El alcalde de Galapagar adjudicó un contrato de 19 millones a una empresa de la trama Púnica

Galapagar
Daniel Pérez, junto al informe elaborado por la firma Dalkia.

El alcalde de Galapagar, Daniel Pérez Muñoz, adjudicó un contrato de 19 millones de euros a una empresa vinculada a la trama Púnica. Un asesor de Daniel Pérez intentó luego que el alcalde de Hoyo de Manzanares, José Ramón Regueiras, diera a la misma compañía otro contrato de más de 4,3 millones de euros.

Desde estos dos ayuntamientos, la red Púnica se extendió luego a decenas de municipios madrileños. El Pleno del Ayuntamiento de Galapagar acordó el 24 de febrero de 2011, en un Pleno "extraordinario y urgente", adjudicar un contrato de 19.053.670,35 euros a la empresa Dalkia Energía y Servicios SA para la "gestión del servicio público de alumbrado público y servicios energéticos municipales".

El contrato tiene una duración de 15 años y, por tanto, estará en vigor hasta 2026. Fue aprobado a propuesta del entonces edil de Hacienda Fernando Arias, como resultado del concurso que el Consistorio había convocado en diciembre de 2010. La mesa de contratación estuvo presidida por el alcalde Daniel Pérez.

Dalkia
El Pleno de Galapagar aprobó el 24 de febrero de 2011 adjudicar un contrato de 19 millones a Dalkia a propuesta del edil de Hacienda Fernando Arias.

Al menos cuatro directivos y apoderados de Dalkia se incorporaron luego a Cofely, la empresa de la trama Púnica investigada en la Audiencia Nacional por pagar sobornos a alcaldes a cambio de obtener contratos de eficiencia energética en concursos amañados.

Entre estos directivos se encuentra Constantino Álvarez de la Cueva, que fue director general y consejero delegado de Dalkia entre septiembre de 2002 y noviembre de 2011, antes de convertirse en director comercial de Cofely. También procede de Dalkia Pedro García Pérez, que luego se convirtió en director de Mercado Público de Cofely.

Los informes remitidos por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil a la Audiencia Nacional incluyen correos electrónicos y pinchazos telefónicos que acreditan que ambos participaron en el amaño de concursos públicos de eficiencia energética en numerosos ayuntamientos de la Comunidad de Madrid.

Cofely
El informe remitido por la UCO a la Audiencia Nacional describe la intervención de Constantino Álvarez de la Cueva y Pedro García Pérez en el amaño de los concursos.

El contrato adjudicado por el Ayuntamiento de Galapagar a Dalkia supone un gasto de 1,4 millones de euros anuales hasta el año 2026. Por un lado, Dalkia se encarga de gestionar la compra del suministro eléctrico, teóricamente a un precio más ventajoso, para el alumbrado y todos los edificios públicos del Consistorio.

Y por otro lado, ha puesto en marcha sistemas de ahorro energético en la luz y la calefacción de todos los edificios municipales (como los colegios públicos y el polideportivo), incluyendo la sustitución de 4.400 lámparas y 560 luminarias, por otras de bajo consumo. Dalkia sostiene que todas estas medidas proporcionan al Ayuntamiento de Galapagar un ahorro que ronda los 270.000 euros al año.

Dalkia
Dossier elaborado por Dalkia sobre su contrato de ahorro energético suscrito con el Ayuntamiento de Galapagar.

El contrato ha sido modificado y revisado al alza en tres ocasiones (en julio de 2013, julio de 2014 y febrero de 2015), siempre a propuesta de Fernando Arias, quien ocupó el cargo de teniente de alcalde de Hacienda de Galapagar hasta las elecciones locales de 2015.

Como ha informado OKDIARIO, el alcalde Daniel Pérez y su entonces edil de Hacienda Fernando Arias crearon en enero de 2012 una consultora, Gestión y Desarrollo Local (GDL) Consultores SL, que cobró 3.630 euros por asesorar al Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares (también gobernado por el PP) para construir un tanatorio municipal.

El informe por el que la consultora del alcalde de Galapagar cobró esta cantidad está firmado por Francisco Javier Rubio de Miguel, auditor de cuentas que en aquel momento regentaba una gestoría fiscal en Collado Villalba. Pues bien, pocos meses después, el alcalde de Hoyo, José Ramón Regueiras, recurrió a los servicios del mismo Javier Rubio de Miguel para contratar a la empresa de eficiencia energética Dalkia. La misma que había recibido 19 millones de euros del Ayuntamiento de Galapagar.

Un concurso plagado de irregularidades

Para dar apariencia legal a todo el proceso, el Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares adjudicó primero a Javier Rubio de Miguel, mediante un procedimiento negociado sin publicidad (es decir, a dedo), un contrato de 16.940 euros más IVA con el fin de que hiciera una auditoría energética del municipio.

Y luego convocó un concurso para adjudicar un contrato de eficiencia energética idéntico al que Galapagar había dado a Dalkia. Para ello, el alcalde de Hoyo encargó a Javier Rubio de Miguel la elaboración de los pliegos de condiciones técnicas y administrativas (copiados casi literalmente de los que se habían utilizado en Galapagar) y la valoración de las ofertas presentadas. Todo ello, a pesar de que Javier Rubio no es un ingeniero, sino un auditor de cuentas que regentaba una gestoría.

Al concurso convocado por el Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares se presentaron cuatro ofertas: Dalkia Energía y Servicios, Elecnor, Clece y Gas Natural. La oferta económica más ventajosa para el Ayuntamiento era la de Gas Natural (278.974 euros anuales más IVA). Pero Dalkia ganó el concurso gracias a que Javier Rubio de Miguel le había otorgado la mejor puntuación en el apartado técnico.

Dalkia
La oferta económica más ventajosa era la de Elecnor: 289.692 euros anuales más IVA.

En concreto, Javier Rubio dio 38,5 puntos a Dalkia en el apartado técnico, muy por delante de los 22,75 puntos otorgados a Gas Natural, 20,75 a Elenor y 18,25 a Clece. La mesa de contratación estaba presidida por el alcalde José Ramón Regueiras.

Dalkia había obtenido ya un contrato de 19 millones de euros en el Ayuntamiento de Galapagar, de la mano del alcalde Daniel Pérez, y acariciaba ya la posibilidad de obtener otro de 4,3 millones en Hoyo de Manzanares.

Dalkia
Javier Rubio otorgó la mejor puntuación a Dalkia en el apartado técnico (38,5 puntos), muy por delante de Gas Natural.

Pero esta vez se vieron frustrados sus planes. Primero, porque el concejal del PP Álvaro González del Castillo se negó a apoyar este procedimiento plagado de irregularidades. El resultado de su decisión es que se vio apartado de las listas del PP en las elecciones locales de 2015.

Y finalmente, en una resolución dictada el 10 de diciembre de 2014, el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid anuló todo el procedimiento, tras constatar que un auditor de cuentas como Javier Rubio de Miguel no está cualificado para realizar la auditoría energética del municipio, ni los pliegos de condiciones del concurso ni la valoración técnica de las ofertas presentadas. Todo había sido un monumental fraude, fraguado desde Galapagar y exportado luego al Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares.

Últimas noticias