La asociación que exige legalizar la eutanasia pide a los socios que le den su herencia para financiarse

eutanasia
Página web de la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD).

La muerte digna como aspiración de buena parte de la humanidad… y como negocio. La principal asociación que exige al Gobierno de Pedro Sánchez la legalización de la eutanasia pide a sus socios que le dejen su herencia antes de morir, para financiar sus actividades.

La Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente (DMD) se registró oficialmente ante el Ministerio de Interior en diciembre de 1984 y cuenta actualmente con cerca de 7.000 socios. Es una de las entidades que han encabezado la recogida de más de 266.000 firmas, para exigir a las Cortes la despenalización de la eutanasia y el suicido médico asistido.

También ha promovido mociones aprobadas por cerca de 60 ayuntamientos y diputaciones (en la mayoría de los casos, presentadas por el PSOE, Podemos, Bildu, Geroa Bai o ICV) para defender la misma reivindicación. Entre los ayuntamientos que ya han aprobado estas propuestas se encuentran los de Barcelona, Mataró, Pamplona, Salamanca, Cádiz, Gerona, Lérida y Guadalajara.

La asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) se financia por medio de donaciones y de las cuotas de sus socios (entre 42 y 90 euros al año). Pero también ha optado por pedir a sus socios y simpatizantes que la incluyan en su testamento como heredera de sus bienes antes de morir.

eutanasia
Las fórmulas que ofrece la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) para ser heredera de sus socios.

Para ello ha establecido tres fórmulas distintas: los voluntarios pueden nombrar a la asociación como su heredera universal, o bien coheredera en el caso de que haya otros descendientes con derecho a recibir una parte de sus bienes o simplemente dejarle un legado en su testamento, para que tras su muerte pueda recibir una cantidad económica o bien determinados inmuebles. Todo ello debe quedar reflejado en la correspondiente escritura ante notario, para que tenga validez legal.

La asociación DMD también ha difundido durante los últimos meses un vídeo, protagonizado por intelectuales y personajes populares, para difundir sus reivindicaciones. Entre las personalidades que han prestado su imagen a esta campaña se encuentra el periodista Iñaki Gabilondo, el millonario Gran Wyoming y el ex portavoz de la asociación Jueces y Juezas para la Democracia Joaquim Bosch.

El presidente Pedro Sánchez utilizó la muerte de Maria José Carrasco (a la que su marido suministró una dosis de pentobarbital sódico ante un equipo de reporteros de televisión) para culpar al PP y Ciudadanos (Cs) de que el Congreso no haya aprobado su proyecto de Ley para despenalizar la eutanasia, que ahora presenta como proyecto estrella para la próxima legislatura.

El texto que el PSOE registró en el Congreso de los Diputados en mayo de 2018 pretende modificar el artículo 143.4 del Código Penal para legalizar la eutanasia en dos supuestos: para enfermos que tienen un pronóstico de vida limitado, y para los pacientes que sufren "una enfermedad grave e incurable que origina sufrimientos físicos o psíquicos insoportables".

eutanasia
El Gran Wyoming, Iñaki Gabilondo y el juez Joaquim Bosch, entre las caras de la campaña de la asociación.

En su página web, la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) también asesora a todos los interesados para dejar por escrito su testamento vital, bien ante notario, ante testigos (al menos dos deben ajenos a su familia) o ante el correspondiente registro de su Comunidad Autónoma.

DMD aconseja incluir cinco puntos en este documento: el rechazo a cualquier tratamiento médico que prolongue la vida, la solicitud de una "sedación paliativa profunda" en caso de padecer una situación de sufrimiento, la negativa a ser alimentado por otras personas si no puede valerse por sus propios medios,  la solicitud de morir "de forma rápida e indolora" a petición propia y el derecho a un cambio de médico si el que le ha correspondido es objetor a la eutanasia.

Lo último en Investigación