Bricolaje

Cómo pintar una barandilla de hierro

A la hora de pintar una barandilla de hierro es importante analizar su estado y comprobar si está oxidada. Una vez arreglada, ya podrás proceder con la pintura.

pintar una barandilla de hierro
Guía de pasos para pintar una barandilla de hierro

Con el paso del tiempo, la humedad y otros factores, las barandillas de hierro que solemos tener en el balcón o en la terraza, pierden su color o incluso comprobamos que les ha saltado la pintura por completo. Veamos entonces a continuación, una guía de pasos en la que te explicamos cómo pintar una barandilla de hierro.

Pintar las barandas es necesario si queremos darle a nuestra casa un aspecto decoroso. Ya sea en los balcones o en las puertas externas, hemos de tener especial cuidado al pintar las barandillas, ya que posiblemente estén un poco oxidadas, de modo que tendremos que hacer un trabajo de recuperación previo, para que después la pintura quede perfecta. Veamos entonces cómo proceder paso a paso.

Materiales

  • Papel de lija
  • Brocha o rodillo más bien pequeño
  • Inhibidor de óxido o convertidor de óxido
  • Pintura del color que queramos

Pasos para pintar una barandilla de hierro

pintar una barandilla de hierro

Pintar las barandillas es algo sencillo y de hecho bastante rápido. Quizás el único paso que tenemos algo más complicado será el inicial, cuando nos enfrentemos al estado de la barandilla, comprobando si el hierro está o no oxidado, pero lo cierto es que en poco tiempo podéis pasar de tener una barandilla oxidada y vieja a una que se vea nueva y reluciente.

  1. En primer lugar, vamos a comenzar lijando las partes oxidadas de las barandas, debes lijar hasta que veas que la barandilla se ve prácticamente cruda, es decir, que ya no le queda ni color y tampoco ese óxido que se veía al principio.
  2. En este punto, limpia cuidadosamente asegurándote de que no haya rastros de polvo. Para ello, utiliza un simple pincel o cepillo. Es importante, de hecho, que las superficies a renovar estén limpias.
  3. Antes de pintar las barandas, procede con un tratamiento antioxidante siguiendo las instrucciones del producto que hayas comprado. En este sentido, puedes usar un inhibidor de óxido o también el llamado convertidor de óxido. Este último es preferible para un tratamiento a largo plazo ya que protege mucho más y es fácil de aplicar. Dependiendo de la extensión de tu barandilla, puede elegir botellas pequeñas o grandes.
  4. Una vez se haya secado el producto que has aplicado para tratar el óxido, ya puedes pintar la barandilla del color que hayas elegido. Para esta fase, es más conveniente usar un rodillo pequeño, pero, sea cual sea el instrumento utilizado, ten cuidado de no dejar que la pintura se escurra: comienza extendiendo una capa uniforme, deje que se seque a la perfección y acaba el trabajo con una segunda capa del color usado.
  5. Por último si lo deseas puedes aplicar una capa de barniz protector para metal o hierro, de modo que protegerá más el hierro y retrasarás el que de nuevo se vuelva a oxidar.

Lo último en How To

Últimas noticias