Ministra de Igualdad

La beca de la que presume Montero no era de Harvard sino del Gobierno Rajoy

La ministra de Igualdad, Irene Montero, no recoge en su currículum oficial su experiencia laboral como cajera en una cadena de electrodomésticos

(Vídeo: OKDIARIO)

La ministra de Igualdad, Irene Montero, reaccionó este fin de semana a la información publicada por OKDIARIO, según la cual ocultó en su currículum oficial su experiencia laboral como cajera en una cadena de electrodomésticos. Montero defendió su trayectoria académica y, entre otras cosas, una de las líneas de más relumbrón que suele apuntar en ocasiones: la estancia en la Universidad de Harvard que nunca realizó porque , según dijo, le resultaba «incompatible» con sus responsabilidades en Podemos.

Es cierto que Montero pudo completar sus estudios en la prestigiosa universidad norteamericana, un centro de élite elegido por las rentas más altas del mundo. Y fue el Gobierno de Mariano Rajoy el que le concedió la ayuda económica para poder realizar esa estancia.

La cantidad destinada a dichas becas, en el año en que concurrió Montero, fue de 2.620.645 euros, con cargo a los Presupuestos Generales de 2015. Es decir, bajo el mandato de Rajoy al que, precisamente, Podemos convirtió en blanco de sus críticas por su política hacia los investigadores universitarios.

La beca está dirigida a investigadores que ya cursan el programa de formación del profesorado universitario, como era el caso de Montero. Y el objetivo era «facilitar el acceso de los beneficiarios a centros nacionales e internacionales de investigación de prestigio y, con ello, la apertura en las expectativas académicas, el intercambio científico, la adquisición de nuevas técnicas y el avance en la equidad social».

Aceptación por la universidad de destino

El procedimiento para optar a la beca para una estancia en un centro extranjero es así: el alumno debe presentar una «acreditación documental de la aceptación del centro de investigación de destino»,  junto a una memoria de su proyecto. La selección de la concesión corresponde a un Comité de Evaluación, en España, designado por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA). La resolución final va firmada por la Secretaría de Estado de Educación.

La valoración se hace según varios criterios, independientemente del expediente del beneficiario: la relación de la estancia con el contenido y el grado de desarrollo de la tesis; la idoneidad y calidad del centro de destino y la duración de la estancia en relación al desarrollo de la tesis, el proyecto y el periodo de formación del beneficiario. Montero logró una calificación de 6,1 puntos. 

La estancia de Montero tenía una duración de tres meses -de junio a agosto de 2015- y el importe total concedido fue de 5.160 euros (3.960 euros como ayuda de manutención y otros 1.200 para el viaje). La resolución de la convocatoria se publicó en el BOE el 9 de diciembre de 2014, cuando la ahora ministra ya estaba volcada en Podemos. Precisamente, sólo unos días antes de conocer que sería beneficiaria, Montero defendía a su compañero Íñigo Errejón, por entonces envuelto en la polémica de la beca ‘black’ de la Universidad de Málaga, un caso que finalmente quedó archivado. Podemos estaba en plena eclosión y ella ya formaba parte del núcleo de confianza del secretario general. El Consejo Ciudadano de Podemos, el órgano de dirección de Pablo Iglesias, había quedado conformado sólo unos días antes.

Montero defendió este domingo en Twitter su ‘olvido’ en el currículum oficial como ministra, donde evitó mencionar su experiencia como empleada en una cadena de electrodomésticos.

Afirmó que de todas las experiencias laborales que ha tenido a lo largo de su vida la de cajera es quizá la que más le ayuda para ser ministra. «Me ayuda a no olvidar de dónde vengo y la situación de las mujeres a las que represento»,  dijo, en un hilo en Twitter, en el que reprochó: «Parece que a algunos señores les molesta que una cajera de supermercado, hija de un mozo de mudanza y de una maestra de escuela, pueda ser ministra».

A continuación, defendió cómo fue la experiencia como cajera en un establecimiento Saturn en San Sebastián de los Reyes (Madrid). «Trabajando, con el apoyo de mis padres y con becas por tener buenas notas estudié Psicología y acabé con más de un 9 de media»

Montero siguió presumiendo de expediente: un Máster en Psicología de la Educación, formación en la que obtuvo «9 matrículas de honor de 15 posibles y 9,5 en el trabajo de fin de máster». Precisamente, en el currículum oficial destaca estas calificaciones, algo que resulta inédito.

Lo último en España

Últimas noticias