sean socias de honor, socias protectoras o simplemente socias) financia en distinto grado a la fundación creada por Carles Flamerich, quien en aquel momento dirigía la sectorial TIC del PDeCAT y era al mismo tiempo consejero del CTTI que les había adjudicado los contratos millonarios.

Oriol Pujol, a las puertas del a cárcel

Aunque al ser nombrado director general de la Generalitat Carles Flamerich abandonó la presidencia de la fundación CTecno, ha seguido estrechamente ligado a ella como presidente de honor. Flamerich colocó como jefa de Relaciones Institucionales del CTTI a Georgina Rosàs, que había sido su mano derecha y vicepresidenta en la fundación.

CTecno ha estado en todo momento especialmente vinculada al PDeCAT, organizando actos con dirigentes del partido como Oriol Pujol Ferrusola, quien en los próximos meses ingresará en la cárcel para cumplir dos años y medio de condena tras confesar que cobró comisiones ilegales en el caso de las ITV.

Por su parte, Carles Flamerich está a punto de sentarse en el banquillo, acusado de espiar los correos electrónicos de los ex consellers Ramón Espadaler y Felip Puig, durante su etapa como presidente del CESICAT.

Lo último en Investigación