Techo de gasto

Los ‘socios’ de Sánchez dicen ‘no es no’ a su techo de gasto en el Congreso

Primer aviso al Gobierno de sus aliados en el Congreso: abstención ante techo de gasto.

El Congreso ha votado en contra de la nueva senda fiscal fijada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Han sido precisamente quienes auparon al socialista a La Moncloa los que le han dado la espalda en una de las votaciones más significativas de la legislatura. Con tan solo 88 votos a favor, 173 votos en contra y 86 abstenciones, el techo de gasto socialista no ha convencido al Congreso.

Podemos reprocha el silencio de Gobierno y pide que explicaciones sobre las nuevas cuentas públicas. Sobre todo, afirman, después de ayudarles con su voto para llegar a la presidencia de España. Su portavoz en el Congreso, José María Guijarro, ha justificado la abstención de la formación espetando a la bancada socialista "no están ustedes en condiciones de servir lentejas".

El techo de gasto tampoco ha seducido a los partidos nacionalistas. A ERC le parece "insuficiente" para Cataluña. El portavoz republicano, Joan Maragall, sostiene que "no responde a las necesidades con las administraciones públicas catalanas". Y es que los 2.400 millones adicionales también les parecen poco al PNV porque "en cuenta las CCAA".

Un límite presupuestario que el ministerio de Economía propuso aumentar en 5.000 millones para fijarlo en 125.064 millones de euros, un 4,4% más que el establecido para 2018. En este margen se reparten en unos 2.400 millones más para las Comunidades Autónomas, otros 2.400 millones para la Seguridad Social. A todo ello hay que sumar cerca de 1.200 millones más para el Estado, por lo que el montante alcanzaría los 6.000 millones.

Al mismo tiempo, el Gobierno ha rebajado su previsión de crecimiento de la economía española para 2020 hasta el 2,2% y al 2,1% para 2021, mientras que lo mantiene en el 2,8% este año y en el 2,4% en 2019. Esto significa una desaceleración en el conjunto del periodo de seis décimas.

La Ley de Estabilidad Presupuestaria (LOEPSF) estipula un plazo máximo de un mes para que el Gobierno remita unos nuevos objetivos que también deberían someterse a votación en las dos cámaras. En caso de que estos objetivos de gastos no pasen el corte, el Ejecutivo tendría que adoptar la última senda aprobada en las Cortes Generales. Es decir, la del Gobierno de Mariano Rajoy.

No obstante, existe un informe de la Abogacía del Estado que indica que debe adoptar la última senda aprobada en las Cortes Generales, en este caso la del anterior Gobierno del PP.

Montero: "Quienes se oponen hacen un daño gratuito e insolidario, están más preocupados por sus ombligos que por lo que ocurre fuera de esta Cámara".

Durante su intervención, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha afirmado que, según ella, "oponerse significa no reconocer las necesidades que necesita nuestro país". Montero sostiene que quienes votan en contra hacen "un daño gratuito e insolidario" y están "más preocupados por sus ombligos que por lo que ocurre fuera de esta cámara". Una oposición que a su entender "obedece a una ideología profunda".

El techo de gasto es el límite que estable las partidas del Estado para el próximo ejercicio. Es decir, el techo de gasto marca tanto el límite de gasto no financiero, como el reparto de los objetivos de deuda y déficit (en relación al PIB) de las administraciones central, autonómica y municipal. La fijación del techo de gasto es el paso previo, que muchos consideran imprescindible, para aprobar las cuentas del año que viene y ésta es una de las prioridades de la responsable de Hacienda, Maria Jesús Montero, para sacar adelante las cuentas públicas del próximo año.

Lo último en Economía

Últimas noticias