Denuncia el "perjuicio económico" sufrido

La cupera Boya cierra su hotel rural tras denunciar OKDIARIO que lo ocultó en su declaración de bienes

Mireia Boya
La ex diputada de la CUP Mireia Boya.

La ex diputada de la CUP en el Parlament Mireia Boya ha anunciado el cierre del hotel rural en el Valle de Arán que tenía en propiedad y que está valorado en torno a 250.000 euros. Boya ha culpado de la clausura tanto a OKDIARIO como a su director, Eduardo Inda, a raíz de las publicaciones del pasado verano destapando este negocio que ocultó en su declaración oficial de bienes.

La ex parlamentaria del partido antisistema ha publicado en las redes sociales la supuesta denuncia que ha interpuesto al director de este medio ante los Mossos y ante el Juzgado de Vielha. Boya responsabiliza a este periódico y a su director del "perjuicio económico" sufrido tras las informaciones que publicó OKDIARIO.

Según la integrante de la CUP, este establecimiento lleva cerrado "desde septiembre por amenazas fascistas". También pone el ejemplo de la experiencia de una familia que fue a su hotel rural: "Una familia que se alojaba fue increpada cuando salía por la puerta. Creí conveniente denunciar. Se ponía en peligro la integridad de otra gente".

"Aquí la tenéis. La he ratificado y espero que siga su curso sin muchas esperanzas de llegar a algún sitio", ha manifestado en su perfil de Twitter en alusión a las acciones legales contra este medio y su director.

Lo ocultó en su declaración de bienes

Sin embargo, la ex diputada del partido antisistema no menciona el auténtico hecho revelado por OKDIARIO: que su declaración de bienes del Parlament de 2015 ocultaba que era propietaria de este hotel rural junto a su hermano. El único inmueble que reconocía poseer era el 50% de una "finca urbana" valorada en 8.199,24 euros. Además, el hotel rural apareceía declarado en el Registro de la Propiedad como "una cuadra".

El negocio de Boya se encontraba en el Valle de Arán y estaba valorado en alrededor de 250.000 euros. Se trataba de un hotel de 170 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas y un huerto anexo.

A pesar de estas dimensiones, sus clientes parecían no estar muy satisfechos. En una de las plataformas más conocidas del sector, TripAdvisor, el 37% de los usuarios calificaba de "pésima" su experiencia en el hotel rural de Mireia Boya.

"Mi experiencia ha sido horrible", relataba una de las usuarias. "Olor a cloaca durante mi estancia. Las sábanas estaban sucias y las toallas impregnadas en el nauseabundo olor de toda la casa. No vuelvo ni muerta!! El pueblo divino eso si! Buscad otra casita si vais para allá!!", añadía esta clienta.

La exdiputada de la CUP está imputada en la investigación abierta al golpismo catalán por la organización del referéndum ilegal del 1-O. El juez del Tribunal Supremo encargado de esta trama, Pablo Llarena, ha citado a declarar a la ex diputada de la CUP el próximo 14 de febrero, junto a su compañera de partido Anna Gabriel.

Lo último en España