No quiere repetir el escándalo de la pasada Navidad

El PSOE no se fía de su gerente y este año repartirá la lotería en una administración oficial

ferraz-psoe-sanchez
Fachada de la sede del PSOE en Ferraz, con un enorme cartel de Pedro Sánchez.

El PSOE no venderá ni repartirá este año la lotería de Navidad en su sede de Ferraz y, con el fin de evitar líos como el del pasado año (y que costó una bronca monumental de media plantilla con el gerente y el encargado de compras), los que quieran jugar en el tradicional sorteo deberán cruzar Madrid y adquirir sus décimos en una administración del Barrio de Salamanca.

Eran cinco décimos del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. Del número 66.513, que resultaría premiado con el Gordo.  Pero sólo se repartieron dos, y no entre toda la plantilla de Ferraz, políticos y periodistas, como era tradicional que se distribuyera.

Dos millones de euros (habrían tocado a unos 15.000 euros por persona de haberse repartido, lo que Juan Miguel Rojo, el jefe de compras siempre explicó no se hizo porque los décimos no fueron un regalo al partido sino comprados por él, y que las críticas respondían  a "la puta envidia") que al final se quedaron entre Juan Miguel Rojo, el encargado de comprar la lotería, el gerente, Goyo Martínez  quien de pronto desapareció y dejó de coger el teléfono, y el director financiero del PSOE, Restituto Hernández.

Un gerente desaparecido

Rojo también aseguró que le había dado otro a su esposa. La bronca interna puso al PSOE en las portadas y obligó a la comisión gestora que entonces dirigía Javier Fernández a emitir un comunicado.

El PSOE de desvinculaba de cualquier de cualquier disputa recordando que, como organización que es, "no administra, distribuye o gestiona Lotería de Navidad", y que "son los propios trabajadores los encargados de la administración, distribución y gestión del número jugado ". Tan sólo un escueto "algunos trabajadores de la sede federal del PSOE, a título personal han sido agraciados con el Gordo", fue su única referencia a lo sucedido.

Para que no haya suspicacias y se repita lo sucedido con Rojo,  que además es miembro del departamento de Administración y Compras de Ferraz, y secretario de Organización de la agrupación madrileña de Entrevías-Pozo (y que se habría embolsado casi 500.000 euros), se ha tomado una novedosa decisión, y que no ha pasado desapercibida para personal e informadores.

Ferraz ha anunciado que los interesados en adquirir décimos o participaciones (el número elegido es el 99.794) deberán ir a una administración oficial de lotería sita en la calle Narváez, número 5. Nada de comprarlos en la sede socialista como se hacía tradicionalmente.  El PSOE vuelve a la tradición al vender un número terminado en 4 (el favorito de uno de sus dirigentes históricos, Ramón Rubial ) y, espera el equipo de Pedro Sánchez, a la normalidad y el carácter festivo que debe tener el tradicional sorteo.

 

 

Lo último en España

Últimas noticias

. . . . . . . . .