Vox

Vox busca un «rostro amable» que ayude a reconciliarse con los afiliados descontentos con Ortega Smith

Ignacio Garriga (EP)
Ignacio Garriga (EP)

La formación que lidera Santiago Abascal quiere impulsar y expandir sus bases de afiliados para conseguir movilizar al mayor número de electores de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas. Para ello el partido verde está buscando un perfil «amable» cercano Ignacio Garriga, para ocupar el liderazgo de la vicesecretaria nacional de afiliación. Los de Abascal quieren dar carpetazo a la época de Ortega Smith a nivel interno y plantear una política que acerque el partido a todos los simpatizantes y afiliados para que «nadie se sienta excluido ni desatendido».

Así lo han manifestado fuentes de Vox a OKDIARIO, que remarcan la necesidad de un liderazgo «renovado» en dicha vicesecretaría para gestionar mejor a las bases y sacar el máximo rendimiento a los afiliados y simpatizantes del partido. «Afiliaciones no estaba bien gestionado. A veces la gente no sabía a quién dirigirse cuando necesitaban consultar algo», han confesado.

Los de Abascal saben que este órgano, junto con las vicesecretarías de Movilización y de Organización, es vital para que el partido pueda recuperar las calles en muchas provincias donde se han visto seriamente mermados debido a las recientes dimisiones como en Badajoz, Alicante, La Rioja o Ciudad Real. «Necesitamos una estrategia para acercar el partido a la gente. movilización y afiliaciones tienen que trabajar juntos para expandirnos aún más y para que los que se han dado de baja vuelvan», han dicho las mismas fuentes.

Ya superada la crisis surgida por la marcha de Macarena Olona, la dirección nacional de Vox se ha marcado como objetivo escalar puestos en las encuestas y para ello debe calmar los ánimos a nivel territorial. Según ha podido saber OKDIARIO, la formación conservadora temió que la ex diputada por Granada aprovechase el descontento para formar un nuevo partido político que partiese en dos el espectro político de Vox. Razones no faltaban. Las múltiples dimisiones de cargos provinciales también arrastraban dimisiones de afiliados. Tránsfugas que vieron esperanzas en Olona o en otros pequeños partidos considerados escisiones de Vox. «La vicesecretaría de afiliación tiene que recuperar a todos los afiliados que se han ido», han apuntado fuentes de Vox.

En cuanto al anterior vicesecretario nacional de afiliación, Marcos Cruz, su caída en desgracia fue propiciada por la cercanía que este tenía con el anterior secretario general, Javier Ortega Smith, y con su mano derecha Tomás Fernández. Su cese era una necesidad dentro de la catarsis de Vox que ahora desea un nuevo temple a todos los niveles.

Lo último en España

Últimas noticias