El PP se abre a la absorción de Cs: «Un millón de sus votos puede sumarnos 20 escaños»

El objetivo final es lograr el voto del centro e, incluso, de parte de un centro izquierda desencantado con un PSOE radicalizado

La moción de censura ha pasado y en el PP reconocen ya que el «objetivo del discurso era distanciarse de Vox para no coincidir en el voto con ellos y absorber el voto de Cs». Es más, fuentes del partido de Pablo Casado no ocultan que «absorber, incluso, al propio partido si se pudiese materializar». Porque lo cierto es que Inés Arrimadas sería bienvenida en la formación azul, tal y como admiten en el partido de Pablo Casado. Porque «un millón de sus votos pueden sumarnos 20 escaños».

El discurso de Pablo Casado fue especialmente duro con Vox y personalmente con Santiago Abascal. «Se trataba de marcar distancia. De alejarnos de ellos porque el solapamiento hace que se fraccione el voto y el número de escaños descienda», señalan desde el PP. El objetivo final es lograr el voto del centro e, incluso, de parte de un centro izquierda desencantado con un PSOE radicalizado y sin capacidad alguna de gestión, como apuntan desde la formación de Pablo Casado.

Ciudadanos obtuvo en las últimas elecciones del 10-N 1,6 millones de votos y 10 escaños. «Pero esos votos son complementarios de los nuestros. Es más, sólo con un millón de esos votos, nosotros podríamos sumar 20 escaños. Y eso es decisivo para acabar con el Gobierno socialcomunista», señalan desde las filas ‘populares’. En el PP no se oculta que el objetivo es absorber, por lo tanto, ese voto del centro de Cs. Y hasta al propio Ciudadanos si se diesen las circunstancias necesarias. Es más: Inés Arrimadas tendría las puertas abiertas en la formación azul.

Expulsar a Sánchez e Iglesias

Las encuestas muestran, efectivamente, esa necesidad de sumar votos para expulsar a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de La Moncloa. Y es que Pablo Casado está hoy más lejos de ganar las elecciones que en el mes de mayo, a pesar de que la nefasta gestión del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha convertido a España en líder mundial del coronavirus (con más de 58.000 muertos) y ha conducido al país a la más grave crisis económica de las últimas décadas.

El PP se colocó por delante del PSOE en intención de voto por primera vez en la encuesta elaborada por Hamalgama Métrica para OKDIARIO el pasado 18 de mayo, según la cual los populares podrían alcanzar los 111 escaños (incluyendo los dos de Navarra Suma), 20 más de los que obtuvieron en las elecciones generales del 10-N de 2019.
Sin embargo, cinco meses después, el PP -como acaba de publicar este diario- ha perdido buena parte de esta ventaja.

Según la última encuesta elaborada por Hamalmaga Métrica para OKDIARIO, el PP obtendría hoy 100 escaños (incluidos los dos de Navarra Suma), 11 menos de los que este instituto demoscópico le otorgaba en mayo; el PSOE se mantiene como el partido más votado, con 109 escaños, y Vox se dispara hasta los 58, mientras que Unidas Podemos y Cs pierden dos. El partido de Pablo Iglesias se quedaría con 33 y el de Arrimadas sacaría ocho. La encuesta consta de 1.000 entrevistas telefónicas realizadas entre el 21 de octubre (coincidiendo con la primera jornada de la moción de censura de Vox contra Sánchez) y el viernes 23 de octubre. El sondeo tiene un margen de error del 3,16%, para un grado de confianza del 95,5%.

Pese a la derrota en la votación final, el debate de la moción de censura ha impulsado las expectativas electorales de Vox, que crece en seis escaños: pasaría de los 52 obtenidos en las elecciones del 10-N a 58. El momento más emotivo de la sesión fue cuando, desde la tribuna, Santiago Abascal respondió a la portavoz de Bildu nombrando, uno por uno, a los más de 800 asesinados por la banda terrorista ETA.

El PP, consciente de todo ello, quiere absorber voto: por el centro y hasta procedente de un centro izquierda constitucionalista desencantado del Gobierno de Pedro Sánchez. Por ello, consciente de que la división del centroderecha garantiza la continuidad de Pedro Sánchez en La Moncloa, Pablo Casado decidió aprovechar la moción de censura para marcar distancias con Vox, en un duro discurso que intentaba romper la dinámica de polarización que impulsa el propio Gobierno socialcomunista.

Según el sondeo, el PSOE cae desde los 120 escaños que obtuvo en las últimas elecciones hasta los 109. Pierde por el camino once escaños, pero esta caída es insuficiente para armar una mayoría alternativa de Gobierno: el PSOE se mantiene como el partido más votado y Pedro Sánchez podría atrincherarse en La Moncloa con el apoyo de Podemos y los independentistas.

Unidas Podemos sufre un retroceso menor de lo que cabría esperar: pierde dos escaños, al pasar de 35 a 33. Pero el partido de Íñigo Errejón, Más País, no logra rentabilizar la caída de Podemos: se mantiene en los dos escaños que tiene en la actualidad.

Lo último en España

Últimas noticias