Pedro Sánchez se quiere cargar las Sicav creadas por Felipe González

Felipe-González-Pedro-Sánchez
Pedro Sánchez escucha a Felipe González. (Foto: AFP)

El PSOE se quiere cargar las Sicav tal y como las conocemos; aquellas que dio cobijo Felipe González en 1983. Y no sólo eso, también quiere tumbar una enmienda aprobada con el apoyo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en 2005, a partir de la cual se traspasaba el control fiscal de este vehículo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en detrimento de la Agencia Tributaria.

Para entender la polémica de la Sicav, aunque es relativamente nueva (no más de diez años), hay que remontarse a 1983, cuando el gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), presidido por Felipe González dio luz verde a estos productos con el fin de mantener a las grandes riquezas en el país y evitar así posibles fugas de capitales.

Sin embargo, no es hasta finales de los años 90 cuando llega el auge de las Sicav, que ya gestionan en nuestro país 31.500 millones de euros. En España, existen unos 500.000 accionistas y más de 3.000 Sicav. Su polémica reside en sus beneficios fiscales. Como sociedad colectiva, tributa al 1%, en lugar del tipo general (28%). Sin embargo, no hay que llevarse las manos a la cabeza, pues es exactamente el mismo trato que reciben los fondos de inversión.

El PSOE, así las cosas, quiere cargarse este vehículo tal y como lo conocemos debido a la criminalización que ha sufrido por parte de la izquierda. Esa izquierda que lo creó en 1983. Pero, para más inri, Pedro Sánchez quiere revertir una medida que fue aprobada por el PSOE el pasado 30 de junio de 2005, con José Luis Rodríguez Zapatero, cuando se aprobó, con el voto socialista, del PP y de CiU, el traspaso del control fiscal de este vehículo, pasando a manos de la CNMV en vez de la Agencia Tributaria, que lo controlaba hasta ese momento.

Ahora, Pedro Sánchez pretende limitar la participación máxima de cada inversor, fijar un período máximo de permanencia de las plusvalías acumuladas sin tributar y, lo que resulta aún más llamativo, quiere devolver a la Agencia Tributaria las competencias de supervisión e inspección de las sicav.

Lo último en Economía