Comunicaciones intervenidas a los Mossos el 1 de octubre

Los Mossos se referían a Policía y Guardia Civil el 1-O con nombres clave: "Escudos" y "banderines"

1-o
Mossos se encaran con la Guardia Civil en Castellgalí el 1-O.

Los Mossos d’Esquadra espiaron a los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional durante la celebración del referéndum ilegal de 1 de octubre identificándoles en clave como "banderines" y "escudos", respectivamente.

Así lo desvela la Fiscalía de la Audiencia Nacional en un informe de 35 páginas remitido a la titular del Juzgado Central de Instrucción nº 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, en el que solicitan la imputación del entonces director general de los Mossos, Pere Soler, y del que fuera nº 2 de Joaquim Forn en la Consellería de Interior, César Puig.

En el escrito, al que ha tenido acceso OKDIARIO, la Fiscalía señala que "de mayor gravedad son actuaciones en las que Mossos d’ Esquadra, de paisano y con vehículos camuflados, controlaron los dispositivos del CNP (Cuerpo Nacional de Policía) en horas previas a la apertura de colegios electorales, alertando a los responsables de las mesas de dichos dispositivos. Estas actuaciones podrían considerarse como elementos necesarios para la ejecución del referéndum ilegal".

"Se han detectado comunicaciones", añade el Ministerio Público, "en las que agentes de los Mossos d’Esquadra daban indicaciones a sus superiores de los movimientos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado tendentes a prevenir su actuación con la que pretendían cumplir las órdenes del  Tribunal Superior de Justicia para impedir el referéndum. En estas comunicaciones los Guardias Civiles eran identificados como ‘banderines’ y los Policías Nacionales como ‘escudos'".

La Fiscalía se refiere a su vez a numerosos actos de "colaboración real y efectiva para el desarrollo del referéndum ilegal. Tanto la obstrucción a la actuación de los miembros del CNP, como su connivencia con los responsables de las ‘mesas electorales’ para la constitución de las mismas y la recogida de las urnas".

"Estos hechos sólo pueden ser, como se ha dicho, consecuencia de una actuación policial coordinada y sujeta a previas instrucciones de los Jefes de Mossos de Escuadra y por ende de los responsables de la Consejería de Interior de la Generalitat, en última instancia responsable de la convocatoria del referéndum ilegal" concluye.

Jové-Urnas
Josep Maria Jové y Oriol Junqueras. (Foto: EFE)

Conexión de los nº 2 de Junqueras y Forn

La Fiscalía llama la atención en su escrito sobre "la relación existente entre Josep María Jové (ex nº 2 de Oriol Junqueras) y Cesar Puig Secretario General de Interior dependiente del Departamento de Interior de la Generalitat catalana".

Los investigadores desvelan que el día 19 de septiembre de 2017, César Puig envió cuatro correos electrónicos a una dirección utilizada por Jové, en el que le informaban de una actuación que la Guardia Civil estaba realizando ese día en Terrassa (Barcelona) en la empresa Unipost en la que fueron intervenidos miles de sobres ya listos para su envío en los que figuraba el membrete de la Generalitat conteniendo cartas con nombres y apellidos dirigidas a ciudadanos catalanes designados para formar parte de las mesas electorales, para la celebración del referéndum del 1-O.

"Estos correos", indica la Fiscalía "eran un reenvío del parte de incidencias confeccionado por el Cuerpo de Mossos de Escuadra, concretamente por el Jefe de Turno de la Sala Central de Mando de la Prefectura de la Policía sita en calle Bolivia de Barcelona, estando firmada por Subinspector. En ellos se pone de manifiesto la inacción de los Mossos para responder a los requerimientos de la Guardia Civil para proteger a la letrada de la Administración de Justicia. Se aprecia igualmente que la información de la  Policía catalana llegaba directamente a la persona responsable de la organización del referéndum".

Aunque por la Dirección de los Mossos se informa de la realización de 4.450 actas o minutas durante los días 29 y 30 de septiembre en los locales en los que se preveía la votación, posteriormente y debido a esas visitas se lograron cerrar siempre según los Mossos 297 puntos de votación previo al inicio de la misma. "Resulta un porcentaje muy pequeño el cierre de colegios frente a las visitas realizadas, pero más pobre es si lo comparamos con los puntos que siguieron abiertos al público" señala el Mº Fiscal.

"Tanto el director de Mossos, Pere Soler, como su mayor, Josep Lluís Trapero, se vieron en la obligación de transmitir la sensación de que, efectivamente, acatarían aquella orden cuando en realidad no tenían la más mínima intención de hacerlo, por el contrario su colaboración en la celebración del referéndum fue más allá de la inactividad y se convirtió en acción a favor de su consumación" finaliza la Fiscalía.

Lo último en España