Sánchez quiere ampliar la lista de deudores de Hacienda para meter a profesionales y pequeños empresarios

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez pretende ampliar la lista de morosos de Hacienda para incluir, no ya sólo a los grandes deudores tributarios, sino también a profesionales, empresarios medianos y pequeñas empresas.

La decisión de publicitar estos datos nació ya rodeada de polémica porque es la única lista de incumplidores que se hace pública con este alarde mediático: no hay listas publicadas con una difusión semejante cuando es la Administración la que debe dinero a los particulares, ni cuando se trata de otros delitos que violan derechos de los particulares en vez de las exigencias del Estado. Y ahora, esta decisión se pretende ampliar más allá de los muy grandes deudores.

El objetivo de los socialistas, según sus propios planes es “reforzar la lista de deudores a la Hacienda Pública”. Y la materialización de esta medida pasa por ampliar el listado de deudores para incluir expresamente, junto a los grandes deudores principales que ya se encuentran en el listado, a dos nuevos colectivos que, en muchas ocasiones, pueden ni tan siquiera ser los responsables del incumplimiento tributario.

El primero de estos dos nuevos colectivos es el de los responsables solidarios de las cargas tributarias. Según los socialistas se les va a dar el escarmiento de publicitar sus nombres “debido a la gran importancia que tienen estos en la existencia de dichas deudas”. Pero lo cierto es que los responsables solidarios no lo tienen que ser obligatoriamente por la toma de decisiones en el impago fiscal: pueden ser simplemente responsables solidarios por haber respaldado a la empresa o al contribuyente, sin capacidad decisoria alguna sobre el curso fiscal del afectado.

El segundo de los colectivos que se incorporarán en breve a la lista de deudores de Hacienda será el de pequeños empresarios y profesionales, porque el plan del PSOE pasa por bajar el límite con el que se puede entrar en la lista negra. Si hasta ahora ese límite era de un millón de euros de deuda tributaria, ahora pasará a ser de 600.000 euros. Y esa deuda, teniendo en cuenta que las inspecciones habituales estiran el periodo de comprobación a cuatro años, no será un patrimonio exclusivo de las mayores empresas o contribuyentes particulares. Al revés: empezarán a encontrarse en esa situación empresas de menor dimensión y profesionales.

El pánico no acaba con los grandes deudores

Lo cierto es que esta medida incrementará aún más el pánico a aparecer en la lista de morosos de Hacienda. Pero ese pánico no ha demostrado ser lo suficientemente poderoso como para acabar con los problemas tributarios de los grandes deudores. Así se confirma en la última lista de deudores hecha pública por la Agencia Tributaria, en la que figuran un 5% menos de morosos que el pasado año y un 11% menos frente al primer ejercicio en el que apareció el temido listado -en 2015-.

Según los últimos datos, si no se tienen en cuenta los nombres nuevos que se han ido incorporando a este documento, sólo un 30% de los morosos que figuraba en 2015 ha salido del listado.

Sólo un 30% de los morosos que figuraba en 2015 ha salido del listado

Con esta última entrega, ya son cuatro las ediciones de esta polémica lista en la que siguen figurando en estos momentos un total de 4.318 deudores con un importe conjunto de deudas superior a 15.300 millones de euros, alrededor de un 0,6% menos que el pasado año. Todos esos morosos deben más de un millón de euros al erario público.

No obstante, aunque la cifra global no ha variado demasiado por la incorporación de nuevos afectados, sólo en el último año se han saldado deudas por valor de 1.650 millones de euros procedentes de 680 nombres que han desaparecido de la lista entre 2016 y 2017.

A esa cuantía habría que sumar el arreglo de cuentas de otros 845 deudores que han formalizado pagos con Hacienda por valor de 120 millones de euros pasado el 1 de enero de 2018.

Idea de Montoro

Esta lista fue ideada por el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. En ella se incluyen los nombres de aquellos deudores de la Hacienda Pública con cuotas tributarias pendientes de pagar superiores a un millón de euros a fecha 31 de diciembre. La mora, además, no debe encontrarse ni aplazada, ni suspendida por lo motivos legalmente previstos.

Sin embargo, la realidad es que la mayor parte de los deudores de la lista no entran por incumplimientos osados, sino porque sus negocios han entrado en situaciones concursales y han dejado de poder cumplir con todos sus pagos.

Del importe total, más de 6.800 millones de euros (un 44%) corresponde a deudas contraídas por más de 1.600 deudores en proceso concursal.

Últimas noticias