Sánchez arrancó a Macron el compromiso de echar a C’s del grupo liberal europeo si pacta con Vox

La cena de Pedro Sánchez y Emmanuel Macron sirvió para mucho más que sellar un simple acuerdo de entendimiento entre ambos en Europa. Sirvió también para que el presidente español arrancara de Macron el compromiso de presionar a Ciudadanos para impedir los pactos con Vox en Gobiernos territoriales e, incluso, en caso de que Rivera insista en formar Gobiernos con la presencia de hombres de Abascal, para echar al partido naranja del grupo de los liberales en Europa, llamado ALDE.

Sánchez quiere que Ciudadanos vire hacia el PSOE en los pactos de gobernabilidad -incluido el pacto del futuro Ejecutivo nacional- y el presidente español aprovechó su encuentro con el responsable francés para atacar las alianzas con Vox y PP en las que podría entrar Ciudadanos tras las elecciones autonómicas y municipales del 26-M. Macron compartió el rechazo a una entrada de Ciudadanos en Gobiernos de la mano de Vox y comunicó ante Sánchez su propósito de intentar impedir esas alianzas de Rivera. Es más, en caso de que C´s no acepte frenar esos acuerdos, Macron mostró su disposición a forzar la salida de los naranjas de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE).

La amenaza es dura. Pero lo cierto es que la capacidad de presión de Pedro Sánchez ha crecido tras las elecciones europeas. Ahora Sánchez es el líder hegemónico y con más sillas en el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo. Y si Macron quiere llegar a acuerdos profundos en el Parlamento Europeo, tendrá que entenderse con los socialistas. Y Macron es, como Sánchez, pero en otro de los grupos europeos: él es el líder hegemónico de los liberales europeos (ALDE).

Ambos líderes abandonaron la cena en el Elíseo reconociendo que existía "un ambiente de excelente sintonía", tal y como hicieron público al término del encuentro. Y ambos admitieron ante la prensa que van a trabajar estrechamente "desde postulados europeístas y progresistas”.

Líderes de sus partidos en Europa

El partido de Macron, La República en Marcha, nació en 2016, por lo que hasta ahora carecía de eurodiputados. Tras este pasado domingo, Macron cuenta con al menos 21 escaños en el Parlamento Europeo, con lo que mantiene una posición de predominio dentro de la familia liberal en la UE. O dicho de otra manera, será determinante en la formación de nuevas mayorías europeístas, especialmente porque, por primera vez, el clásico entendimiento entre los Populares y los socialistas ha perdido la mayoría de las últimas cuatro décadas.

El PSOE es, por su parte, el partido con más peso dentro del grupo de los socialistas europeos en la futura Eurocámara, por delante de delegaciones que en otras ocasiones eran de mayor tamaño, como la alemana, la francesa o la italiana. En concreto, los socialistas españoles aportarán 20 eurodiputados al grupo de Socialistas y Demócratas (S&D).

Hubo entendimiento entre Sánchez y Macron y hablaron de "las grandes líneas que la UE debe seguir"

En este contexto de necesidad de entendimiento es en el que Sánchez y Macron mantuvieron ese encuentro. Y en ese mismo es en el que pactaron un comunicado final a la velada con un mensaje único: "Aunque ambos mandatorios pertenecen a familias políticas distintas, socialistas y liberales, comparten el deseo de trabajar estrechamente, desde postulados europeístas y progresistas", así como para tejer "una alianza de claro rechazo a la ultraderecha”. Y ambos consideran a Vox como supuesta parte de esa ultraderecha.

Por el momento, lo que se sabía es que hubo entendimiento entre Sánchez y Macron hasta el punto de que hicieron un "análisis de la renovación institucional y están de acuerdo en que los nuevos cargos deben reflejar la nueva mayoría en el Parlamento Europeo, que ya no es sólo del PPE, sino que ahora, además, incluye a los socialdemócratas y a los liberales".

Ambos dirigentes hablaron también de "las grandes líneas que la UE debe seguir en los próximos años y que, para España, pasan por construir una Europa más social".

Y en esa misma dirección es en la que ambos anunciaron que buscarán una alianza progresista en el Viejo Continente, ante la amenaza de que formaciones eurófobas o de ultraderecha como la Liga, UKIP o Agrupación Nacional de Le Pen lleguen a un acuerdo para agruparse en el mismo grupo. Ambos añadieron a Vox en esa lista a lo largo de la cena.

Lo último en España

Últimas noticias