Comunidad Foral de Navarra

El PSOE entrega a Bildu la Mancomunidad de Pamplona con un ‘independiente’ títere

Bildu
Arnaldo Otegi (Bildu) y María Chivite (PSOE).

La investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra fue posible gracias a la abstención de Bildu. Abstención que tenía un precio. Y Bildu va expidiendo las facturas de forma implacable. Así es como este jueves la presidencia de la Mancomunidad de Pamplona ha terminado acabando en manos de un ‘independiente’ interpuesto por Bildu que ha contado con los votos de los socialistas.

Con un presupuesto de 120 millones de euros, la Mancomunidad gestiona servicios públicos esenciales (el ciclo integral del agua, la recogida y tratamiento de residuos, el trasporte urbano, el servicio del taxi y el parque fluvial) para los 365.000 habitantes de residen en los 50 municipios de la comarca de Pamplona. El organismo estaba presidido por el bildutarra Aritz Ayesa desde 2015, pero su presidencia tenía que ser renovada conforme a los resultados municipales del 26-M.

Bildu pretendía seguir controlando la Mancomunidad tras haber perdido la Alcaldía de Pamplona en las urnas. Como en el Parlamento de la Comunidad Foral, la mayoría de la institución estaba muy ajustada. El voto de los socialistas era decisivo para inclinar la balanza hacia una de las dos formaciones con mayor representación: Navarra Suma (la coalición constitucionalista que agrupa a UPN, PP y Cs) y Bildu.

El alcalde de Valle de Ollo, David Campión, se ha convertido en presidente de la institución más importante de Navarra, tras el Gobierno foral y la Alcaldía de la capital, después de una operación de encubrimiento que ha terminado confluyendo en un acuerdo de los socialistas con Bildu para votar a un candidato ‘independiente’ de la cuerda de los proetarras.

Hubiera bastado que los socialistas votaran a su propia candidata, Maite Esporrín, para Navarra Suma se hubiera hecho con la presidencia de la Mancomunidad gracias a la mayoría simple de sus 22 representantes.

Sin embargo, tras la primera votación, el candidato de Bildu, el hasta ahora presidente de la Mancomunidad, Artiz Ayesa, que tenía a su favor los 14 votos de su formación más los tres de Geroa Bai, ha renunciado de forma sorprendente a su candidatura en favor del ‘independiente’ Campión.

Gesto y coartada

El ‘gesto’ ha proporcionado la coartada que necesitaban los socialistas para retirar a su candidato y aceptar la ‘oferta’ de Bildu de votar al aspirante ‘independiente’ que de esta forma cerraba la puerta de la Mancomunidad al de Navarra Suma, Juan José Echevarría.

El alcalde de Pamplona y representante de Navarra Suma, Enrique Maya, ha tirado de ironía para denunciar el acuerdo que socialistas y bildutarras han alcanzado «en un minuto y medio». «Forma parte de una de las mejores obras teatrales que he visto en mi vida. Si está grabado, se podrá poner entre los grandes momentos políticos del PSN a lo largo de su historia», ha declarado tras la votación.

Por si quedaba alguna duda, el sucesor de bildutarra Ayesa en la presidencia de la Mancomunidad ha proclamado que su objetivo será continuar con «la trayectoria de los últimos años».

Lo último en España

Últimas noticias