Telecomunicaciones

Telefónica prepara compras de activos en la nube, ciberseguridad, internet de las cosas y Big Data

Telefónica Tech BE-Terna
Edificio de Telefónica Tech.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Telefónica se prepara para salir de compras este año en el campo de la nube, el Big Data, internet de las cosas y la ciberseguridad, dentro de su nueva estrategia de inversión y crecimiento en un contexto de transformación digital global, después de un periodo en el que el gigante de las telecomunicaciones español ha tenido el cartel de vendedor para reducir una deuda que hace apenas cinco años alcanzaba los 52.000 millones de euros.

La revolución tecnológica que se está produciendo en el mundo, con el 5G como punta de lanza, está haciendo que algunos de estos negocios relacionados con la digitalización estén creciendo a doble dígito, lo que los hace especialmente atractivos para Telefónica, explican.

Telefónica Tech, que desde 2019 aglutina los servicios tecnológicos de la operadora como unidad independiente, será la protagonista en estas adquisiciones, ya que cuenta con un importante know how y un equipo con gran cualificación, aseguran. «Tech es un vector de crecimiento clarísimo, tanto a nivel orgánico como inorgánico», señalan las fuentes, que corroboran que 2022 será «seguro» un año en el que la división comprará activos.

Esas adquisiciones se financiarán con caja y se llevarán a cabo en mercados donde ya está presente la compañía, aunque «también se puede trabajar en otros», indican. De las tres últimas compras de Telefónica Tech, dos fueron en España y una en Reino Unido.

En concreto, en 2021 se hizo con Altostratus Cloud Consulting, empresa especializada en servicios multicloud y socia de Google Cloud para el sur de Europa; Geprom, especializada en la integración de soluciones avanzadas en el ámbito de la automatización industrial y la transformación digital de los procesos productivos; y la británica Cancom UK&I, que presta con servicios profesionales y gestionados en soluciones avanzadas de tecnología de la información, ciberseguridad y multicloud, por 398 millones de euros.

Telefónica Tech cerró los primeros nueve meses del año con un aumento de ingresos del 25,5% y prevé continuar con crecimientos de doble dígito gracias a la oportunidad que representan los más de 5,5 millones de clientes corporativos -B2B- de Telefónica, que están siendo una fuerte palanca para la compañía, ya que con la pandemia y el teletrabajo, numerosas empresas se han concienciado de que sus equipos han de tener suficiente calidad y servicios en la nube y Big Data.

Fuentes cercanas a la compañía apuntan a que no se ve descabellado que Telefónica Tech crezca este año en términos de ingresos más del doble que el mercado, que viene registrando incrementos del 10%, lo que convierte a esta división claramente en palanca de crecimiento para el grupo Telefónica.

En 2022, esta unidad de negocio prevé incorporar más de 200 empleados de alta cualificación para la gestión de servicios de cloud, ciberseguridad, internet de las cosas y big data, con el fin de atraer talento.  «La realidad de Telefónica Tech es crecer, crecer y crecer», ratifican las fuentes.

Cambio de paradigma

Con esta fase de nítida expansión, Telefónica pasa página a una etapa que se ha extendido durante los últimos años en los que se dedicó a gestionar activamente su cartera de negocios y reducir su deuda, considerada por los analistas durante mucho tiempo su talón de Aquiles y la responsable de que la cotización de la empresa se mantuviera deprimida.

Ese proceso de reestructuración dio un salto cualitativo en 2021. En enero del año pasado, la filial de infraestructuras de Telefónica, Telxius Telecom, acordó vender sus divisiones de torres de telecomunicaciones en Europa y Latinoamérica a American Tower Corp por 7.700 millones de euros. Unos meses después, en mayo, la autoridad de competencia británica dio luz verde a la fusión fusión de O2 con Virgin en Reino Unido. Las dos transacciones contribuyeron a recortar la deuda de la operadora en unos 10.000 millones de euros.

Recientemente, Telefónica ha ejecutado la venta de Telefónica El Salvador, anunciada en octubre 2021, por la que ha obtenido 139 millones de dólares (121 millones de euros), mientras que a lo largo de 2021 culminó la venta del 60% de la fibra en Colombia por 180 millones de dólares y de otro 60% de la de Chile por unos 500 millones de euros, en ambos casos al fondo de capital riesgo KKR.

Además, Telefónica está desmantelando las centrales de cobre, que antes se usaba para el ADSL, y vendiendo esta materia prima, al tratarse de una tecnología obsoleta que se está sustituyendo por la fibra fibra hasta el hogar porque es más eficiente. Hasta la fecha, ha cerrado cerca de 1.500 y el objetivo es desprenderse de todas -hay más de 8.000 centrales- en 2025. Según fuentes próximas al acuerdo, el fondo Macquarie ha comprado cobre a Telefónica por 200 millones de euros, aunque la compañía no ha hecho declaraciones al respecto.

En total, desde la llegada a la presidencia de Telefónica de José María Álvarez-Pallete en 2016, la compañía ha sido muy proactiva recortando la deuda, que ha caído a aproximadamente a la mitad, unos 25.000 millones.

Lo último en Economía

Últimas noticias