La monja independentista compara a los ‘Jordis’ con las víctimas de torturas en la dictadura argentina

1-O
La monja independentista Sor Lucía Caram vota en el referéndum ilegal del 1-O.

La monja argentina independentista sor Lucía Caram ha celebrado la llegada de 2018 con una homilía en las redes sociales, en la que expresa sus buenos sentimientos para el Año Nuevo. Y entre ellos menciona el deseo de que cese "el maltrato a Cataluña y sus instituciones" que a su juicio supone la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

"Espero que en el 2018 no se cometan los atropellos del 2017", ha escrito la monja en Twitter. Y a continuación enumera estos "atropellos" que quiere dejar atrás: "Impunidad ante la corrupción, indiferencia ante el drama de los refugiados, crecimiento del paro, la pobreza y la humillación de los pobles, y el maltrato a Catalunya y sus instituciones", señala en último lugar.

Tras este mensaje publicado minutos antes de la medianoche del 31 de diciembre, Sor Lucía Caram ha vuelto a Twitter para comparar a los Jordis y al resto de golpistas encarcelados con las víctimas de torturas de la dictadura argentina.

"En mi noviciado leí un libro Rezar hasta la libertad, el relato vital de alguien que fue torturado durante la libertad militar de Argentina", explica la monja, "hoy recordando, oré por #LosJordis #OrioliQuim [Oriol Junqueras y Joaquim Forn] y por los que están injustamente encarcelados… Oré también por sus familias".

El libro Rezar hasta la libertad al que alude la monja independentista fue publicado en 1988 por Raúl Morello, un pediatra argentino muy religioso que permaneció siete meses detenido durante la dictadura de los generales. En el libro, relata las torturas y malos tratos que sufrió durante su cautiverio.

De este modo, la monja independentista equipara a una democracia europea como España con el período de dictadura que sufrió Argentina entre 1976 y 1983 (bajo los generales Videla, Viola y Galtieri), caracterizado por el terrorismo de Estado y la desaparición de miles de disidentes políticos, algunos de los cuales fueron arrojados al mar desde los llamados vuelos de la muerte.

Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los Jordis permanecen en prisión provisional por orden de la juez, porque son presuntos delincuentes: incurrieron en algunos de los delitos más graves previstos en el Código Penal (como la rebelión, la sedición y la malversación de fondos públicos) y lo hicieron a sabiendas, desoyendo todas las advertencias del Tribunal Constitucional y de los propios letrados del Parlament.

La monja independentista equipara ahora la situación de estos presuntos delincuentes, procesados con todas las garantías legales de una democracia, con las víctimas de torturas en la dictadura argentina.

Pero no todo son amarguras para la monja argentina en este comienzo de año. Sor Lucía Caram también ha tenido tiempo de colgar en su perfil de Twitter una foto en la que aparece con su hábito, haciendo de motera: "¡Como una moto!"

Y poco antes, el 26 de septiembre, sor Lucía Caram se confesó en la misma red social y explicó que dos de sus héroes de 2017 son el Papa Francisco y el mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero, que se encuentra imputado en la Audiencia Nacional por los delitos de rebelión y sedición.

Lo último en España

Últimas noticias