Elecciones Generales 2019

Sánchez ha acudido a 6 mítines del PSOE con el Falcon oficial desde que convocó elecciones

Pedro Sánchez coordina las agendas de La Moncloa y el PSOE para aprovechar sus viajes como presidente y candidato, utilizando el Falcon.

Desde la convocatoria electoral, el pasado 5 de marzo, Pedro Sánchez ha aprovechado en al menos seis ocasiones sus viajes como presidente del Gobierno, y por tanto con medios pagados por el Estado, para participar en mítines del PSOE. En estos casos, se desplazó en avión oficial y con personal y medios de La Moncloa.

Sánchez coordinó de esta forma la agenda para que sus compromisos como jefe del Ejecutivo y como líder del PSOE coincidiesen. En otras ocasiones, el partido prefirió sufragar el coste de un jet privado para evitar polémicas.

Así, un día después de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicase el adelanto de los comicios, Sánchez participó en un mitin de los socialistas de Vitoria. Por la mañana había tenido una agenda repleta en Bilbao y San Sebastián, donde asistió a la apertura de la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático ‘Change the Change’, un acto en el que el presidente alabó los logros de su Gobierno en materia medioambiental, pese a estar expresamente prohibido por la ley electoral. Sus compromisos ese día incluyeron además una ofrenda floral ante la tumba de Clara Campoamor, también en San Sebastián, y la visita a la Real Academia de la Lengua Vasca, en Bilbao.

El 13 de marzo, Sánchez ideó su itinerario como presidente con actos en Burgos y Gijón, donde asistió después a un mitin con militantes. Por la mañana, había visitado, como presidente, el Instituto Tecnológico de Castilla y León  y la Catedral de Burgos y, ya por la tarde, el Centro de Atención Integral a Mujeres Víctimas de la Violencia de Género La Casa Malva, en la localidad asturiana. En Gijón estuvo acompañado además por la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

El 25 de marzo, Moncloa coordinó distintos actos por Andalucía para que Sánchez acudiese, después, a un mitin en Málaga. La agenda de ese día incluyó una visita al Campus de Excelencia Internacional del Mar en Cádiz -provincia en la que concurre como cabeza de lista el ministro Fernando Grande-Marlaska- y al Oratorio de San Felipe Neri en Cádiz. Ya por la tarde, Sánchez estuvo en el Parque Tecnológico y el Museo Picasso de Málaga.

Un día después, repitió la táctica en Salamanca. Por la mañana, el dirigente socialista inauguró el Foro de la Organización Mundial de Turismo en el Parador de Turismo de Segovia y por la tarde se desplazó a Salamanca para, tras una visita a la Universidad y a una feria de ‘startups’ acabar ofreciendo un mitin con los socialistas de la provincia.

El 3 de abril participó en un acto de partido en Huelva, junto a la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. Antes, había desplegado una intensa agenda en Sevilla, que incluyó un encuentro con el ex presidente de EEUU, Barack Obama, en el marco de la Cumbre Mundial de Turismo, celebrada en la localidad.

El pasado 9 de abril, visitó en León el Instituto Nacional de Ciberseguridad, para asistir, más tarde, a un mitin del PSOE en la localidad.

Cambios en la agenda

Sánchez no ha renunciado así a su afán por utilizar los medios oficiales de Defensa, como el Falcon o el helicóptero Super Puma, para desplazarse. Ello, pese a las polémicas que han ocasionado algunos de esos desplazamientos, como el que realizó al Festival de Benicàssim, para disfrutar de un concierto, o a la boda de su cuñado en La Rioja.

Sus últimos viajes tampoco han sido ajenos a la controversia. Según informó La Nueva España, Sánchez modificó su agenda a contrarreloj para, el pasado 13 de marzo, justificar el uso del Falcon, incluyendo a última hora un acto en Gijón, donde tenía previsto asistir a un mitin con, entre otros, la candidata de su partido a la alcaldía; el secretario general y candidato autonómico del PSOE en el Principado, Adrián Barbón, y la vicesecretaria general del PSOE y portavoz del grupo socialista en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra.

Según informó este periódico, el aeropuerto de Asturias reservó una ventana de aterrizaje durante varias horas para el aterrizaje y despegue del avión presidencia.

Lo último en España