Fake Illa: se inventó el “comité de expertos” y ahora no aparecen las actas de las reuniones antiCovid

El Gobierno sigue rodeando de opacidad todo lo relativo a su gestión del coronavirus. Si ya tuvo que admitir que el grupo de expertos para valorar el cambio de fase nunca existió, el Ministerio de Sanidad que dirige Salvador Illa dice ahora que no tiene actas de sus reuniones con el Comité técnico antiCovid, el principal órgano interministerial que supervisa la evolución de la pandemia.

Este Comité antiCovid está integrado por los cuatro ministros titulares del gabinete de seguimiento de la crisis, Salvador Illa, Fernando Grande-Marlaska, Margarita Robles y José Luis Ábalos, así como por los responsables técnicos de estos ministerios, que acompañaban a Fernando Simón en las ruedas de prensa diarias, como el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Miguel Villarroya; el director operativo adjunto de la Policía Nacional, José Ángel González; el director operativo adjunto de la Guardia Civil, Laurentiño Ceña, y la secretaria general de Transportes, María José Rallo.

En una petición de información a través del Portal de Transparencia, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, se reclamaron al Ministerio de Sanidad «todas las actas de las reuniones» de dicho comité. La solicitud fue derivada a la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación que concluyó que «no consta ningún documento, por lo que resulta imposible su traslado para la consulta del contenido».

Evasivas

El Ministerio trató, con evasivas, de zanjar la cuestión. Así, se informó al reclamante por ejemplo de los grupos de expertos constituidos durante la crisis sanitaria, como el Comité Científico de la Covid-19, integrado, explica, «por personas con amplios conocimientos y experiencia en distintas áreas de la ciencia».

Precisamente, uno de los expertos de dicho comité -Antoni Trilla, jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona-no sólo negó la pandemia, cuando ya era una evidencia en China. También se burló abiertamente de ella. «Se está generando una histeria sin fundamento», dijo, el pasado febrero, en una entrevista en La Voz de Galicia.

Catedrático de Salud Pública de la Universidad de Barcelona y decano de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona, comentaba con sorna este experto: «Mira que si se descubre que el percebe es el huésped del coronavirus, la que se iba a liar en Galicia».

Su análisis era el siguiente: el coronavirus era «sólo una epidemia en China y, aunque no se descarta que pueda haber brotes puntuales en otros países, lo que tenemos que hacer los demás es estar vigilantes y, si se produce algún caso, identificarlo y aislarlo. Nada más».

Transparencia avala a Sanidad

El reclamante dudó de las explicaciones dadas por Sanidad sobre la inexistencia de dichas actas. Sin embargo, el Consejo de Transparencia no cuestiona la versión del Gobierno y acaba desestimando la petición de información.

«En este caso, y con independencia de las diversas informaciones que aparecido en los medios de comunicación sobre el Comité cuyas actas se solicitan, debemos tener en cuenta, al objeto de poder resolver la presente reclamación, que no se han podido aportar al procedimiento indicios suficientes que hagan poner en duda las manifestaciones del Ministerio acerca de la no existencia de las actas de este Comité que ahora se solicitan», señala el organismo encargado de velar por la transparencia de las administraciones. «En consecuencia, si una solicitud de información se dirige a obtener información que no existe, la misma carece de objeto y, en consecuencia, la presente reclamación no puede prosperar», concluye.

«Expertos fantasma»

La presunta inexistencia de las actas se une a la polémica de los «expertos fantasma». 

El Gobierno tuvo que acabar admitiendo que no existía ningún grupo de expertos para decidir sobre el cambio de fase en la desescalada de la pandemia del Covid, sino que eran los técnicos de Fernando Simón los encargados de evaluar los criterios en cada región y, posteriormente, el ministro Illa quien tenía la última palabra.

En reiteradas ocasiones, Sánchez se ha amparado en los presuntos expertos para justificar su gestión de la crisis. El Gobierno, incluso, ha asegurado en sucesivas respuestas en el Congreso de los Diputados, que «en todo momento» su actuación en relación al coronavirus se ha regido por  un «seguimiento diario» a través del «comité ministerial» y decisiones «basadas en la evidencia científica y el criterio de los expertos».

El Gobierno no sólo ha mostrado su opacidad con los expertos ‘nacionales’. Además, ignoró las advertencias de los organismos internacionales durante meses, para autorizar y alentar las manifestaciones convocadas por el Día Internacional de la Mujer.

Así, por ejemplo, ya en enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) avisó que los países debían «procurar, principalmente, reducir la infección en las personas, evitar la transmisión secundaria y la propagación internacional y colaborar con la respuesta», frente al virus.

El 2 de marzo, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea publicó un informe en el que se aconsejaban «medidas más estrictas de distanciamiento social». Entre ellas, la «suspensión de reuniones masivas y cierre de colegios y centros de trabajo para interrumpir las cadenas de transmisión».

Lo último en España

Últimas noticias