Plan de Recuperación Europeo

Sánchez cede y acepta que todo el Gobierno gestione los fondos europeos tras la bronca con Iglesias

Nueva bronca en el Gobierno. La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha explicado este martes en rueda de prensa que Pedro Sánchez ha cedido a las presiones internas de sus socios de Podemos y ha aceptado finalmente que sea el Consejo de Ministros, incluido Pablo Iglesias, el que gestione los fondos europeos. Este cambio de opinión se ha debido al malestar del vicepresidente segundo, el líder de Podemos, tras saber que sería excluido de la comisión que se encargaría de gestionar el dinero procedente de Bruselas.

Así lo ha anunciado Montero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha precisado que Sánchez ha dado confirmado que sea todo el Gobierno el que se encargue de gestionar estos fondos de la Unión Europea (UE). En el plan ahora corregido, estaba previsto que en la Comisión participara el presidente del Gobierno, además de 10 ministros socialistas y únicamente la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, de Podemos.

El presidente del Gobierno ya anunció a finales de julio a los líderes autonómicos, en la Conferencia de Presidentes que celebró de forma presencial en San Millán de la Cogolla (La Rioja), que sería él mismo el encargado de liderar la gestión del Fondo de Recuperación, a través de una nueva Comisión Interministerial.

Con el objetivo de gestionar el dinero de Europa, el Gobierno creará cinco nuevos órganos de gobernanza de los fondos, que pasan en primer lugar por una Comisión para la Recuperación, Transformación y Resiliencia, que presidirá Sánchez y en la que participarán 11 ministros, diez de la órbita del PSOE (Asuntos Económicos; Transición Ecológica; Hacienda; Transportes; Educación; Industria, Comercio y Turismo; Agricultura; Ciencia y Sanidad) y una de Unidas Podemos, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Además, se creará también un Comité Técnico, que dará soporte técnico y legal a la Comisión Ministerial, y una Unidad de Seguimiento del Plan de Recuperación, que desde Presidencia del Gobierno realizará un seguimiento político y estratégico del plan.

Agilizar el maná europeo

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere agilizar la ejecución de los fondos europeos y eliminar los conocidos como ‘cuellos de botella’ a los que nos tiene acostumbrados la Administración desde que la crisis del coronavirus comenzó a dar los primeros coletazos. Para conseguirlo, el Ejecutivo propone que los departamentos ministeriales elaboren en un mes una programación anual de los contratos necesarios para la puesta en marcha de los proyectos del Plan de Recuperación ligados a dichos fondos europeos, que podrán recibir anticipos de hasta el 50%.

Además, recuperará las agencias estatales, se reducirá a la mitad los plazos de tramitación, la fiscalización de las operaciones no superará los 5 días hábiles y se creará un portal web para registrar todos los proyectos, que actuará como ‘ventanilla única’ para realizar solicitudes.

Así figura en el borrador del real decreto-ley de medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, adelantado por Europa Press, que se aprobará en diciembre y con el que se aborda una reforma estructural para modernizar los procedimientos de ejecución presupuestaria y agilizar y simplificar trámites para canalizar desde enero los 27.000 millones de fondos europeos adelantados en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Nuevas estructuras 

La norma recupera figuras administrativas y crea nuevas estructuras ‘ad hoc’ para agilizar la absorción de los fondos, como es el caso de la creación de agencias estatales como organismo público, que regresan a la Administración Pública como fórmula organizativa dotada de «un mayor nivel de autonomía y de flexibilidad en la gestión».

Además, el Gobierno de Sánchez crea una nueva figura administrativa de colaboración público-privada: los proyectos estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE), dependientes del Ministerio de Industria, que en el plazo de tres meses deberá elaborar el registro estatal de entidades interesadas en los PERTE para que el dinero europeo llegue rápido.

Subvenciones más ágiles

La tramitación de subvenciones relacionadas con el uso de fondos europeos también se agiliza y se acortan los plazos. Así, se eliminan requisitos de informes y autorizaciones preceptivas, si bien para autorizar la concesión de subvenciones de cuantía superior a 12 millones de euros será necesario acuerdo del Consejo de Ministros.

Igualmente, se podrá efectuar el desembolso anticipado de los fondos hasta un límite máximo del 50% de la cantidad total a percibir en los expedientes de gasto que se tramiten para los que su normativa reguladora no permite o bien se limita el desembolso anticipado.

A su vez, se podrán adquirir compromisos de gastos que hayan de extenderse a ejercicios posteriores, siempre que no superen los límites y anualidades fijados. Respecto a la fiscalización, señala sobre el régimen de control previo aplicable a los expedientes, que el despacho de estos expedientes gozará de prioridad respecto de cualquier otro, debiendo de pronunciarse el órgano de control en el plazo de cinco días hábiles.

Lo último en Economía

Últimas noticias