CONGRESO DE DIPUTADOS

Los socios de Sánchez exigen tramitar la reforma laboral como proyecto de ley para enmendarla

Reforma laboral
Gabriel Rufián (ERC) y Mertxe Aizpurua (Bildu).

Los socios de Pedro Sánchez, ERC y Bildu, han exigido al Gobierno tramitar la reforma laboral como proyecto de ley en el Congreso para poder introducir enmiendas. Esto pondría en peligro el apoyo de la patronal CEOE al texto negociado con la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que prefiere que el acuerdo con sindicatos y patronal salga intacto del Parlamento.

Esta era una de las grandes amenazas que se cernían sobre la reforma laboral aprobada este martes en el Consejo de Ministros. Pese al acuerdo alcanzado entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal, hay descontento en las filas de ERC y Bildu que ve cómo la promesa de derogar la reforma laboral de Mariano Rajoy se ha quedado en una mera modificación de las normas que aprobaron los populares, algo que ha indignado a los socios que sostienen a Sánchez en La Moncloa y que han dado su apoyo a los Presupuestos.

Para Esquerra Republicana y Bildu, la reforma laboral impulsada por el Gobierno es insuficiente. «No es una derogación ni siquiera parcial», ha resumido la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua.

Su homólogo en ERC, Gabriel Rufián, ha lamentado la ausencia de negociación con su grupo para acordar esta reforma algo que, ha advertido, «siempre es mal negocio». «A ver si entre día histórico y día histórico da para hablar con ERC, que igual tenemos algo que ver», ha amenazado Rufián, que ha comparado esto con el esfuerzo realizado para lograr el plácet de la patronal.

Entre los aspectos que estas formaciones echan en falta está la recuperación de la autorización administrativa para los despidos colectivos y ERE, la vuelta de los salarios de tramitación, la ampliación de las indemnizaciones recortadas en la reforma de 2012 y la prevalencia de los convenios autonómicos en caso de mejores condiciones laborales.

Una reclamación también exigida por PNV y PDeCAT, dos socios del Gobierno que también exigen cambios puntuales en el decreto, aunque se han mostrado menos reacios al acuerdo alcanzado por los agentes sociales.

Una vez aprobado el decreto ley este martes en el Consejo de Ministros, la posibilidad de introducir cambios pasa por que el Gobierno, cuando se convalide en el Congreso, acepte tramitarlo como proyecto de ley para abrir la puerta a plantear enmiendas, como así hizo incluso el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 con la reforma que ahora se pretende derogar.

Lo último en España

Últimas noticias