Más de 2.000 inmigrantes tratan de cruzar la frontera polaca agravando la tensión con Bielorrusia

Ver vídeo

La tensión entre Polonia y Bielorrusia está creciendo exponencialmente este lunes al tratar de asaltar la frontera polaca varios miles de inmigrantes generando distintos encontronazos con las fuerzas de seguridad desplegadas en la zona. Algunas fuentes han indicado que al menos se ha constatado que más de dos mil refugiados se encuentran frente a las alambradas.

«Más de dos mil refugiados, incluidos mujeres y niños, se encuentran frente a la alambrada en la frontera con Polonia», informó el comité estatal de fronteras de Bielorrusia, señalando que los inmigrantes irregulares tienen por objetivo llegar a la Unión Europea (UE), ya que «no consideran a Bielorrusia como lugar de destino». La situación en la frontera bielorruso-polaca sigue siendo muy tensa.

En este sentido, desde Varsovia se ha asegurado que Minsk se encontraría detrás de este aumento de inmigrantes y refugiados que han desatado la oleada de intentos de abordar la frontera de Polonia.  El viceministro de Asuntos Exteriores de Polonia, Piotr Wawrzyk, apuntó este lunes a Minsk de «generar un incidente grave, preferiblemente donde se produzcan bajas y se dispare munición. Están preparando una provocación, un intento de cruzar en masa de la frontera».

Según informó la agencia oficial bielorrusa, BELTA, la mayoría de los inmigrantes son kurdos, que quieren cruzar a territorio polaco para después instalarse en Alemania. Muchos de los refugiados viajan con niños pequeños y carecen de comida, agua y ropa de abrigo, señaló la fuente, cuyas fotos muestran a familias enteras sentadas en torno a hogueras.

La líder de la oposición, Svetlana Tijanovskaya, que se encuentra en el exilio, ha exigido que la Unión Europea responda al régimen autoritario que controla su país:  «Busca una escalada en la crisis fronteriza. Los inmigrantes están siendo empujados hacia la frontera por hombres armados bielorrusos».

Tribunal Europeo de Derechos Humanos

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha condenado a Polonia por el trato infligido a dos jueces por un órgano del Tribunal Supremo que supervisa la actividad de los jueces, ya que considera que actuó sin imparcialidad ni independencia, en un nuevo golpe jurídico a la batería de reformas emprendida por el gobernante Partido Ley y Justicia (PiS).

Polonia está en el punto de mira de instituciones europeas por una reforma que introdujo una marcada variable política en las decisiones judiciales internas. En este caso, la sentencia examina la labor de la Cámara de Control Extraordinario y de Asuntos Públicos del Supremo, compuesta por jueces designados por el presidente a propuesta del Consejo Nacional de la Judicatura, designado a su vez por el Parlamento.

El TEDH ha concluido por unanimidad que se violaron los derechos de dos jueces polacos, Monika Dolinska-Ficek y Artur Ozimek, que solicitaron sin éxito nuevos destinos en 2017 y 2018, respectivamente. Los órganos que regulan la actividad de los jueces rehusaron recomendarlos para los puestos que pedían y los recursos presentados fueron también en balde -el caso se archivó en 2019-.

La corte europea sostiene que sus casos no fueron analizados por «un tribunal establecido por la ley», sino por una cámara que carece de independencia, razón por la cual condena al Estado polaco a indemnizar a cada uno de los demandantes con 15.000 euros en concepto de daños.

Asimismo, el TEDH, vinculado al Consejo de Europa, insta a las autoridades polacas a adoptar medidas para evitar que casos similares se repiten en el futuro, lo que pasa por dar marcha atrás en unas reformas judiciales que también han llegado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que ya impuso en octubre una multa diaria de un millón de euros por el controvertido régimen disciplinario contra los jueces.

La Comisión Europea condena la actitud de Bielorrusia

La Comisión Europea ha reiterado este lunes su condena del «intento desesperado» de Bielorrusia de tratar de desestabilizar la Unión Europea favoreciendo el tráfico ilegal de migrantes hacia Polonia, al tiempo que ha animado a Varsovia a dar el paso de solicitar la ayuda de Frontex y Europol para reforzar el control fronterizo y asegurar un trato adecuado a los migrantes.

Bruselas observa con atención y preocupación la situación en la frontera y mantiene contactos «intensos» con el Gobierno polaco, quien le ha informado de que cada semana tratan de cruzar desde Bielorrusia unas «tres mil personas» y que en estos momentos hay «varios centenares» de migrantes esperando del lado bielorruso de la frontera, ha indicado el portavoz comunitario para Migración, Adalbert Jahnz.

El Ejecutivo comunitario, que ha intentado sin éxito en las últimas semanas que Varsovia permitiera a expertos comunitarios desplazarse a la zona, critica con firmeza el «abuso» por parte de Minsk de la migración pero recuerda también el apoyo que pueden ofrecer a Polonia las agencias europeas de control de fronteras (Frontex) y de Policía (Europol).

En este sentido, los servicios comunitarios explican que los agentes de Frontex y expertos de Europol podrían asistir a las autoridades polacas, por ejemplo, en el registro de las personas indocumentadas que logran pasar de manera irregular la frontera y agilizar también la tramitación de las peticiones de asilo que se puedan presentar.

Pero, añade, para que las agencias europeas puedan desplegar sus equipos en suelo de un Estado miembro es necesario que primero sus autoridades lo soliciten formalmente, algo que por el momento no ha ocurrido en Polonia.

«Hemos ofrecido todo el apoyo», ha indicado el portavoz comunitario a la prensa en Bruselas al ser preguntado por el caso, para incidir en que por el momento Polonia no ha presentado petición alguna para el apoyo de Frontex ni Europol, por lo que no han podido llegar a la frontera.

«La mejor manera de gestionar la frontera compartida (por la UE) es hacerlo con recursos compartidos. En este sentido, Frontex y Europol están preparados para asistir como lo han hecho en Lituania o Letonia o en otros Estados miembro», ha explicado Jahnz, quien ha remachado que Bruselas ha «animado repetidamente» a Varsovia a pedir tal ayuda.

Lo último en Internacional

Últimas noticias