Crisis del coronavirus

Así reparte la Policía en el transporte las mascarillas que el Gobierno ofrece tras 17.000 muertos

Ver vídeo
(Vídeo: Francisco Toledo)

Este lunes se retoma la actividad laboral de las empresas de sectores no esenciales que fueron obligadas a cerrar durante dos semanas por orden del Gobierno para intentar frenar la expansión del coronavirus. Con ello, el Ejecutivo de Pedro Sánchez también anunció que repartiría 10 millones de mascarillas en el transporte público para todos los que tengan que ir a trabajar y no puedan realizar teletrabajo.

Los encargados de realizar la entrega de las mascarillas a los usuarios del transporte son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las policías locales, las municipales y los miembros de Protección Civil. Desde esta mañana el reparto se está realizando con completa normalidad gracias a la gran labor de los profesionales y a la poca afluencia de gente, tal y cómo se puede ver en las imágenes.

El problema es que, según denuncian varios dirigentes regionales, las mascarillas no están llegando a todos los puntos del transporte. Así, el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha señalado que el reparto de las 1,4 millones de mascarillas que le corresponde a la comunidad sólo se hace en 51 estaciones de Metro de las 240 que hay, lo que supone un 20% del total.

Un total de 2.700 efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (CFSE), incluyendo policías autonómicas y locales, se han contagiado de Covid-19, según ha informado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. A pesar de ello, son los propios agentes de la Policía los que se tienen que exponer y repartir esas mascarillas desde hoy.

Desde Jupol, el sindicato que cuenta con la gran mayoría de respaldo en el cuerpo de Policía Nacional, critican que Marlaska haya tomado la decisión de ordenarles el reparto de mascarillas sin tener en cuenta la opinión de los representantes policiales. Para Jupol el obligar a los policías a repartir mascarillas a la población “supone una grave irresponsabilidad porque aumentará el riesgo de contagio de los agentes y en consecuencia de todos los ciudadanos con los que estos agentes tendrán que tener contacto en un futuro sin poseer las medidas de protección necesarias».

Un material que llega tarde

Desde el pasado 10 de abril el Gobierno recomienda el uso de mascarillas cuando, desde que comenzó la crisis del coronavirus, aseguraba que no eran necesarias para la población. Finalmente, el Consejo de Ministros acordó recomendar su uso cuando se vaya en transporte público con el fin de que se puedan proteger frente al Covid-19.

El material sanitario comprado por el Gobierno está llegando a cuentagotas y con gran polémica. Las propias comunidades autónomas están teniendo que adelantar al Ejecutivo y hacer sus propias compras para dotar del material necesario a los sectores más expuestos al virus, como son los sanitarios que luchan contra el virus en los hospitales.

Estas mascarillas también llegan tarde. Tan tarde que ya hay en España 17.000 muertos y más de 165.000 contagiados. El Gobierno ha vuelto a improvisar y vuelve la polémica. El reparto de las mascarillas no estaría llegando a todos los puntos del metro y tren de toda España, por lo que no se estaría abasteciendo correctamente a la población.

Normalidad en el transporte

Por su parte el Gobierno asegura que el reparto de mascarillas «se está desarrollando con normalidad en las comunidades autónomas en las que hoy no es festivo». Así, desde Moncloa se han distribuido imágenes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de Protección Civil haciendo el trabajo en las comunidades.

Lo último en España

Últimas noticias