Inversión

La piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular

La piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular

A pesar de que muchos agentes económicos, analistas de inversión, estrategas, gestores o inversores conocen que los tipos de interés -junto a la evolución del ciclo económico- son las variables macroeconómicas que más afectan a los mercados de valores.

Por lo tanto, piedras angulares sobre las que pivota el devenir de los mismos, durante un tiempo han preferido obviar la evolución que están teniendo los tipos de interés en Estados Unidos a la hora de diseñar y construir sus carteras de productos de inversión y, este error, está suponiendo verdaderos quebraderos de cabeza para muchos asesores financieros y ahorradores que, haciendo caso omiso a este hecho, continuaron seleccionando los fondos de inversión, o cualquier otro producto financiero, únicamente mirando al espejo retrovisor. ¡Qué gran error!

La piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular
Gráfico: Rentabilidad del Bono USA a 2 años. Hace dos años la rentabilidad de este bono se situaba en tono al 0,75% y ahora ha pasado a situarse casi en el 2,7%.
Fuente: Reserva Federal St. Louis

Hay un famoso proverbio africano que dice: “Da igual que seas león o gacela. Cuando salga el sol, más te vale empezar a correr”. El repunte de tipos de interés en Estados Unidos, que podemos observar por ejemplo en el anterior gráfico, ha supuesto una condiciones financieras menos favorables a las que veníamos disfrutando hasta no hace mucho tiempo.

¿Y esto es importante? Lo es, pues el viento de cola, o a favor, que permitió a muchos agentes económicos endeudarse a tipos de interés verdaderamente bajos, o ganar dinero a los ahorradores que compraron bonos o fondos de inversión de deuda durante los últimos años, ha cambiado y lo ha hecho a peor. Por lo tanto, como señalábamos en el último artículo, había que ser extremadamente prudentes a la hora de invertir en mercados de renta fija o, como señala el proverbio africano, empezar a correr y, en este caso, hacia otras alternativas de inversión más adecuadas para este nuevo contexto financiero.

Muchos de Vds. se estarán preguntando si los tipos de interés de mercado en Estados Unidos (sobre todo los de tramos de corto/medio plazo) podrían seguir subiendo. Y es una buena pregunta pues ahí radica una de las claves que más influyen sobre la hoja de ruta a seguir sobre nuestras inversiones para los próximos meses.

Yo creo que sí. Posiblemente no sea de forma tan vertical como lo vivido en el último año. Pero es que, a pesar de que aún no se aprecian tensiones inflacionistas en Estados Unidos, la realidad es que la economía de este país va como una moto de gran cilindrada, a tenor de los últimos datos macroeconómicos que se han publicado: ISM Manufacturero de Agosto, confianza del consumidor, ventas minoristas,… Por lo tanto, creyendo que las condiciones financieras es Estados Unidos serán menos laxas, pensando que el dólar USA seguirá fuerte y, en paralelo, que el balance de la Reserva Federal va a seguir disminuyendo lentamente, la “flecha amarilla” que nos encontramos en nuestro camino lo que nos puede estar indicando es:

1. Precaución con la inversión en mercados emergentes. Son el eslabón más débil de la cadena y, en consecuencia, conviene estar (financieramente hablando) lo más lejos de los mismos. Pueden estar en el “radar” pues en algún momento puede ser interesante volver a ellos (si nuestro perfil de riesgo lo admite). Pero por ahora no en nuestras carteras.

2. Mucha cautela con la inversión en mercados de deuda en general. Con un escenario de tipo de interés al alza la mayoría de fondos de renta fija en Europa y en USA seguirán sufriendo. Es preferible, para la parte menos agresiva de una cartera, apoyarse en fondos de retorno absoluto como los que apuntábamos en el artículo del pasado julio: H2O Adagio o F&C Real Estate Equity Long/Short EUR, o algún otro como MLIS Marsahall Wace TPS Ucits Market Neutral EUR C ACC. Pero siempre valorando la idoneidad de los mismos en base a su perfil inversor.

3. Sí podría ser interesante estudiar, siempre y cuando su perfil de riesgo así lo permita, la inversión en fondos de deuda USA de corto plazo, en USD (no cubriendo el riesgo divisa a euro) y muy baratos en comisiones.

¿Y en renta variable, qué nos dice nuestra particular “flecha amarilla” en base a las piedras angulares (tipos de interés y ciclo económicos y resultados empresariales) que tenemos en estos momentos? Pues que hay elementos suficientes para pensar que la gran divergencia que vivimos en mercados de acciones podría, por ahora, continuar.

La piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular
Fuente: @CharlieBilello

No obstante, si Europa se enfrenta a sus particulares miedos de cara a otoño (Italia, Brexit, España), la bolsa estadounidense podría tomarse un cierto respiro tras la ruptura, sin demasiada convicción, del anterior techo o máximo histórico. En consecuencia, y a corto plazo, aconsejaríamos cierta cautela en las inversiones en bolsa y apoyarnos en determinados mixtos “anti estrés” como pudiera ser el fondo Inconometric Global Arrow Fund.

En cambio, en el medio y largo plazo- y ante el actual ciclo económico- seguiríamos confiando en los mercados de acciones pero siendo selectivos. Es decir, contando sólo, y por ahora, con:

Renta variable USA a través de fondos indexados al S&P 500 o determinados fondos de gestión activa pero de estilo de gestión growth.
Renta variable europea pero a través de buenos fondos de gestión activa que se desliguen de los índices. Productos como Valentum, DNCA Invest Europe Growth,…

Renta variable global, estilo de gestión GARP (empresas de crecimiento pero a precios razonables) o “growth” y algún fondo de bolsa temático como el que este mes destaco en Tradersecrets.es

Y por supuesto no olviden contar con algo de liquidez pues, en tiempos de rebaja, son siempre un verdadero tesoro.

Quede bien claro que las anteriores ideas o nombres “propios” de fondos de inversión ni se tratan de ideas comerciales, ni de una recomendación personalizada de compra de los mismos: Sólo son una alternativa que, en todo caso, siempre recomiendo valorar de la mano de un buen asesor financiero objetivo.

Para terminar, a pesar de que “nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas”, deseo en mi nombre y en el del resto de mis compañeros del Grupo Arquia Banca que hayan podido disfrutar de sus vacaciones acumulando, en sus “bolsillos”, grandes momentos de paz, descanso merecido y muchas sonrisas.

Últimas noticias