Ésta es la imagen de España tras la gestión de Sánchez del Covid-19: más de 150 países vetan a los españoles

El resto del mundo observa a España como un infectódromo y restringe sin miramientos la entrada de sus habitantes

Coronavirus: última hora en directo del Covid-19 y la nueva normalidad

coronavirus
La imagen de España tras la gestión de Sánchez del covid: más de 150 países vetan a los españoles, según Exteriores

Un mapa del Ministerio de Exteriores español da una idea del desastre de la gestión del coronavirus llevada a cabo por el Gobierno de España. Mientras desde la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso pide al Ejecutivo de Pedro Sánchez que exija a los turistas que lleguen al aeropuerto de Barajas haberse realizado un test PCR y demostrar que no entran en España infectados de coronavirus, en el resto del mundo, prácticamente la totalidad del planeta aplica sin miramientos restricciones a la entrada de españoles. En total, más de 150 países «han establecido algún tipo de prohibición a la entrada personas que provengan de España o han suspendido las comunicaciones áreas y/o marítimas» o «imponen modalidades de cuarentena para viajeros cuyo origen sea España».

Y es que, mientras que en España, Sánchez se niega a imponer los test PCR para cruzar las fronteras nacionales y garantizar que no se relanzan los brotes de contagio, en el resto del mundo observan a España como un infectódromo y restringen sin miramientos la entrada de sus habitantes.

El mapa que hoy publica OKDIARIO reproduce el repaso por todo el mundo de las ‘Restricciones a los viajes de ciudadanos provenientes de España’. El mapa está actualizado a este pasado 22 de junio a las 16:00 horas.

Prácticamente es imposible encontrar destinos en los que no se impongan algún tipo de barrera a la entrada de españoles. Y, todo ello, porque se ha divulgado por todo el mundo la imagen -y la evidencia- de que el Gobierno de Sánchez e Iglesias ha sido el que ha cosechado los peores resultados frente al coronavirus: el de mayor tasa mundial de mortalidad, el de menor preparación previa frente al virus, el de menor sensibilidad a las alertas, uno de los de menor volumen de test promediados por contagios, el de mayor manipulación de las estadísticas, y uno de los que más colapso sanitario provocó por culpa de la imprevisión.

Exportador del virus

El resultado es descriptible: «Angola, Arabia Saudí, Argelia, Argentina, Armenia, Australia, Bahamas, Bahrein, Barbados, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Botsuana, Brasil, Brunéi, Burkina Faso, Burundi, Bután, Cabo Verde, Camerún, Canada, Chad, Chile, China, Colombia, Comoras, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto…» son sólo el principio de una interminable lista de países que vetan la llegada de españoles o viajeros procedentes de España por el temor a que el país gobernando por socialistas y comunistas se haya convertido en un enorme exportador de coronavirus.

Países pequeños y grandes. Menos y más desarrollados. Da lo mismo: todo el planeta se tiñe en el mapa de un rojo o naranja: los colores que representan el grado de desconfianza hacia España. Porque esos dos colores representan en el mapa los países que impiden o limitan la entrada y los que exigen cuarentena para entrar.

Grandes países como Japón, Estados Unidos, Australia o Rusia también figuran en esa lista. Incluso Italia figura con color amarillo dentro de los «países que plantean otro tipo de medidas en caso de viaje». Medidas que son controles. Y países totalmente ajenos al nivel asistencial y sanitario de España aparecen en el conjunto de los totalmente restrictivos con los españoles. Es el caso de Togo, Uganda, Ruanda, Vietnam o Zambia.
Todo ello, mientras en España el Gobierno se niega a garantizar que no entran nuevos contagiados por Barajas, tal y como ha exigido la Comunidad de Madrid.

Este mismo lunes, de hecho, se confirmaba que el rebrote que mantiene en jaque al Gobierno de Pedro Sánchez en la recién estrenada ‘nueva normalidad’ tiene su origen en tres casos importados de Bolivia que llegaron al aeropuerto de Barajas (Madrid) en un vuelo procedente del país latinoamericano el pasado 3 de junio.

Y pese a ello, y pese a que el resto de países aplican esos controles sobre los españoles sin miramientos, Sánchez sigue negándose a aplicar el plan de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha pedido al Gobierno reforzar los controles en el aeropuerto de Barajas. Un plan basado, por ejemplo, en la realización de pruebas PCR en origen, que ha rechazado por carta el propio jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Fue el pasado día 17 cuando la Consejería de Salud del Gobierno de Murcia diagnosticó los primeros positivos, momento en el que, desde el Ejecutivo de Fernando López Miras, se dio cuenta del brote al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) que dirige Fernando Simón y que depende del Ministerio de Sanidad de Salvador Illa, según apuntaron fuentes del Gobierno regional. El propio Illa, acompañado del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, visitó este sábado las instalaciones de Barajas.

Así mismo, fuentes sanitarias han señalado que el contagio de todas estas personas fue confirmado mediante prueba PCR, al tiempo que han puesto en cuarentena a más medio centenar de contactos estrechos con el origen y con los afectados de este foco de coronavirus.

Aislamiento domiciliario

El Gobierno murciano informó este domingo, además, de que el pasado miércoles había 74 casos activos por Covid-19 en esta comunidad, de los que 67 estaban en aislamiento domiciliario y 7 ingresados en distintos centros hospitalarios, dos de ellos en la UCI, con 1.414 curados esa jornada.
Cuatro días después, el balance se ha elevado a 87 afectados (13 más que el pasado miércoles), con 80 personas en aislamiento domiciliario (13 más que el 21 de junio) y los mismos siete pacientes hospitalizados (dos en la UCI), si bien ha habido cuatro curados más.

En este contexto, el pasado 14 de junio la presidenta de la Comunidad de Madrid solicitó personalmente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la adopción de un plan con medidas concretas de seguridad sanitaria frente al coronavirus para ser aplicadas en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

En esa videoconferencia del jefe del Ejecutivo con dirigentes autonómicos, Ayuso instó a valorar la necesidad de que los pasajeros que quisieran entrar en España se sometieran en origen a pruebas de diagnóstico PCR, las más fiables. Con esta finalidad, la presidenta madrileña envió incluso una carta días después al jefe del Ejecutivo para que atendiera tales demandas.
Y la respuesta de Sánchez ha sido la de rechazar las pruebas en origen.

Lo último en España

Últimas noticias