Crisis del coronavirus

Cada universidad decidirá si suspende las clases presenciales este curso

El Gobierno no ha logrado llegar a un acuerdo con la comunidades autónomas respecto al final de las clases en las universidades españolas y ha dejado en manos de su autonomía universitaria la decisión de terminar las clases de forma ‘online’ o si suspende las presenciales en lo que reste de curso. También deja a criterio de cada campus cómo hacer los exámenes, incluso si se levanta el estado de alarma por la crisis del coronavirus, y les permite también elegir si las prácticas pasan al curso siguiente o a los meses de verano.

«Las decisiones últimas sobre la adaptación de la enseñanza universitaria a las condiciones de emergencia sanitaria en las que nos encontramos corresponden a las universidades en el ejercicio de su autonomía», en colaboración con su comunidad, aunque cualquier decisión «debe respetar» las medidas sanitarias decididas por el Gobierno.

Así se ha establecido este jueves en la Conferencia General de Política Universitaria, a la que han asistido de forma telemática el ministro de Universidades, Manuel Castells, y las comunidades autónomas, después de que el curso presencial esté parado desde el pasado 14 de marzo, cuando se decretó el estado de alarma.

La Universidad de Barcelona, la Universidad de Cantabria, la Universidad Navarra y todas las universidades públicas andaluzas y las de Castilla y Léon han sido las primeras en anunciar que terminarían el curso sin clases presenciales y de forma virtual.

Sin embargo, el Gobierno Vasco ha rechazado de manera «frontal» dar por terminadas las clases presenciales de este curso en la universidad, hacer una ‘quita’ del 50 % en las prácticas universitaria y unificar el final del curso en todos los centros.

Castells y las comunidades se han emplazado a una nueva reunión el próximo día 15 de abril para garantizar el cierre del curso de «manera coordinada» y no descartan que todo siga siendo «online» o que haya mecanismos semipresenciales si las autoridades sanitarias lo consideran factible.

Han reiterado que el objetivo es garantizar que «no se producirá ninguna pérdida de curso escolar en ninguna de las universidades», ha señalado Universidades en una nota.

Se ha reconocido que, dado que la evolución de la pandemia en España y en el mundo es actualmente imprevisible, están condicionados «los plazos temporales en que sea posible retornar a la enseñanza presencial».

En cuanto a las prácticas presenciales, que forman parte de algunas enseñanzas, «deberán adaptarse a las posibilidades de realización, tanto en la forma como en sus tiempos de realización, que podrían desplazarse al curso siguiente o a los meses de verano».

Alrededor de 1.500.000 universitarios y 122.000 docentes siguen su actividad solo de forma «online» desde casa desde el pasado 14 de marzo.

Lo último en España

Últimas noticias