VOX tilda el discurso de Sánchez de "patético" y le acusa de "entregar España a la izquierda radical"

Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de VOX en el Congreso, ha tenido duras palabras para Pedro Sánchez, candidato a la Presidencia del Gobierno, tras su discurso de investidura en el que apenas se ha referido a una de las crisis políticas más importantes de la democracia española: el golpe de Estado en Cataluña. El dirigente del partido de Santiago Abascal ha calificado de "patético" y a ratos "onírico" el relato del socialista y ha advertido, además, que pese a haber presentado su programa con "poses de hombre de Estado" está a punto de "entregar España a la izquierda más radical".

Así lo ha señalado Espinosa en el Congreso tras escuchar la primera intervención de Sánchez, quien, a su juicio, "ha evitado" hablar de Cataluña para "no ofender a los grupos a los que les va a pedir el apoyo".

Según Espinosa, Sánchez ha ofrecido "el típico espectáculo socialista" hablando del gasto, demostrado su desconocimiento de "cómo funciona la economía" y sin aclarar cómo piensa financiar sus "propuestas mesiánicas, clientelares e irrealizables". "Lo que ha dicho del sistema de pensiones nos ha parecido onírico", ha apuntado.

Sánchez ha diluido el órdago golpista en el eufemismo de las "tensiones territoriales" internas, una referencia vaga en la que no ha ido más allá. Sus ‘socios’ independentistas se habían presentado este lunes en el Congreso con flores amarillas, color que identifica a los presos del ‘procés’, que han expuesto en sus escaños.

El candidato, además, ha tratado de rebajar la preeminencia de la Constitución, considerando que para "superar" los desafíos autonómicos será necesario "no solamente la invocación de la ley y de su aplicación", sino que se tendrá que construir "un proyecto colectivo de regeneración nacional, de progreso y de inspiración europeísta".

Sánchez se ha preguntado "qué sentido tiene fomentar la desunión" y ha añadido que "la desagregación: la división dentro de España", y el hecho de "levantar fronteras internas" -cuando lo que hace falta es "más Unión Europea" y "derribar muchas fronteras externas"- "es ir contra la historia".

Lo último en España