Comunidad Valenciana

La TV valenciana obligada a recortar personal o disparar el presupuesto a los 5 meses de nacer

Ximo Puig
Ximo Puig con Pedro Sánchez este miércoles en Moncloa

Comenzó sus emisiones el pasado mes de junio con un presupuesto de 55 millones de euros, pero su viabilidad laboral ya está en peligro. À Punt, la nueva televisión pública valenciana creada por el cogobierno de Ximo Puig (PSOE) y Mónica Oltra (Compromís), supera en gastos de personal el 33% del presupuesto que la ley establece como límite de gasto para nómina de empleados: 390 trabajadores al día de hoy.

El presidente valenciano se reunió este miércoles con Pedro Sánchez en Moncloa para exigir una mayor financiación. Puig pretende que vayan a su comunidad el 10% de las inversiones del Estado en los nuevos presupuestos, si es que el presidente del Gobierno consigue sacarlos adelante. La demanda coincide con la que Empar Marco, presidenta del ente que engloba a la radio y televisión pública valenciana ha realizado a su vez al gobierno de Puig: pasar de un presupuesto de 55 a 69 millones de euros, un 25% más.

“Habrá que hacer recortes”, es la amenaza que Marco ha lanzado al gobierno valenciano si no accede al aumento presupuestario. Recortes que, dice, no pasarían nunca por la reducción de personal. Pero la realidad es que pagar los salarios de los 390 trabajadores de la radio y televisión pública valenciana se come ya 23 millones de euros, el 41% del presupuesto. O lo que es lo mismo, ocho puntos más de límite legal establecido gracias a una enmienda de Ciudadanos, que no permite gastar en personal más de un tercio del total del presupuesto.

La nueva televisión pública valenciana no debería estar gastando en personal más de 18,3 millones de euros, pero con sólo cinco meses en antena ya dedica a este capítulo 23 millones. Este desajuste ha provocado un enfrentamiento entre la presidenta del ente y el presidente del gobierno valenciano.

Más empleados

La primera defiende que una televisión pública de calidad en la Comunidad Valenciana debe estar dotada de 465 trabajadores, 75 más de los que ya están contratados. De ahí el incremento presupuestario que exige para 2019. El segundo, después de haber lanzado la nueva televisión, cree ahora que hay otros servicios públicos más necesitados de la financiación pública.

“Nosotros no somos un gasto, somos un factor de dinamización económica”, aseguró Marco en su última comparecencia ante la comisión de control de las Cortes valenciana.

De cómo se resuelva este pulso depende el futuro de todo ese personal que ahora mismo está siendo remunerado gracias a un gasto superior al límite autorizado por ley. De ahí que entre los trabajadores de la televisión valenciana haya comenzado a surgir inquietud por su futuro laboral.

Últimas noticias