ÚLTIMA HORA CATALUÑA

Los helicópteros de los Mossos, objetivo de los CDR: por qué los láser son más peligrosos que los cohetes

helicoptero
Helicóptero policial de los Mossos.

Los pilotos de helicóptero de los Mossos d’Esquadra advierten que prácticas como las vistas en Barcelona de lanzar cohetes contra las aeronaves son extremadamente peligrosas. Pero el verdadero riesgo al que se enfrentan estos días, y que podría llegar a causar una tragedia, es el uso de láseres por parte de los radicales CDR.

Un helicóptero de vigilancia de los Mossos d’Esquadra fue atacado el miércoles por la noche en Barcelona por parte de un grupo de CDR. Los radicales llegaron a lanzar hasta cinco cohetes contra la aeronave. Uno de ellos llegó a impactar contra el fuselaje de la aeronave.

Según ha podido saber OKDIARIO de fuentes del servicio aéreo de los Mossos d’Esquadra, este tipo de ataques son muy graves ya que dificultan la maniobrabilidad del aparato a los pilotos. Sin embargo, para los profesionales que operan estos aparatos hay algo mucho peor y que está pasando desapercibido estos días: el uso de láseres para deslumbrarles.

Los láseres

Los pilotos de la flota de helicópteros de los Mossos d’Esquadra han constatado esta semana que entre los manifestantes hay personas que portan láseres, y que apuntan estos dispositivos contra las cabinas de sus aeronaves. Ocurrió el pasado lunes en El Prat, y posteriormente el martes y el miércoles sobre las calles de Barcelona durante los graves disturbios registrados.

Según explican a OKDIARIO, la situación de estos helicópteros cumple con todos los factores de riesgo que entraña el deslumbramiento por láser. En primer lugar, el hecho de que se produzca de noche. En ese momento los ojos de los pilotos están acostumbrados a la oscuridad y a la escasa luz de las pantallas de vuelo instrumental, por lo que el destello del láser produce mayor deslumbramiento y distracción que si fuese de noche.

En segundo lugar, el vuelo de estos helicópteros de vigilancia policial se produce a baja altura, por lo que la potencia de los láseres llega con mayor intensidad que si volaran alto. Además, al poder permanecer en vuelo estacionario es mucho más fácil apuntar a la cabina que si se tratase, por ejemplo, de un avión.

Las consecuencias de este tipo de deslumbramientos, cuando se produzcan a baja altura, en vuelo estacionario y de noche -como la mayoría de las que han sufrido los pilotos de Mossos estos días- "pueden ir desde una pérdida momentánea de la atención hasta una auténtica tragedia" advierten.

Este tipo de prácticas, recuerdan fuentes de los Mossos, están perseguidas por la ley al tratarse de un delito contra la seguridad aérea, que puede conllevar penas de cárcel.

Lo último en España

Últimas noticias