Leopoldo López

Sánchez recibe al preso político Leopoldo López en Ferraz y no en Moncloa para no molestar a Maduro

  • J.Guirado y P.Barro

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recibido este martes al líder de la oposición al régimen chavista de Venezuela, Leopoldo López, en la sede central del PSOE de la calle Ferraz. Sánchez, que no suele elegir la sede del partido como lugar de encuentro con otras personalidades políticas, ha evitado celebrar el encuentro en La Moncloa y dotarlo así de un aire institucional de visita de estado. Algo que habría provocado un terremoto en sus relaciones con su socio de Gobierno, Podemos, y con el régimen de Nicolás Maduro.

Ha sido el propio PSOE quien ha informado de este primer encuentro entre el presidente Sánchez y el líder opositor venezolano. También ha difundido imágenes de este encuentro, asegurando que el partido «desea una vía pacífica, porque el pueblo venezolano debe sufrir lo mínimo».

Sánchez ha evitado en todo momento dotar de un aura institucional al encuentro, ya que la presencia de Leopoldo López en España incomoda profundamente a su socio Podemos. El presidente evita así arruinar la sintonía que mostró esta misma mañana durante el acto conjunto de presentación del acuerdo para los Presupuestos, y que escenificó con el vicepresidente Segundo, Pablo Iglesias.

Además, la presencia de Leopoldo López en España también amenaza con convertirse en un problema para Sánchez en su relación con Venezuela. Un régimen dictatorial con el que su socio Podemos tiene amplios vínculos y que ya ha provocado algún quebradero de cabeza a Sánchez, como ocurrió en enero con el denominado delcygate.

López, perseguido por la narcodictadura de Maduro, que le encarceló por liderar las protestas en Venezuela, llegó a Madrid el pasado domingo tras haberse refugiado durante un año y medio en le Embajada española en Caracas. El pasado fin de semana, burlando todos los controles chavistas, logró salir del país y llegar a Colombia. Desde ahí voló a España vía Miami donde aterrizó al mediodía en la T4.

En España desde el domingo

López llegó este domingo al mediodía al aeropuerto madrileño de Barajas procedente de Bogotá. El político de Voluntad Popular llegó a la capital colombiana este sábado tras haber abandonado horas antes la embajada de España en Caracas, donde estaba protegido de la dictadura de Nicolás Maduro.

Su llegada a Madrid ha sido discreta, ya que ha abandonado las instalaciones aeroportuarias por una salida distinta a la habitual, hecho que le ha permitido esquivar las cámaras que se concentraban en la zona de llegadas de la T4. A esta hora se encuentra en casa de sus padres, en un domicilio de la calle Hermosilla de la capital de España

López salió de Venezuela el viernes pasado, tras abandonar la residencia del embajador español en Caracas, donde permanecía cómo huésped desde el 30 de abril de 2019, después de liderar las protestas ciudadanas contra el régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Tras su detención estuvo tres años encarcelado para, posteriormente, refugiarse en la Embajada de España en la capital venezolana.

El padre de López, eurodiputado del Partido Popular y con la residencia fijada en Madrid, aseguró que su hijo dejó la residencia diplomática por voluntad propia. Dentro de unos días estaba previsto el relevo del embajador español en el país, Jesús Silva, que hace ya un mes fue notificado por parte del Ministerio de Exteriores que sería cesado de su cargo.

López, que viajó este fin de semana en un vuelo regular, aterrizó en el aeródromo madrileño al mediodía. El sábado, vía marítima, logró escapar de la dictadura de Maduro burlando toda la vigilancia que pesaba sobre él desde que se refugió en la Embajada española en Caracas hasta llegar a la vecina Colombia. Desde Bogotá, donde permaneció algunas horas, el políticocogió un vuelo con destino en la capital española.

El sábado por la tarde, cuando fuentes de la Embajada en Venezuela confirmaban la salida del político represaliado, que tras pasar tres años en prisión buscó cobijo en el edificio diplomático, desde el entorno de Leopoldo López apuntaban a este periódico que de momento su voluntad era permanecer temporalmente en Bogotá. Se trataba de un intento para despistar a los enemigos y no poner en riesgo sus planes de viaje a España.

A su llegada a Madrid, además de con sus padres y miles de compatriotas, López se reecnontró con su esposa Lilian Tintori y sus hijos. La familia del político hace años que se trasladó a la capital española, huyendo de la persecución de la tiranía de Maduro.

Lo último en España

Últimas noticias