Ataques con cuchillos, el modelo de atentado importado del terrorismo palestino

Ataques con cuchillos, el modelo de atentado importado del terrorismo palestino
Los servicios sanitarios atienden a los heridos del atentado del Puente de Londres.

Los últimos ataques terroristas en Londres y París han seguido un modus operandi que se repite en toda Europa y que se ajusta a la perfección a la acción de los llamados ‘lobos solitarios’. Los atropellos y apuñalamientos de civiles en zonas concurridas es un modelo de ataque que se ha venido repitiendo en el tiempo y tiene su origen en el terrorismo palestino.

Israel fue víctima a partir de octubre de 2015 de una oleada de ataques contra la población, principalmente civil pero también contra militares y policías, en la que cualquiera con acceso a un coche o un cuchillo se convertía en un terrorista potencial.

La Agencia de Seguridad de Israel (conocida también como Shin Bet o Shabak) asegura que en 2015 se frustraron 208 ataques de palestinos, entre ellos 19 secuestros, 12 ataques suicidas, 120 agresiones con arma de fuego y 47 atropellos intencionados o apuñalamientos.

Uno de los ataques más mortíferos en suelo israelí se produjo después de que un terrorista palestino atropellara a un grupo de soldados que acababan de descender de un autobús. El mortal atropello se saldó con cuatro muertos y 15 heridos.

Desde el octubre de 2015 hasta febrero de 2016, Israel y Palestina vivieron una oleada de violencia en la que murieron 181 palestinos, dos tercios de ellos al perpetrar o intentar perpetrar ataques o supuestos ataques contra israelíes y el resto en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Veintinueve israelíes, un palestino y dos personas de otras nacionalidades fueron asesinados víctimas de esas agresiones que, según cifras del Ministerio de Exteriores israelí, fueron 180 apuñalamientos, 74 ataques con disparos y 38 atropellos intencionados.

La Agencia de Seguridad de Israel calcula que 239 israelíes resultaron heridos en esos sucesos violentos, un incremento notable comparado con los 63 registrados en 2014.

Tras los atentados de a la sede de la revista satírica Charlie Hebdo (17 muertos) y París, donde un comentado de terroristas yihadistas mató de manera coordinada a 130 personas, la forma de los ataques ha cambiado. Si exceptuamos a los terroristas que se inmolaron en los atentados de Bruselas en marzo de 2016 (32 muertos) y el más reciente de Manchester (22 muertos) tras el concierto de Ariana Grande, el resto de atentados ha sido ejecutado por ‘lobos solitarios’ provocando atropellos y apuñalamientos.

El más mortífero de los ataques terroristas islamistas fue el que se produjo el 14 de julio de 2016 en Niza. Un yihadista atropelló a la multitud que celebraba la Fiesta Nacional francesa provocando 86 muertos y decenas de heridos. De nuevo un camión provocó una matanza en las navidades de 2016 al dirigirse a toda velocidad contra la multitud que se concentraba en un mercadillo navideño en Berlín. El resultado, 12 muertos y de nuevo decenas de heridos.

Londres vivió en 2017 un ataque similar al perpetrado en London Bridge. Un terrorista de Estado Islámico atropelló a las personas que caminaban por el puente de Westminster, a continuación apuñalaba mortalmente a un policía a la entrada del Parlamento Británico. El resultado, ocho personas muertas.

El 7 de abril un camión conducido por otro ‘lobo solitario’ atropella a la multitud en una de las calles comerciales más concurridas de Estocolmo. Cuatro personas murieron en este nuevo atentado que deja claro que cualquier yihadista puede cometer un atentado únicamente con un coche o un camión.2949

 

Lo último en Internacional

Últimas noticias