Crónica de campaña

El Gobierno revelará esta semana quién está tras el “Tsunami democràtic”

ETA
El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, durante una rueda de prensa.

Fuentes seguras del Ministerio del Interior certifican que no sólo tienen perfectamente identificados a los promotores del llamado ‘Tsunami democràtic’ sino que saben hasta qué punto el Gobierno de Torra les protege. Saben incluso que el presidente de la Generalidad guarda con ellos lo que podríamos denominar «una clara aquiescencia con la violencia», una definición eufemística oficial manejada desde Interior, que encierra la siguiente realidad: Torra y su cuadrilla son los organizadores del citado ‘tsunami’.

Lo que sorprende es que Interior, que -repito porque el cronista lo ha escuchado- tiene conocimiento exacto de quiénes son, cómo se articulan, quién les manda y hasta quién les financia, no haya detenido aún a los responsables de esta organización. Este lunes y martes los Reyes están en Barcelona y es más que probable que sientan en sus propias carnes la magnitud de las reyertas planificadas por estos delincuentes del ‘Tsunami’. El Gobierno -dice- lo sabe todo sobre ellos. Lo revelará cuando le venga mejor electoralmente.

El Gobierno sí ha dado garantías a la Casa del Rey de que tiene perfectamente diseñada su cobertura en los dos días en que Don Felipe y su hija la Princesa de Asturias tienen como único objetivo cumplimentar los actos de los Premios Princesa de Gerona. Sin embargo, a medida que se aproxima la llegada de los Reyes a Cataluña aumenta la preocupación. Tanta es ésta que la Casa del Rey ni siquiera ha ofrecido información exacta de cuándo se produce el viaje. La Casa, siempre tan discreta, siempre tan impecablemente institucional, adelanta, poco más o menos que «vamos cuando nos digan», una respuesta que revela el grado de confidencialidad con que se quiere revestir la seguridad del Monarca y su Familia. Y es que no hay conocimiento detallado de los que preparan los delincuentes. La pasada semana se reconocía que la violencia desatada en la Semana Trágica de Barcelona había literalmente sorprendido a todo el mundo, o sea a los directores del Operativo permanente que se ha instalado para responder a las algaradas multitudinarias de los insurrectos.

Hasta el momento no se han dado demasiados detalles de la personalidad de la treintena de sujetos detenidos tras los sucesos de aquella Semana por lo que no se sabe si alguno o algunos de ellos son jefes directos de la sublevación callejera. Ahora lo que se sospecha es que esta visita de los Reyes a Cataluña esté jalonada por un nuevo recrudecimiento de la violencia. Cuando se formula a Interior la pregunta de si hay temor a una nueva subversión la respuesta es indubitable: «Sí, claramente sí», una contestación nada tranquilizadora.

El Gobierno no ofrece por lo demás detalle alguno de la salvaguardia que se ha montado para impedir cualquier asalto a la comitiva Real en Barcelona, tanto es así que Sánchez ni siquiera ha designado todavía al ministro o ministra que vaya a acompañar a la Familia Real en Barcelona. Por lo menos en la Casa del Rey desconocen este, nada nimio, detalle porque no es lo mismo la presencia del ministro en funciones Josep Borrell que la de la vicepresidenta Carmen Calvo, siempre al cabo de entenderse con los independentistas.

Los reventadores han preparado con singular detenimiento esta visita y también la jornada de reflexión electoral del día 9 de diciembre. Por lo que se puede sospechar el Gobierno de Sánchez tiene preparada otra sorpresa más cara a los comicios generales. Hablando hace días con un periodista catalán perfectamente informado, se preguntaba y me preguntaba: «¿Acaso dudas de lo bien que le vendría a Sánchez desarticular el ‘Tsunami’ y montar una operación propagandística sobre ello?». Desde luego que no, una intervención como esta se añadiría como propaganda desatada a las que ya ha anunciado: el cierre de la ‘República Digital’ que va a ser convalidado el lunes en la Diputación Permanente del Congreso, y el acceso al Tribunal Constitucional y a la Abogacía del Estado para que emprendan acciones legales contra el Gobierno y el Parlamento catalán. Para Sánchez la visita de los Reyes a Cataluña es un acto electoral más. Al tiempo.

Lo último en España

Últimas noticias