Crisis del coronavirus

Sánchez utiliza el pico de contagios de marzo para justificar su sexta prórroga en junio

contagios
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (Foto: Efe)
  • Segundo Sanz y Luz Sela

El Gobierno de Pedro Sánchez utiliza los datos del pico de la pandemia y el descenso de contagios desde entonces para justificar la necesidad, a su juicio, de una sexta prórroga del estado de alarma del 7 al 21 de junio. Así consta en la comunicación que el Gobierno ha remitido al Congreso de los Diputados y que será debatida y votada este miércoles en la Cámara baja. En ella, el Ejecutivo de Sánchez alude a los contagios confirmados de coronavirus en la semana del 23 de marzo, cuyo inicio reflejaba la situación real de transmisión en torno al 8-M. Una referencia que no apareció en la anterior prórroga.

En concreto, el texto enviado por Moncloa a los grupos parlamentarios, vía Presidencia del Congreso, y al que ha tenido acceso OKDIARIO, señala que «en efecto, en España se ha detectado un gran descenso en los casos nuevos notificados». Y subraya: «Desde el 11 hasta el 31 de mayo se han diagnosticado alrededor de 500 casos diarios, lo cual supone un promedio de más de 3.000 casos diagnosticados cada semana en este período, la mayoría de los cuales son casos leves o asintomáticos. La disminución se aprecia claramente cuando se compara con cifras de finales de marzo, donde por ejemplo la semana del 23 al 29 de marzo se diagnosticaron más de 55.000 casos, y en una amplia proporción fueron casos que requirieron hospitalización», precisa el documento.

Gobierno
Comunicación del Gobierno al Congreso para la sexta prórroga de la alarma.

A continuación, vuelve a aparecer la misma comparativa, pero atendiendo al número de fallecidos. «Si se examina el número de decesos, puede asimismo observarse la drástica reducción que se ha producido desde el pico de la epidemia con un número máximo alcanzado de más de 900 defunciones notificadas en un día, hasta las 384 que se han notificado entre los casos diagnosticados desde el 11 al 31 de mayo, y que se registran de forma individualizada con base en la nueva estrategia de vigilancia».

Tras esta exposición, el escrito firmado por la Vicepresidencia primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, subraya que «estas medidas, provistas de una justificación legítima y adecuadas para la consecución del fin perseguido, siguen resultando necesarias en la actualidad», sosteniendo así la petición de una sexta prórroga del estado de alarma, que el Gobierno sacará adelante con el apoyo de Ciudadanos y PNV y la abstención de ERC. En cambio, tanto PP como Vox vienen manteniendo que existe otra alternativa viable, como es la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional, la Ley de Medidas Especiales en materia de Salud Pública, la Ley General de Sanidad y la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana.

En su comunicación al Congreso, el Ejecutivo de Sánchez alude a la semana del 23 al 29 de marzo, siendo el 26 el día en que se alcanzó el pico de la pandemia del coronavirus, según los datos de Sanidad. Tal y como ha publicado OKDIARIO y en base a los propios registros del departamento de Salvador Illa, en torno al 23 de marzo hubo confirmación de los contagios el 8 de marzo.

Más de un 2.000%

En función del registro de contagios «agregados notificados por las comunidades autónomas» en la página web del Centro Nacional de Epidemiología (CNE), los casos confirmados a 8 de marzo eran 1.003 en la Comunidad de Madrid, mientras que el 23 de marzo se habían elevado a 21.564, es decir, se dispararon más de un 2.000%.

Ese día da cuenta de la situación real de los contagios en torno al 8-M, según los cálculos realizados por el propio portavoz técnico del Ministerio de Sanidad y director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón. «Lo que vemos actualmente podría estar reflejando una situación de hace 7-10 días en cuanto a aparición de síntomas», declaró el martes 24 de marzo, en rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa.

Las personas que se contagiaron el 8-M incubaron el virus durante cinco días (según el periodo medio detectado por los expertos), de forma que experimentaron síntomas evidentes como muy tarde el viernes 13 de marzo. A partir de esta fecha, el desfase de 7-10 días conduce al periodo que va del 20 al 23 de marzo como reflejo real de la expansión del coronavirus. Sánchez ha aludido en el texto de su sexta prórroga a ese día 23, apenas tres jornadas antes de que España llegara al pico de la curva.

El Ejecutivo socialcomunista, a través de las distintas Delegaciones del Gobierno, permitió el pasado 8 de marzo la celebración de 480 manifestaciones en toda España (sin contar Cataluña) que reunieron a más de 600.000 personas. Y ello, pese a que para entonces el coronavirus ya se encontraba propagado por el país y especialmente desbocado en la Comunidad de Madrid, donde hubo 41 manifestaciones feministas que reunieron a 136.430 personas, 120.000 de ellas en la convocatoria principal. Así lo recoge una respuesta parlamentaria escrita del Gobierno a instancia de un grupo de diputados del PP.

Lo último en España

Últimas noticias