Entrevista al teniente fiscal del Tribunal Supremo (I)

Navajas sobre los fiscales que le critican por tumbar las querellas del Covid: «Voy a ponerles en su sitio»

  • Loreto Ochando y Teresa Gómez

El teniente fiscal del Tribunal Supremo Luis Navajas (Granada, 1948) ha mostrado su total enfado con algunos de sus compañeros del Alto Tribunal que no han dudado en criticarle en los medios de comunicación por haber solicitado el archivo de las querellas presentadas contra el Gobierno por su gestión de la pandemia sin haber convocado la Junta de Fiscales. Navajas avisa: va a hablar y va a decir nombres. No tiene nada que perder, se jubila en 80 días.

Pregunta.- ¿Hubo algún fiscal de Sala que la transmitiera su disconformidad con el informe que presentó sobre las querellas?

Respuesta.- Yo siempre decía que el último filtro que pasaría mi informe, y que si no lo pasaba no llevaría mi firma, era el dictamen de los fiscales de la Sala de lo Penal. A ellos se les había dado antes el resultado de todas las querellas para que fuesen estudiándolas, y a finales de agosto les dije: «ahí tenéis el informe». Os ruego que seáis críticos. Si los fiscales de Sala del Supremo con los que yo trabajé me hubiesen dicho: «Luis, yo no comparto esto», yo no hubiese ido al Supremo en contra de ese criterio. Y ellos me dijeron: «Estamos completamente de acuerdo».

P.- Respecto de esto, sé que le ha dolido bastante lo que han dicho algunos compañeros, sobre todo utilizando los medios de comunicación.

R.- No es lo que más ha dolido. Es lo único que me ha dolido.

P.- ¿Pero puede entender que ellos se hayan sentido también dolidos porque no se ha consultado a la Junta de Fiscales?

R.- Cuando tú estás en un determinado puesto y estás tomando decisiones comprometidas, pues no pidas que todo el mundo te aplauda. Es muy sorprendente en los compañeros, yo desde luego nunca lo había visto en 44 años, que cuando estamos trabajando en un tema un compañero al tomar café te diga: «Oye Luis, pues esto no me ha gustado», pero que se vayan a los medios de comunicación a ponernos como hoja de Perejil, como decía mi padre a ponernos verde, y a atribuirme a mí el desprestigio que se está causando a la carrera fiscal, eso ya es… Yo le expliqué a la portavoz de la Asociación de Fiscales los motivos.

«Me atribuyen el desprestigio de la carrera fiscal»

P.- ¿Y qué le ha dicho?

R.- Le he dado mis razones. Razones básicas.

P.- Pero nos gustaría saberlas.

R.-Cuando hablamos de la Junta de Fiscales de Sala está para lo que está. La Junta está para asesorar en materia doctrinal a la fiscal general de Estado (FGE). Y se convocará la Junta de Fiscales de Sala cuando la FGE lo crea conveniente. El FGE para estos asuntos es un servidor porque desde el primer momento, la fiscal general del Estado desde febrero, cuando me recibe, lo primero que le digo es: «Oye Lola, yo me jubilo el 18 de diciembre aquí tienes mi cargo», y ella me dice: «No, quédate». Yo le digo: «Bien, me quedo, pero vamos a marcar cada uno su terreno», y entonces ella me dice: «En todos aquellos asuntos que yo no pueda intervenir, que, por proceder de temas políticos, yo no pueda intervenir, eres tú el FGE».

P.- ¿Pero puede entender el enfado de sus compañeros que se sienten ‘ninguneados’?

R.- Que se sientan ‘ninguneados’ lo entiendo, pero que eso les lleve… La causa más importante que dicen que ha habido en la democracia después del 23-F, era la del procés. Y se decía, es la más importante porque aquí está en juego la integridad del país. Esa causa la asumen cuatro fiscales, se la comen con patatas ellos, confían en la secretaría técnica y nadie dice nada, porque la secretaría técnica siempre la nombra el FGE. Lo que no se puede decir es que las secretarías técnicas que nombran los conservadores, esas son magníficas, y se está descalificando la actual porque claro, esta señora ha nombrado unos señores que son del PSOE. ¿Y la secretaría técnica que nombró Torres Dulce o Consuelo Madrigal?

P.-Consuelo Madrigal nombró a gente de la UPF en su secretaría técnica.

R.-Gente magnífica, pero tan merecedores de crédito como son estos. Lo que no se puede decir es que lo que nombra un fiscal progresista tiene menos crédito. Hay argumentos que aún no voy a hacer públicos hoy, argumentos decisivos, que cuando se escuchen dirán: «¡Caramba, esto no!»

