INFIERNO DE BEJÍS

Podemos calla ante el desastre del ‘tren del pánico’ tras haber atacado al PP por la tragedia del Alvia

Podemos tren Bejís
Podemos tren Bejís

El desastre del tren del pánico atrapado en el infierno de fuego de Bejís (Castellón) no ha suscitado ninguna condena ni exigencia de explicaciones por parte de Podemos, socio de Gobierno de Pedro Sánchez. Cuando todas las miradas apuntan al socialista Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, tras la información de OKDIARIO acerca del documento que señala a la Generalitat Valenciana como responsable de no haber dado la alerta, los socios de Sánchez que tanto atacaron al PP y PSOE con la tragedia del Alvia ahora prefieren estar callados y no incomodar a los socialistas. No se espera que haya ninguna manifestación ni que salga una plataforma afín para depurar responsabilidades por lo sucedido al Gobierno valenciano. Las guerras internas parecen ser ahora su única preocupación.

El atronador silencio de los podemitas contrasta con el ruido político y mediático que hicieron en 2016 buscando sacar rédito político de la tragedia de Angrois. En aquellos días, Unidos Podemos, cuyos diputados vestían camisetas con el lema «verdad, justicia, no más mentiras», acusó a PP y PSOE de volver a impedir que se investigue en el Congreso el accidente ferroviario del Alvia de Santiago de Compostela, en el que murieron 80 personas.  El 28 de abril de 2016 Pablo Iglesias saltaba como un resorte de su escaño denunciando a gritos que era «vergonzoso» lo que acababa de escuchar, una vez que el entonces diputado del PP Rafael Hernando hubiera acusado a Podemos de intentar sacar «réditos políticos del dolor de las víctimas».

Aquel día Podemos había invitado a la tribuna del Congreso a los familiares de las víctimas. La ex portavoz de En Marea y hoy en el BNG Alexandra Fernández aseguró entonces que las víctimas estaban siendo manipuladas con fines partidistas. Fernández denunció el «pacto de silencio» entre el PSOE y el PP sobre el accidente, porque el socialista José Blanco inauguró la línea, y la popular Ana Pastor puso en funcionamiento el tren y «desconectó» durante su mandato el sistema de seguridad.

Por aquellos días, otro socio de Sánchez, el diputado independentista Gabriel Rufián acosaba al maquinista del Alvia hasta hacerle llorar en el Congreso. En el transcurso de la comparecencia del maquinista del tren, Francisco José Garzón Amo, Rufián le sometió a un tercer grado saltándose por completo la normativa y la cortesía parlamentaria. Su acoso fue tal que el conductor no pudo soportar tanta presión y se emocionó  visiblemente.

Reproche a Podemos

Otra que hoy mantiene un clamoroso silencio es la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Según contó a OKDIARIO José Domínguez, presidente de la Plataforma de Afectados de Alvia, Díaz les llamaba cuando era diputada de En Marea diciendo que estaba en la oposición a Rajoy «para hacerse fotos con nosotros y nos mandaba cartas de apoyo». «Pero ha llegado al Gobierno y, como todos, se ha olvidado de sus promesas y no tiene ningún interés ya en nosotros», afirmó.

El reproche llega, también, a Pablo Iglesias, que, estando en la oposición a Rajoy, decía que era «indecente» que «se hubiera producido un pacto de silencio» para ocultar la verdad del accidente del Alvia. «Sánchez no nos ha contestado a la carta que le dio mi hermano”, cuenta Jesús Domínguez. «La imagen abrió los telediarios de aquel día, pero ningún medio dijo que éramos nosotros, las víctimas del Alvia, aunque avisamos a todos. Supongo que después de 9 años ya no contamos para nadie».

Lo último en España

Últimas noticias