Les citó a la reunión con sindicatos y patronal, luego les vetó, y luego rectificó

Torra desprecia a USO, primer sindicato de Nissan, porque se opone a la independencia de Cataluña

Quim Torra
Quim Torra, con mascarilla.

La independencia sigue marcando cada paso de Quim Torra, presidente de la Generalitat. Aunque esos pasos no tengan nada que ver con el desafío de la minoría independentista sino, como en este caso, con la pérdida de más de 3.000 empleos directos y 25.000 indirectos por la decisión de Nissan de cerrar la planta de la Zona Franca el 31 de diciembre próximo, comunicada oficialmente este jueves a primera hora por la marca japonesa al Gobierno central.

Como había publicado ya la prensa japonesa hace unos días, y como se temían los trabajadores de la firma desde hace semanas, Nissan ha confirmado los peores pronósticos y despedirá a sus más de 3.000 empleados en Barcelona, mientras mantendrá de momento Ávila y Cantabria.

Pese a la gravedad de la situación, Torra no se ha quitado de la cabeza su obsesión por la independencia y ha despreciado a USO Cataluña al jugar con sus representantes al gato y al ratón pese a que este sindicato es el mayoritario en la empresa. USOC consiguió en las elecciones internas de diciembre tener representación en la única planta de Nissan donde no estaba presente, en la de Sant Andreu. Tras esos comicios, USOC es el sindicato mayoritario en cinco de los nueve centros, tres de ellos con mayoría absoluta. En global, tiene el 40% de la representación en Nissan España, por delante de Comisiones Obreras (CCOO), la Unión General de Trabajadores (UGT) y la Confederación General del Trabajo (CGT).

Cita sindical sin USOC

Según denuncian fuentes de este sindicato, la secuencia de hechos ha sido la siguiente. El miércoles, el presidente de la Generalitat citó para el día siguiente, este jueves a las cuatro de la tarde, a los representantes de Comisiones Obreras, UGT, y USOC a una reunión con las patronales Foment del Treball y Pimec con el objetivo de analizar el anuncio que iba a hacer a primera hora del jueves Nissan.

«El propio Torra había remitido a nuestra secretaria de Industria, Antonia Rivero, a una reunión con el resto de sindicatos y patronales empresariales  el jueves, algo totalmente lógico porque somos el primer sindicato de la compañía», explican fuentes internas. Sin embargo, al día siguiente, jueves, cuando Nissan ya ha comunicado al Gobierno español el cierre de la planta, los dirigentes del sindicato se enteran por los periódicos de que a la reunión sólo están convocados las patronales y UGT y CC.OO.

«Cuando nos hemos enterado que estábamos fuera nos hemos movido, nuestra gente en el comité de empresa ha ‘montado el pollo’ y unos minutos antes de que empezara la reunión a las cuatro de la tarde el propio Torra se ha puesto con contacto con nuestra secretaria general de Industria y la ha citado a la reunión», explican fuentes del sindicato.

En la reunión, Torra se ha mostrado partidario de que la decisión de Nissan es reversible y se ha puesto de parte de los trabajadores, según un comunicado emitido por el comité de empresa tras la cita.

Se da la circunstancia de que Torra ha hablado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y han acordado «actuar juntos» para tratar de revertir la situación y que Nissan de marcha atrás en su decisión o se le proponga un proyecto alternativo atractivo para salvar el empleo. Todo lo contrario que con los sindicatos, con los que mantiene una mala relación actualmente -UGT se ha salido del Pacto Nacional por la Industria-.

No a la independencia

Pero, ¿por qué deja fuera Torra al primer sindicato de Nissan? Según la central, el desaire actual no es el primero a lo largo de los últimos años. «No nos dan la misma presencia en los medios públicos que a otros, pese a que somos el tercer sindicato a nivel general en Cataluña y en el conjunto de España», aseguran.

La razón es que USOC nunca ha apoyado el independentismo en Cataluña, como sí han hecho Comisiones y UGT. «No olvides que antes de ser Pepe Álvarez -en referencia al líder nacional de UGT- fue Josep, cuando lideraba el sindicato en Cataluña antes de dar el salto a Madrid», explican.

«Todo empezó con el ex president Artur Mas. Nos ofrecieron subvenciones a cambio de que nos hiciéramos la foto de apoyo sindical unánime al procès. Nos negamos, evidentemente», recuerdan fuentes internas. Posteriormente, USO rechazó públicamente la declaración unilateral de independencia declarada en 2017 por Carles Puigdemont, hoy fugado de la justicia.

Y, finalmente, ahora con Quim Torra al frente de la Generalitat, el sindicato también ha sido muy beligerante con el presidente regional. «Hemos enviado a su Gobierno cartas muy duras sobre su gestión. No nos hemos callado nada», insisten desde la central.

Lo último en Economía

Últimas noticias