Joan Guirado

La dictadura de Maduro detiene y expulsa de Venezuela al enviado especial de OKDIARIO

La dictadura de Maduro detiene y expulsa de Venezuela al enviado especial de OKDIARIO
El periodista Joan Guirado en Caracas

La dictadura de Nicolás Maduro ha iniciado los trámites para expulsar del país a Joan Guirado, enviado especial de OKDIARIO a Caracas. El periodista ha sido detenido por el Sebin, el temido servicio secreto chavista, y ha permanecido varias horas incomunicado hasta que las autoridades lo han trasladado al aeropuerto de Maiquetía, a la espera de la salida de algún vuelo con destino a la República Dominicana.

La situación en Venezuela es dramática. El periodista de OKDIARIO Joan Guirado se había desplazado a Caracas para cubrir la grave crisis por la que atraviesa el país. Desde que Juan Guaidó intentó forzar la salida de Nicolás Maduro del Gobierno, los periodistas se han convertido en objetivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el Sebin. Precisamente, éstos últimos son los que han detenido este miércoles al corresponsal de OKDIARIO.

En las últimas 48 horas, como el propio Guirado había relatado en sus crónicas, la presión sobre la prensa internacional por parte de las autoridades venezolanas había ido in crescendo. El temor a una deportación rondaba las cabezas de los enviados especiales extranjeros. Este miércoles, a primera hora de la tarde en Venezuela, un grupo de periodistas ha sido retenido por agentes infiltrados de la dictadura.

Las noticias llegaban con cuentagotas a la redacción de OKDIARIO. Fuentes sobre el terreno nos informaban de los pasos que estaban dando las autoridades. Ya por la noche sabíamos del buen estado de nuestro compañero y nos informaban de que, junto a otro grupo de corresponsales, era conducido al aeropuerto para ser expulsado del país. En el aeródromo de Maiquetía ha permanecido retenido e incomunicado –lo primero que han hecho los chavistas ha sido requisar los móviles– hasta que ha podido contactar.

Tras ser liberado, pudo comunicarse a través de Twitter:"Recupero la libertad parcial tras unas horas retenido por el Sebin de Nicolás Maduro", escribió.

En el mismo mensaje tranquilizó sobre su estado: "Estoy bien, con ganas de regresar a casa cuanto antes. No es una experiencia agradable, menos cuando lo único que estás haciendo es hacer periodismo".

Y añadió en un segundo tuit: "Este sello en mi pasaporte indica mi salida del país y expulsión y a la vez me recordará uno de los peores días de mi vida", ha añadido, en un mensaje en el que se ve su pasaporte.

Observados y vigilados

Los periodistas se sabían observados, vigilados. Cada movimiento era seguido por agentes infiltrados de la dictadura. Así relataba el propio Guirado la asfixiante represión y los seguimientos a los se veían sometidos:

“La represión contra los profesionales de los medios de comunicación venezolanos e internacionales es ahora más grande que la que hubo en el primer intento de acabar con el régimen, en el mes de enero. La policía bolivariana no sólo detiene y expulsa a los periodistas, sino que también les desvalija de todas sus pertenencias durante el proceso de investigación antes de devolverles de nuevo al avión con el que han aterrizado.

Sólo este lunes, el principal sindicato de informadores venezolano reportó la detención de hasta cinco periodistas que o bien cubrían la información dentro el territorio nacional o bien entraban al país para poder informar a sus países de la situación que se vive en Venezuela”.

Guirado era conocedor de la situación del país. En enero, cuando Juan Guaidó se autoproclamó presidente encargado, el periodista de OKDIARIO se desplazó a Caracas con la misión de entrevistar a la persona que está llamada a revertir la dictadura salvaje en Venezuela.

Sin embargo, el régimen agonizante no está dispuesto a dejar el poder a cualquier precio. Por eso, en las últimas semanas, la población que se ha echado en masa a las calles para pedir el cambio y los informadores que siguen minuto a minuto lo que pasa en Venezuela han sido los objetivos de la policía de Maduro.

Lo último en España