Barra libre para que todos los extranjeros puedan votar en las elecciones municipales

Barra libre para que todos los extranjeros puedan votar en las elecciones municipales
Un votante coge la papeleta en un colegio electoral en el 26J. (Foto: AFP)

Las medidas de "regeneración democrática" pactadas entre el PSOE y Ciudadanos incluyen la barra libre para que todos los extranjeros puedan votar en los comicios municipales.

El pacto suscrito entre Pedro Sánchez y Albert Rivera incluye la voluntad de "reforzar el sufragio activo y pasivo para las elecciones municipales a la ciudadanía de origen extranjero, facilitando su inscripción de oficio en el censo electoral".

Es decir, que todos los residentes extranjeros –al menos los que se encuentran en una situación legal en España– sean incluidos automáticamente en el censo electoral, para que puedan votar y ser candidatos.

Regular los debates electorales por Ley

En la actualidad, no todos los residentes extranjeros pueden votar en las elecciones municipales: sólo los procedentes del resto de la Unión Europea y de otras 13 naciones con las que España mantiene un acuerdos de reciprocidad: Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia, Corea, Ecuador, Islandia, Noruega, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago.

Los residentes de estos países deben solicitar expresamente su inclusión en el censo electoral para poder votar, una barrera que PSOE y Ciudadanos proponen eliminar ahora.

Dado que España no tiene acuerdo de reciprocidad firmado con Marruecos, la comunidad inmigrante más numerosa no pudo votar en las municipales del pasado mes de mayo.

Albert Rivera y Pedro Sánchez se han comprometido a impulsar una reforma de la Ley Electoral que pretende "facilitar el voto electrónico", regular la celebración de debates y establecer listas desbloqueadas –como las del Senado– en la elección al Congreso de los Diputados y a los ayuntamientos.

Los diputados trabajarán en enero y julio

Pero ambos partidos se limitan a indicar que la nueva Ley Electoral debe "mejorar la proporcionalidad", ya que no han logrado ponerse de acuerdo sobre la modificación de las circunscripciones provinciales o sobre la aplicación de la Ley d’Hont.

Estos dos factores penalizan a los partidos minoritarios y, a la inversa, facilitan la sobrerrepresentación de las formaciones nacionalistas que tienen su voto muy concentrado en un puñado de provincias.

En el mismo apartado de "regeneración democrática", Sánchez y Rivera han incluido una reforma del reglamento de la Cámara Baja para que celebre también sesiones en enero y julio. En la actualidad, estos dos meses son de vacaciones para los diputados.

El acuerdo incluye otras dos importantes novedades: los diputados y senadores tendrán dedicación exclusiva, es decir, no podrán cobrar de ninguna otra actividad privada.

Los senadores usarán pinganillo para entenderse

Y la Comisión del Estatuto de los Diputados ampliará sus funciones para convertirse en detective: tendrá la capacidad de investigar la declaración de bienes de los diputados para comprobar si han falseado sus datos económicos o si han omitido una parte de su patrimonio.

En cuanto a las comisiones de investigación, en caso de salir adelante el acuerdo, se rebajará el número mínimo de diputados para pedir su creación y los testigos que comparezcan estarán obligados a decir la verdad.

En cuanto a la reforma del reglamento de la Cámara Alta, PSOE y Ciudadanos pretenden que los senadores puedan intervenir en sus respectivas lenguas cooficiales.

O lo que es lo mismo, se trata de que los senadores españoles que tienen una lengua en común tengan que recurrir al pinganillo y a la traducción simultánea para poder entenderse.

Las puertas giratorias, prohibidas durante cinco años

Pedro Sánchez y Albert Rivera también se han comprometido a reformar la Ley de Partidos para imponer la celebración de primarias en la elección de candidatos a presidente del Gobierno, presidente de las Comunidades autónomas y alcaldes.

En cuanto a la financiación pública de los partidos, quedaría condicionada a que introduzcan medidas de democracia interna en su organización. PSOE y Ciudadanos proponen establecer incentivos fiscales a quienes hagan donaciones a los partidos y facilitar las "microdonaciones" de hasta 200 euros a través de Internet.

Para evitar la financiación ilegal, todos los partidos estarían obligados a informar trimestralmente al Tribunal de Cuenta sobre los créditos y aportaciones privadas que reciban, identificando a los autores de donaciones superiores a los 200 euros.

Podemos había limitado su cruzada contra la corrupción a la prohibición de puertas giratorias. PSOE y Ciudadanos proponen evitarlas pero con limitaciones: durante un período de cinco años, los ex altos públicos no podrán trabajar para una empresa de un sector en el que no tengan experiencia previa y sobre el que hayan tenido responsabilidad de gestión pública.

Lo último en España