Comunidad Foral de Navarra

Chivite prepara el nuevo pago a Bildu: la Mancomunidad de Pamplona, con 120 millones de presupuesto

Bildu quiere seguir presidiendo la entidad supramunicipal tras haber perdido la Alcaldía de Pamplona en las urnas.

El PSOE gobernará Navarra con los que acusaba de "aplicar la vieja agenda del nacionalismo vasco"

pin parental
María Chivite y Arnaldo Otegi.

La investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra tenía precio: la abstención de Bildu. Y los proetarras van extendiendo sus facturas con periodicidad implacable. Conseguida la Alcaldía de Huarte, que los socialistas regalaron a los de Arnaldo Otegi ausentándose del Pleno, le toca el turno ahora a la Mancomunidad de Pamplona, una entidad supramunicipal que agrupa a 50 municipios, con 120 millones de presupuesto y que Bildu quiere seguir presidiendo tras haber perdido la Alcaldía de Pamplona en las urnas.

La Mancomunidad gestiona servicios públicos esenciales (el ciclo integral del agua, la recogida y tratamiento de residuos, el trasporte urbano, el servicio del taxi y el parque fluvial) para los 365.000 habitantes de residen en los 50 municipios de la comarca de Pamplona. El organismo está presidido por el bildutarra Aritz Ayesa desde 2015, pero su presidencia tiene que ser renovada a mediados de septiembre conforme a los resultados municipales del 26-M.

Como ha sucedido en la Comunidad Foral, la mayoría está muy ajustada y la continuidad de Ayesa se decidirá por un estrecho margen. El Pleno de la Mancomunidad está integrado por los 27 concejales de Pamplona y otros 27 del resto de los municipios. Navarra Suma (la coalición constitucionalista que agrupa a UPN, PP y Cs) tiene garantizados al menos una veintena de votos gracias a que gobierna en los tres municipios que más aportan (Pamplona, Burlada y Barañain).

Sin embargo, Bildu confía en repetir en la Mancomunidad una coalición inversa a la de la investidura de Chivite ya que suma más votos que el PSN y Geroa Bai, cuyo respaldo está garantizado. Socialistas y bildutarras ya han comenzado a negociar su alianza para el asalto a la presidencia del organismo supramunicipal, objetivo para el que necesitan también el apoyo de concejales independientes.

Bildu confía en repetir en la Mancomunidad una coalición inversa a la de la investidura de María Chivite ya que suma más votos que el PSN y Geroa Bai

Navarra Suma da por hecho que, si en sus manos está, socialistas y bildutarras serán capaces de conformar una mayoría similar a la que alcanzaron para investir a Chivite, solo que en este caso el candidato de Bildu sería el beneficiado al contar su partido con más representantes que el PSN.

Los márgenes están tan ajustados que cada voto cuenta. Si la maniobra socialista en Huarte permitió a Bildu (además de hacerse con la Alcaldía) sumar un representante más en la Mancomunidad, en lugar de hacerlo Navarra Suma, nadie olvida el gesto que María Chivite tuvo con Bildu cuando su investidura dependía de la abstención de los proetarras.

La dirección del PSN obligó a los concejales socialistas de Burlada a romper su acuerdo con Navarra Suma sobre los representantes que el municipio enviaría a la Mancomunidad: dos de Navarra Suma y uno del PSN. Al final, y dado que la coalición constitucionalista gobierna sin mayoría absoluta, el PSN se desdijo e impuso un representante de Bildu en detrimento de uno de los dos que los socialistas habían consentido a Navarra Suma. En definitiva, un voto más para Bildu y uno menos para la coalición integrada por UPN, PP y Cs.

De la importancia de cada voto da idea un último factor que añade más incertidumbre. Las dos concejalas del PSN en Pamplona que han pasado a formar parte de Gobierno de Chivite no han sido aún sustituidas. Consciente de que la mayoría de la Mancomunidad está en juego, Bildu ha exigido al alcalde de Pamplona que convoque un pleno extraordinario para hacer efectivo el relevo de las dos ex concejales socialistas. Los abertzales temen que éste no se produzca antes del Pleno de la Mancomunidad, lo que dejaría a los socialistas con dos votos menos. Y al presidente de Bildu sin su sillón.

Lo último en España

Últimas noticias