P.-Avance algo

R.-Argumentos que cuando se sepan, y se van a saber muy pronto. Porque yo me he estado escudando, y me voy a seguir escudando en decir, mire usted, el que está en el mando, manda y después asume la responsabilidad. Yo he sido FGE para este caso y asumo toda la responsabilidad de ese dictamen. Si mañana el Tribunal Supremo me machaca, yo no voy a decir, es que como le pregunté a éste. No, no. La firma esa es mía, y asumo la responsabilidad. Y asumo desde este mismo momento que la decisión que tome el Tribunal Supremo me sea favorable o desfavorable la voy a respetar y aplaudir.

P.-Y en referencia a sus compañeros dice:

R.-Pero que los fiscales digan: «No nos ha llamado», y como «no nos ha llamado ahora me voy a los periódicos cobardemente, sin dar la cara». Ocultándose en el recurso del ‘señor fuentes’, fuentes del Supremo, fuentes de la Fiscalía, el informe es un mal informe, el informe es esto. Mire usted, eso no se ha visto en la historia de la Fiscalía española jamás. Porque le voy a decir otra cosa, nadie descalificó el trabajo de los señores del procés, estábamos todos los días animándolos y algunos no estábamos de acuerdo, pero a mí no se me ocurrió, a ningún compañero se le ocurrió irse a OKDIARIO a decir «esto de la rebelión es una barbaridad».

«Nadie descalificó el trabajo de los señores del procés»

No, no, no, con vosotros hasta el último momento, y después el Supremo viene y les da la bofetada. Y que estos señores no esperen ni siquiera la respuesta a mi informe. Hemos acudido al TS, vamos a esperar a lo que el TS diga, no lance usted la jauría de perros hasta que el Supremo se pronuncie. ¿Qué pasará con los compañeros que ahora te saludan, dame un abrazo, vente a tomar un café conmigo y después utilizan al señor ‘fuentes’ para ponerme verde? Es indefendible, que aun no convocando esa Junta de Fiscales de Sala, estando el guiso por cocinar, me vengan los fiscales de Sala que han sido compañeros míos hasta antes de ayer a ponerme verde y no dar la cara.

P.- ¿Es eso un aviso a navegantes?

R.-Yo voy a dar la cara, eh. Y la voy a dar en 48 o 72 horas que se van a saber cosas. Se van a saber cosas que van a decir, bueno, bueno, esto no lo sabíamos. Y además voy a dar nombres. Y cuando conozcan eso dirán, pues no iba tan mal encaminado el señor Navajas. Eso de no consultar a la Junta de Fiscales de Sala ahora comienza a tener sentido, no fue un capricho. Una de las ventajas que tiene la carrera fiscal sobre la carrera judicial, y ya lo decía Maza y me lo repitió Sánchez Melgar, decían la ventaja que tenéis los fiscales es que trabajáis en equipo, los magistrados trabajamos juntos. Y yo he trabajado aquí en equipo.

P.-Va a provocar una guerra. Lo sabe, ¿no?

R.-A mí me da igual, voy a ponerle a muchos la cara colorada y en su sitio.

P.-Va a abrir una brecha.

R.-Todo está justificado, pero aun cuando llevasen razón en que yo por gusto, por placer, les tengo inquina, y no hubiese convocado a la Junta de Fiscales de Sala. No hay lugar a hacer lo que ellos han hecho. Pero además sí he consultado, pero a los fiscales que he creído necesario, a los que me merecían mi crédito. Y pronto se sabrán razones.

«Sí, he consultado a los fiscales que merecían mi crédito»

P.-¿Convocará a los medios?

R.-Aún no lo he decidido. Yo no me voy a esconder en fulano. No, no, esto, esto y esto, y por esto no hice esto otro. Aun cuando se pudiera decir que no he convocado a la junta por capricho, porque estos no me gustan, tampoco hay lugar a que estando medio cocinado, porque si tuviéramos la resolución del Supremo donde me han dado un bofetón, podrían decir ya le advertíamos nosotros. Cuando a ellos les dieron el bofetón, a los fiscales del procés, ninguno salimos diciendo ya lo decía yo. Callaítos porque en definitiva somos compañeros y nos hemos integrado en un equipo.

P.-Nombra mucho, y con insistencia, a los fiscales del ‘procés’.

R.-Aun cuando ellos no se identifican, fiscales de Sala del Supremo dice el ‘señor fuentes’, manifiestan su descontento, y después el periodista entrecomilla. Y cuando un periodista entrecomilla es por algo. Porque se dice una frase literal. El entrecomillado es el siguiente: «Ha tirado por la borda el prestigio que nosotros conseguimos en el procés». Resulta que la carrera fiscal estaba en la cumbre, y ahora viene este personaje que se jubila dentro de 80 días y coge el prestigio y lo tira por los suelos. Hombre, no hay tanto prestigio.

Lo último en España

Últimas noticias