LOS AGREDIDOS PERTENECEN AL SINDICATO CSIF

Fernández, Garganté y otros VIP de la CUP participan en una paliza a un policía y a una cartera

CUP
Vista panorámica de la asamblea celebrada por la CUP. (Foto: CUP)

Un grupo de violentos de la CUP, entre los que se encontraban diputados y ex diputados del partido, agrede con violencia a varios funcionarios –entre ellos un policía y una trabajadora de Correos-, que se manifestaban en defensa de los servicios públicos.

El pasado día 1 de diciembre, un grupo de funcionarios organizó una concentración en Barcelona frente a las puertas de la Ciudad de Justicia bajo el lema “En defensa de los servicios públicos, justicia, sanidad, policía, etc.”. La protesta se manifestaba, en general, en defensa de los funcionarios, y en particular, contra un acto producido por un regidor de la CUP, en el que convencía a un mantero de que fingiera haber sido lesionado por la policía.

Eugenio Zambrano, policía local agredido en la concentración, explica a OKDIARIO que “hubo un día anterior que la policía intervino a un grupo de manteros, que se dieron a la estampida. Uno de ellos cayó accidentalmente por las escaleras mientras huía de la policía, arrollando a distintos viandantes, con lo que se hizo daño. Después, acto seguido, acude a un hospital cercano, donde el médico le hace un parte de lesiones. Una vez concluida la visita, un regidor de la CUP le recomienda al mantero que diga que le ha empujado la policía para abrir un parte judicial, enviarlo al juzgado, y abrir diligencias judiciales contra la propia policía, e intenta coaccionar al propio médico de que cambie el parte. Dando la casualidad de que había un sargento de la policía por ahí, que sacó su iPhone, y pudo grabar esas coacciones”.

Por este motivo, entre otros, se produjo la concentración, de la que hay vídeo. Josep Garganté Closa, el regidor de la CUP que coaccionó al médico y al mantero, fue, de este modo, el principal motivo de la protesta. Tanto es así, que a la manifestación acudieron también varios miembros del partido antisistema catalán, en defensa de Garganté.

Ese día, en el juzgado de Instrucción número 22 de Barcelona, juzgaban a Garganté, de este modo, por un presunto delito leve –antes falta penal- de coacciones a un empleado público de la Sanidad (Médico).

Josep Garganté Closa, Regidor de la CUP, lleva tatuada la palabra ‘odio’ en el brazo.

“En el transcurso de la concentración frente al juzgado, cuando estábamos ejerciendo nuestro derecho constitucional, de forma absolutamente pacifica –con carteles, camisetas, etc…, y debidamente acreditados como Sindicato CSIF, fuimos increpados por un grupo de personas que se concentraban en apoyo de Garganté”, explica el sindicato.

Todo ello, mientras gritaban consignas de: “Policías torturadores, Policías mafiosos, Desmantelemos a la Guardia Urbana, A por ellos, etc…”. Entre estos manifestantes se encontraba una representación política de Diputada/os, Regidora/es del Ayuntamiento de Barcelona, Regidora/es de Distrito en Barcelona y de otros Municipios de la CUP, entre ellos la actual Diputada Mireia Vehí o el exdiputado David Fernández y las Regidoras del Ayuntamiento María Rovira, María José Lecha, etc…

David Fernández, ex diputado de la CUP, también estuvo en las agresiones.

“Estas personas pese a ser políticos participaron en los desórdenes, insultos, amenazas e incluso agresiones que han sido convenientemente denunciadas ante los juzgados de Barcelona”, denuncian desde el sindicato. Motivo por el cual, tanto la funcionaria de Correos como el policía han denunciado. Denuncias, a las que ha tenido acceso este periódico.

El policía agredido, el señor Zambrano, explica a este periódico de este modo la agresión: “Con un odio desmesurado, una masa con diputados y exdiputados de la CUP empiezan a agredirnos con violencia. A mí me agreden en el costado, en las piernas, y a otra compañera funcionaria de Correos también le agreden. Además, hay más agresiones a otros compañeros, aunque no les producen lesiones. Entendemos que se han vulnerado derechos fundamentales”.

Demanda del policía a la que ha tenido acceso OKDIARIO

Los funcionarios exigen que Colau se pronuncie

Así, desde el sindicato CSIF señalan que “han pasado varios días desde el juicio y aún estamos esperando reacciones políticas en general y en especial de la Alcaldesa de la Ciudad de Barcelona, Ada Colau, en defensa de la labor de la Policía y de los servicios públicos que se intentaron manipular para perjudicar a nuestros compañeros de la Policía Urbana. Hablamos de los servicios públicos que hacen que esta Ciudad funcione”.

“En este sentido, conminamos a la Alcaldesa a que, en ejercicio de su cargo institucional y, por tanto, desde el interés general que debe regir la gestión de los servicios públicos, se pronuncie en defensa de los empleados públicos que garantizan todos los días el funcionamiento de los servicios que requieren nuestros ciudadanos, así como el derecho a la seguridad y el respeto a las leyes”, concluyen.

Lo último en España

Últimas noticias