Crisis en Podemos

Podemos impone la ley del silencio hasta decidir cómo responde a la "traición de Errejón"

Podemos impone la ley del silencio hasta decidir cómo responde a la «traición de Errejón»
imagen4-interior (1)

"No hay intervenciones previstas en medios”. Así se presentaba la agenda de Podemos este lunes. La inestabilidad por la que atraviesa el partido hace que los morados eviten sus aparición en medios en las que se pueda mostrar la indecisión o falta de unidad en el discurso.

Podemos enviaba este domingo sus previsiones para el comienzo de semana. Como cada jornada, el partido avisa de las intervenciones que sus miembros realizarán durante el día en los medios de comunicación. Este lunes, la agenda aparecía vacía. Las previsiones para el martes, también lo están.

Los morados no encuentran el rumbo tras las dimisiones de Íñigo Errejón y Ramón Espinar. La Ejecutiva de Podemos convocó el pasado viernes una reunión con carácter extraordinario para analizar la mayor crisis por la que atraviesa la formación morada desde su nacimiento. La junta tenía previsto celebrarse este sábado, sin embargo, Podemos la ha adelantado al miércoles.

Podemos conoce que cada palabra emitida será analizada al detalle, Por ello, prefieren evitar a la prensa y no responder preguntas sobre el futuro del partido hasta que conozcan el rumbo que tomarán.

Montero, la excepción

La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso y dirigente del partido morado, Irene Montero, sí ha respondido a los medios. Lo ha hecho a la entrada de la Diputación Permanente y sin programación alguna de sus declaraciones.

Ha explicado que su formación está abierta a explorar la posibilidad de llegar a un acuerdo con Íñigo Errejón y con todos los actores políticos que estén dispuestos a impedir que el PP, C’s y VOX puedan gobernar la Comunidad de Madrid. Montero no ha excluido incluso la posibilidad de que ese diálogo fructifique en una candidatura única.

Sus palabras se han convertido en las únicas declaraciones al respecto por parte de Podemos. Montero ha abierto la posibilidad de negociación, pero sin dejar nada claro.

Problemas de discurso

El silencio de los morados intenta evitar las diferencias en el discurso. Iglesias conoce que su partido se rompe y que las vertientes del mismo poseen distintas visiones de lo que está ocurriendo y de quiénes son los culpables.

Un ejemplo de esto fue el del del diputado de Podemos, Eduardo Maura. Cansado de las críticas a Errejón por parte de Juan Carlos Monedero publicó un tuit que no dejó indiferente a nadie.

“Deseo lo mejor para Podemos, para Iñigo Errejón, para Manuela Carmena y para el ámbito del cambio político en general. Pero si todo tiene que arder, por favor que arda con Monedero. Solo le pido eso a estos días marcianos”, tuiteó.

La falta de unidad de Podemos ha provocado la diferencia de discurso entre sus miembros, algo que pretenden minimizar evitando enfrentarse a los medios de comunicación.

También el viernes

La agenda de Podemos de hoy es un calco de la que tuvo el partido el pasado viernes.

Alrededor de las doce y media del mediodía, Ramón Espinar hacía pública su renuncia de todos los cargos de Podemos. Los morados, que conocían lo que iba a ocurrir, evitaron también las intervenciones de los suyos en medios.

Además, para no entrar en más polémicas y centrarse en la crisis por la que atraviesan, evitaron, incluso, opinar acerca de los acontecimientos que se estaban dando en Venezuela.

Podemos apenas hizo comentarios tras la proclamación de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Las únicas expresiones al respecto se han dado a través de Twitter. Como por ejemplo la de su líder, Pablo Iglesias, que apoyó a Maduro alegando que lo ocurrido en Venezuela era “un golpe de Estado”.

Lo último en España