Crisis del coronavirus

El Gobierno miente al Congreso: dice que cumplió los consejos de la OMS en enero pero permitió el 8-M

El Ejecutivo rechaza asumir responsabilidades por las multitudinarias marchas ideológicas del 8 de marzo, cuando la pandemia de coronavirus ya estaba desbocada

Sigue en directo la última hora de coronavirus

coronavirus
Pedro Sánchez, en el Congreso.

El Gobierno ha rechazado una vez más asumir responsabilidades por las multitudinarias marchas ideológicas del 8 de marzo, cuando la pandemia de coronavirus ya estaba desbocada. En una respuesta por escrito en el Congreso, el Ejecutivo de Pedro Sánchez afirma además que desde el 13 de enero estaba preparado para responder a la crisis y que, el 30 de enero, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la emergencia internacional «España ya cumplía con todas las recomendaciones formuladas». Ese día, sin embargo, la organización internacional advirtió de que el coronavirus se podía frenar si se aplicaban medidas, entre ellas, de distanciamiento social. Algo que el Gobierno no hizo ni siquiera dos meses y medio después.

El Ejecutivo responde así a una pregunta del Grupo Parlamentario del Partido Popular, firmada por las diputadas Bea Fanjul, Marga Prohens, Edurne Uriarte, Pilar Marcos y Rosa Romero.

En ella, se destaca que «la semana previa a la celebración de las manifestaciones del 8 de marzo, y pese a los riesgos que estos encuentros masificados podrían ocasionar a la propagación del Covid-19, desde el Gobierno de España se alentó a la participación de todos los ciudadanos».

Propagación del virus

«¿Qué grado de responsabilidad está dispuesto a asumir el Gobierno de España por su decisión de mantener las marchas de la mujer y ayudar así a la propagación del virus por Madrid y por el resto de España», preguntaban desde el PP.

En su respuesta, el Gobierno esquiva cualquier tipo de responsabilidad y se limita a defender que «el Ministerio de Sanidad ha adoptado medidas en relación al coronavirus desde que se tuvo conocimiento de su existencia en China, a principios de este año».

En este contexto, se indica que «desde el 13 de enero, existe un Comité de Seguimiento del Coronavirus que se reúne a diario para valorar la evolución del riesgo, las acciones que realizan las diferentes unidades del Departamento, las propuestas de actuaciones en coordinación con las Comunidades Autónomas y las actividades de comunicación técnica, institucional y a la población y medios».

Y se añade que «gracias a este trabajo previo desarrollado por parte del Ministerio de Sanidad en coordinación con las Comunidades Autónomas, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró, el 30 de enero de 2020, que el brote de 2019 (n-CoV) constituía una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional, España ya cumplía con todas las recomendaciones formuladas».

Ese mismo día, sin embargo, la OMS, como publicó OKDIARIO, advirtió a España de la magnitud de lo que se avecinaba e instó a tomar medidas drásticas.

Ese día, la organización reunió en Ginebra a su Comité de Emergencias, que decidió declarar el brote de neumonía originado en la ciudad china de Wuhan -por entonces con 7.711 personas infectadas y 170 muertos- una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional.

En dicho encuentro, en el que participaron destacados expertos epidemiólogos del organismo, no sólo se alertó del nuevo virus, sino que ya se pusieron sobre la mesa medidas para contenerlo, a adoptar por los distintos países.

«Medidas sólidas»

Así, negro sobre blanco, se decía: «El Comité está convencido de que todavía es posible interrumpir la propagación del virus, si los países aplican medidas sólidas para detectar pronto la enfermedad, aislar y tratar los casos, hacer seguimiento de los contactos y promover medidas de distanciamiento físico en las relaciones sociales que estén en consonancia con el riesgo».

Medidas que en España no se cumplieron. El Gobierno las ignoró para autorizar y alentar las manifestaciones convocadas el 8 de marzo por el Día Internacional de la Mujer.

Sin embargo, desde enero, las advertencias eran sólidas. «Los países deben procurar, principalmente, reducir la infección en las personas, evitar la transmisión secundaria y la propagación internacional y colaborar con la respuesta» frente al virus, avisaba la OMS.

Más tarde, las recomendaciones también fueron ignoradas. El 24 de febrero, la OMS avisaba que el coronavirus tenía «potencial de pandemia», y alertaba sobre el incremento de casos en países cercanos, como Italia. Su director general, Tedros Adhanom, reiteraba la petición de que los países se centrasen en la contención del virus. El 28 de febrero, el organismo elevó el riesgo del coronavirus a «muy alto».

Anular el 8-M

El 2 de marzo, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea publicó un informe en el que se aconsejaban «medidas más estrictas de distanciamiento social». Entre ellas, la «suspensión de reuniones masivas y cierre de colegios y centros de trabajo para interrumpir las cadenas de transmisión». También se instaba a abastecer a los sanitarios de equipos adecuados de protección individual.

Como informó OKDIARIO, la agencia europea pedía a los países prestar atención a una epidemia que podría tener «resultados fatales».

Los expertos sanitarios europeos advertían de que el Covid-19 es «causado por un virus contagioso, no hay terapias ni vacunas y presumiblemente no hay inmunidad preexistente». «Actualmente se considera que el riesgo asociado con la infección es moderado a alto», avisaba el dossier, «según la probabilidad de transmisión y el impacto de la enfermedad».

El Gobierno, en su respuesta parlamentaria, defiende sin embargo que «en todo momento» la actuación en relación al coronavirus se ha regido por «cuatro criterios»: un «seguimiento diario» a través del «comité ministerial»; decisiones «basadas en la evidencia científica y el criterio de los expertos»; «máxima coordinación con las autoridades sanitarias internacionales, europeas y las Comunidades Autónoma» y «total transparencia en la información al conjunto de la sociedad».

Como reveló además OKDIARIO, Seguridad Nacional también advirtió al Gobierno un día antes de las manifestaciones multitudinarias del 8-M que otros países habían tomado la decisión de cancelar eventos masivos ante la epidemia. 

Así consta en el documento ‘Coronavirus (Covid-19). Situación actual’, que el departamento, que depende directamente de Presidencia del Gobierno, emite diariamente con la información actualizada sobre la pandemia.

El 7 de marzo, destacaba: «En varios países de Europa, las autoridades pertinentes han decretado la suspensión o aplazamiento de actividades que congreguen un número significativo de personas». «En este sentido», proseguía, «se han cancelado las reuniones previstas hasta finales de abril preparatorias de la Cumbre sobre el Clima, que está previsto que se celebre el próximo mes de noviembre en Glasgow (Reino Unido)».

Lo último en España

Últimas noticias