Relaciones

Cómo mejorar la paciencia

mejorar la paciencia
Guía de pasos para saber cómo mejorar la paciencia

Si eres de las personas que se impacienta con facilidad, es posible que acabes siempre estresado o mucho peor, enfadado con todos y todo lo que te rodea. Debes tomarte la vida con más filosofía y si no sabes cómo hacerlo, te explicamos a continuación, paso a paso y de manera fácil, cómo mejorar la paciencia.

Si tienes paciencia conseguirás alcanzar tus objetivos de un modo más sencillo y aunque es seguro que vas a tener que superar obstáculos, perder los nervios no te servirá para nada más que estresarte, y quedar mal con los que te rodean de modo que debes tomar aire, respirar y aplicar los pasos y pautas que ahora te indicamos.

Pasos para mejorar la paciencia

mejorar la paciencia

Con estos cinco pasos que ahora te indicamos, conseguirás no solo mejorar la paciencia sino que además aprenderás a sentirte más relajado y mucho mejor contigo mismo:

  1. Vive el momento presente: A menudo perdemos la paciencia, porque proyectamos nuestra mente constantemente en el futuro. Intenta tomar conciencia del momento presente, el único que realmente existe. La respiración es una herramienta muy eficaz para llevar la mente en el aquí y ahora. Cuando te des cuenta de que comienzas a perder tu paciencia, haz tres respiraciones profundas e imagina traer calma y tranquilidad con la inhalación y sacar la impaciencia e impulsividad con la exhalación.
  2. Cuenta hasta 10 (¡o 100!): Cuando una situación o una persona te hagan perder la paciencia, respira profundamente y cuenta mentalmente hasta 10 (o hasta 100 si es necesario). Es un ejercicio muy simple pero efectivo que te permite alejar la impulsividad y actuar con más lucidez.
  3. Practica no hacer nada: Parece fácil, pero no lo es. Intenta sentarte y no hacer nada durante 10 minutos, incluso mejor si estás al aire libre. Después de 2-3 minutos, podrías volverte frenético y es en ese momento el que tienes que resistir, y si lo consigues lograrás mejorar mucho la paciencia.
  4. Reduce la velocidad: Todos llevamos una vida agitada, siempre estamos de aquí para allá y decimos que el tiempo nunca es suficiente y esto nos empuja al camino de la impaciencia, la irritabilidad y el estrés. Cuando comas, mastica despacio, y saborea cada bocado. Además de tener grandes beneficios para la digestión y para la línea, masticar lentamente es una forma de meditación muy útil para el espíritu. Además, cuando puedas, te puedes permitir el lujo de no correr, imponiendo otro ritmo. Elimina actividades innecesarias y superfluas. Restaura tus prioridades.
  5. Recuerda que todo lleva su tiempo: Por último, debemos pensar que a veces no podemos forzar las cosas, sino que debemos dejar que sigan su curso. Nos permitimos ser impacientes cuando no vemos de inmediato los resultados de nuestras acciones, cuando estamos esperando una respuesta que no llega. Todo sigue una secuencia espaciotemporal precisa y tiene lugar en el momento correcto, de acuerdo con los tiempos del Universo. Todo lo valioso requiere tiempo, es decir, paciencia y compromiso.

Lo último en How To

Últimas noticias