'Manual de resistencia'

Sánchez lleva 4 ediciones de su libro y Moncloa dice que “no sabe” si está donando los ingresos como prometió

sánchez
Pedro Sánchez conversa con Mercedes Milá y con Jesús Calleja sobre su libro. (Foto: E. Falcón)

El pasado 22 de febrero, en la presentación de su libro ‘Manual de resistencia’, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometió donar los beneficios recaudados por la venta de su libro a personas sin hogar. La obra, que se puso a la venta el día 19 de dicho mes, va por la cuarta edición, según confirman fuentes de la editorial, Península, a OKDIARIO. Dos meses después de aquella promesa, y consultados por este diario, en La Moncloa dice que “no sabe” si, efectivamente, los ingresos se están donando.

La publicación del libro -firmado por Sánchez, aunque escrito, como él mismo revela en el prólogo, por la secretaria de Estado de ‘España Global’ y ex diputada del PSOE y de UPyD, Irene Lozano– generó una oleada de críticas de la oposición y también dudas sobre la ética y legalidad de aprovechar la condición de presidente para poner un libro en el mercado. El presidente socialista, de hecho, se convirtió en el primer jefe del Ejecutivo español en editar una obra durante su cargo.

Sánchez no renunció a cobrar por el trabajo. Aunque los detalles del contrato no se revelaron, sí se supo que el líder del PSOE sería remunerado, como luego confirmó cuando aseguró que donaría dichos ingresos.

Sánchez lleva 4 ediciones de su libro y Moncloa dice que “no sabe” si está donando los ingresos como prometió
Portada del libro ‘Manual de Resistencia’ de Pedro Sánchez. (Foto: Grupo Planeta)

La Ley del Alto Cargo presenta una dudosa interpretación en este caso. Aunque en su artículo 13 establece que los miembros del Gobierno podrán compatibilizar su puesto con algunas actividades privadas, como la producción y creación literaria, se matiza también que sólo podrá hacerse “siempre que con su ejercicio no se comprometa la imparcialidad o independencia del alto cargo en el ejercicio de su función, sin perjuicio de la jerarquía administrativa”. Es decir, obligaría a Sánchez a inhibirse en determinadas decisiones y pondría la sombra de la duda sobre todas aquellas medidas que tuviesen como objetivo beneficiar al sector editorial, como, según reveló OKDIARIO, la rebaja del IVA a los libros electrónicos.

La ley añade también que estas actividades serán autorizadas siempre y cuando “no sean consecuencia de una relación de empleo o de prestación de servicios o supongan un menoscabo del estricto cumplimiento de sus deberes”. En este punto, La Moncloa aclaró que el libro se había escrito, en su mayor parte, antes de que Sánchez llegase a La Moncloa tras ganar la inesperada moción de censura.

Conflicto de intereses

Asimismo, se advierte de que el alto cargo estará afectado por un conflicto de intereses cuando su decisión, en el ejercicio de su puesto, pueda afectar a sus intereses personales, de naturaleza económica o personal.

En concreto, el artículo 11 establece que “los altos cargos servirán con objetividad los intereses generales, debiendo evitar que sus intereses personales puedan influir indebidamente en el ejercicio de sus funciones y responsabilidades”. 

La ley reguladora del ejercicio del alto cargo determina que estará incurso en conflicto de intereses cuando la decisión que vaya a adoptar pueda afectar a sus intereses personales, de naturaleza económica o profesional, por suponer un beneficio o un perjuicio a los mismos.

“Los altos cargos deben ejercer sus funciones y competencias sin incurrir en conflictos de intereses y, si considera que lo está, debe abstenerse de tomar la decisión afectada por ellos”, advierte la ley.

La Oficina de Conflictos de Intereses, de acuerdo con la información suministrada por el alto cargo en su declaración de actividades y, en su caso, la que pueda serle requerida, le informará de los asuntos o materias sobre los que, con carácter general, deberá abstenerse durante el ejercicio de su cargo.

Debe informar de los ingresos

Sánchez debe informar de dichos ingresos en su declaración de bienes. La Ley del Alto Cargo obliga a estos a presentar su declaración “en el plazo improrrogable de tres meses desde la fecha de toma de posesión del cargo y del cese, respectivamente, así como cada vez que el alto cargo inicie una nueva actividad económica durante el período de dos años desde su cese”

En dicha declaración se manifestará si se recibe cualquier otra remuneración o percepción con cargo a los presupuestos de las Administraciones Públicas u organismos o entidades vinculadas o dependientes de las mismas, así como cualquier otra remuneración o percepción que directa o indirectamente provenga de una actividad privada.

En la declaración que se publicó en septiembre, Sánchez afirma tener un patrimonio de 180.794 euros en bienes inmuebles y un pasivo de 192.026 euros, 21.434 euros en depósitos en cuenta corriente y otros productos financieros y 5.667 euros en acciones y participaciones. Además, declaró 135.093 euros en otros “bienes y derechos de contenido económico”.

En su libro, Sánchez revela algunos detalles especialmente comentados, como que la primera decisión que tomó al llegar a La Moncloa fue cambiar de colchón. 

Últimas noticias