Pablo Iglesias critica el machismo de Trump tras decir que azotaría a Mariló Montero "hasta que sangrase"

iglesias-trump
Pablo Iglesias critica ahora el "machismo" de Donald Trump en un mensaje de Twitter.

Como no tiene suficiente con la cruzada que ha emprendido para laminar a Íñigo Errejón, Pablo Iglesias ahora le da lecciones a Donald Trump. El secretario general de Podemos ha aprovechado la proclamación del nuevo presidente de Estados Unidos para criticar sus muestras de "machismo".

Lo ha hecho con un mensaje de Twitter en el que aplaude la "dignidad" demostrada por la Marcha de Mujeres de Washington, algunas de las cuales se cubrieron la cabeza con el hiyab musulmán para mostrar su repulsa al presidente que acaba de ser elegido en las urnas.

"Miles de mujeres en la #WomensMarch diciendo no al machismo de Trump, luchando por sus derechos. Gracias por tanta dignidad", ha escrito Pablo Iglesias en su perfil de Twitter.

Pero Pablo Iglesias no es el más indicado para criticar el machismo de Donald Trump. Los exabruptos del presidente norteamericano (comentarios de pésimo gusto sobre las mujeres que fueron grabados en una conversación privada) no son muy distintos de los del propio líder de Podemos, quien en sus charlas de Telegram se define como un "macho alfa" y confiesa que le gustaría "azotar hasta que sangrase" a la periodista Mariló Montero.

Pablo-psicópata
Un fragmento de la charla entre Pablo Iglesias y Monedero en la red de mensajería Telegram.

En la misma conversación, Pablo Iglesias se definía como "un marxista algo perverso convertido en un psicópata". Tras la exclusiva de OKDIARIO, Mariló Montero denunció estos hechos ante el Instituto de la Mujer, que advirtió que las palabras del líder de Podemos "incitan a la violencia" contra las mujeres.

Durante su etapa como presentador y director del programa La Tuerka, Pablo Iglesias tampoco se ahorraba comentarios sobre las "miradas lujuriosas" de su reportera Rita Maestre, hoy convertida en portavoz del Ayuntamiento de Madrid. Nadie en Podemos ha alzado todavía la voz para condenar el machismo y la incitación a la violencia de su líder.

Más recientemente, el pasado mes de noviembre, Pablo Iglesias exponía una curiosa teoría para explicar el escaso número de mujeres en los principales puestos de dirección de Podemos: “De nada sirve poner como portavoces a mujeres si éstas no están feminizadas”, afirmó, "la feminización de la política no tiene nada que ver con que los partidos políticos tengan más mujeres en cargos de representación".

Las mujeres, a tener hijos

Y añadió: “Feminizar la política es construir comunidad en los centros de estudio, en los centros sanitarios… Eso que tradicionalmente conocemos porque hemos tenido madres, que significa cuidar”. Dejaba claro así que, a su juicio, el papel de la mujer no es ocupar puestos de dirección en los partidos políticos, sino tener hijos.

Con estos precedentes, ahora Pablo Iglesias se dedica a dar lecciones a Donald Trump y a criticar su terrible machismo. También el ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha aprovechado la toma de posesión del presidente Trump para anunciar su próximo paso en política: combatir a la ultraderecha en todo el planeta.

Pedro Sánchez, que no ha sido capaz de vencer a Mariano Rajoy en las urnas ni a Susana Díaz en su propio partido, se ha mostrado con fuerzas para derrotar a "la ultraderecha que hoy lidera Trump".

Lo último en España