Sánchez encuentra en la Gala de los Goya la excusa perfecta para dar plantón a Guaidó

subvenciones cine
El presidente Pedro Sánchez, este sábado en Málaga durante la Gala de los Goya.

Mientras miles de venezolanos se manifestaban en la Puerta del Sol de Madrid para apoyar a su presidente interino Juan Guaidó, Pedro Sánchez volaba a Málaga para asistir a la gala de los Goya.

El presidente socialista no tenía ningún interés en recibir a Guaidó, para evitar incomodar a su vicepresidente Pablo Iglesias, y encontró en la entrega de los premios al cine una compañía mucho más agradecida, que le ha cubierto de elogios para pedirle más subvenciones.

El más empalagoso ha sido el director Pedro Almodóbar, nominado por Dolor y gloria, quien lejos del tono hostil y reivindicativo de otras ediciones se ha dirigido al presidente del Gobierno con las siguientes palabras: “Quería decirle a Sánchez que, en los próximos cuatro años, él va a ser el coautor del guión de nosotros, de los ciudadanos españoles. Y espero que le vaya muy bien, porque si a él le va muy bien, nos irá muy bien a todos los demás”.

Sentado entre los responsables de la Academia del Cine Español, ataviado con una pajarita negra e interpretando su mejor papel de galán, Pedro Sánchez ha esbozado una sonrisa al escuchar estas palabras.

Otros han hablado aún más claro. Como el actor y director Eduardo Casanova, quien al llegar al Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga ha recalcado que el cine español necesita «más dinero, dinero público para nuestras películas y hacer cultura antifascista, más aún en este momento que parece que volvemos atrás».

Por su parte, Alejandro Amenábar, nominado por Mientras dure la guerra, ha advertido que hay «muchos síntomas que nos hacen pensar que se produce una situación parecida a la de los años 30 en Europa. Y ya se sabe que el fascismo está muy bien hasta que acaba en guerra mundial y, en España, en guerra civil».

Lo último en España

Últimas noticias