'ESCOLTAGATE'

Podemos vuelve a los tribunales: se enfrenta a dos juicios por fraude en las primarias del partido

La formación del vicepresidente Iglesias se enfrenta a dos procedimientos, uno civil y otro penal por falsedad documental, a raíz de las irregularidades electorales denunciadas por los afiliados de Collado Villalba.

Podemos rectifica su política de Protección de Datos tras el escándalo de los sobresueldos y la ‘caja B’

(Vídeo: OKDIARIO)

A Podemos se le acumulan las causas judiciales. Tras alcanzar un acuerdo extrajudicial con la escolta-recadera que demandó al partido por el «trato discriminatorio» de la actual ministra de Igualdad, Irene Montero, la formación de Pablo Iglesias se enfrenta el próximo día 19 de febrero a la vista previa del juicio sobre sus presuntas irregularidades en las primarias. 

La fecha fijada por el juzgado de primera instancia número 89 de Madrid parte de la demanda presentada en marzo por afiliados de la formación contra el responsable del Departamento Informático de Podemos, Leonardo Díez Dolinski, y uno de los entonces miembros del equipo de la Secretaría de Organización Estatal, Raúl Carballedo. Los demandantes sospecharon de la existencia de un fraude en el proceso de primarias para la elección de candidatos a las elecciones municipales de Collado Villalba en 2018.

Las supuestas manipulaciones -detectadas por los propios empleados de la Secretaría de Organización -se habrían fraguado bajo las órdenes de su secretario Pablo Echenique para ser puestas en práctica por el actual responsable de protección de datos de Podemos, Raúl Carballedo, quien sustituyó al abogado represaliado por Irene Montero cuando investigaba éstas y otras irregularidades laborales y financieras en clave interna.

En la denuncia presentada, a la que ha tenido acceso en exclusiva OKDIARIO, se hace referencia a la falta de limpieza en las votaciones para beneficiar a los afines a la dirección de Podemos. De manera que cuando ganaba las primarias de cualquier territorial alguno de los leales a la cúpula del partido no se impugnaban apenas votos, pero cuando ganaba el oponente desde la Organización se empeñaban en encontrar anomalías para intentar invalidar el resultado o decantarlo en sentido contrario.

De manera que «una vez desencriptados los votos» emitidos en las primarias denunciadas -«lo que se debió hacer inmediatamente después de cerrar las votaciones»- fue «desde el departamento de Desarrollo Informático de Podemos» donde se procesó «todo lo relativo» a las mismas «sin que nadie pudiera verificar ni controlar» lo que dicha área hizo «con los votos». «Podemos es juez y parte», sostiene el demandante.

«Ello además de que el asunto del encriptado de los votos es una falsedad según los expertos en la materia», añade, «tal y como se acreditará en el momento oportuno». Lo que habría permitido a la cúpula del partido incorporar votos fuera del plazo oficialmente previsto, a través de la supuesta manipulación del «portal de Participación» telemático habilitado para la consulta.

En concreto, a los interventores de la convocatoria impugnada judicialmente se les habría informado de que el número de censados que participaron en la consulta «había sido de 333», lo que «no coincide con el número de votantes que lo había hecho», un total de 358. «Lo que evidenciaría que se habían ‘emitido’ votos después de cerrarse el escrutinio«, denuncian los afiliados.

El juzgado, que tendrá que escuchar a las partes el próximo 19 de febrero, ya celebró con fecha de 21 de marzo de 2019 la vista sobre las medidas cautelares solicitadas por el demandante, para suspender provisionalmente el resultado de las primarias bajo sospecha.

Falsedad documental 

Podemos presentó entonces como respuesta a dicha denuncia y en su defensa pruebas que, según el demandante, «son falsas» porque presentaban datos contradictorios. Lo que dio origen a un segundo procedimiento en la vía penal por falsedad documental que todavía está a la espera de señalamiento.

En este segundo documento, al que este diario ha accedido en exclusiva, se cuestiona la veracidad del «certificado» sobre el plazo de votación real -emitido por el responsable de Desarrollo Informático de Podemos, Leonardo Díez- así como el «número de inscritos en el censo» y el de «inscritos» finalmente verificados.

También se plantean dudas en el caso del certificado de la Secretaría de Organización de Podemos, dirigido por Pablo Echenique, «sobre la realización del control antifraude en las primarias de Collado Villalba».

Motivo por el que el demandante pide al juzgado que investigue los hechos ya que «los dos documentos» presentados por Podemos «son falsos y han sido utilizados por la parte demandada en un pleito, lo que podría constituir delito».

Lo último en España

Últimas noticias