¿Eres dueño de tu negocio? Vístete como un jefe

negocio-paco cecilio
¿Eres dueño de tu negocio? Vístete como un jefe (Foto: Paco Cecilio)

A veces los propios profesionales liberales no tienen en cuenta que son la propia imagen de su negocio, marca o despacho profesional. Todos somos marca propia, por eso debemos hacer constantemente branding. Hace décadas, la marca se definía como un nombre, eslogan, letrero, símbolo o
diseño. Hoy la marca es un poco más compleja,  es la percepción que tiene un consumidor cuando escucha o piensa en el nombre, servicio o producto de su empresa Como te vean, verán tu empresa, negocio o comercio. Y según te vean, contratarán o no tus servicios.

No distinguir entre las horas del día que estamos trabajando y las de ocio,puesto que el autónomo o profesional liberal suele mezclar ambos aspectos de su vida, puede hacernos cometer errores. En función decualquier que sea tu profesión, podrás decantarte por un tipo de vestimenta u otro. Si no se requiere dress-code muy estricto, puedes optar por el llamado business casual. Es decir, no necesitas traje y puedes combinar chaqueta, pantalón y camisa. Pero sea cual sea tu elección, cuida que las prendas estén bien planchadas, limpias y en perfecto estado. Igualmente de importante, y no siempre tenido en cuenta, es tu aseo personal. Péinate bien cada mañana, aféitate en condiciones o si llevas barba recórtala adecuadamente. No estaría mal que pudieras poner colonia en tu piel, el olor corporal te abrirá o cerrará muchas puertas con tus clientes.

Las combinaciones, en función de las circunstancias

Esta menor rigidez puede hacernos relajar nuestro umbral de elegancia y entra en juego saber combinar distintas tonalidades, texturas y tejidos. No combines nunca chaqueta de cuadros con camisas de rayas, o blazer con camisa casual.

Para saber combinar estas tres premisas influye de sobre manera el ámbito en el que nos movemos, por donde nos movemos y con quien nos movemos. El mejor refrán es “donde fueres, haz lo que vieres”. No será lo mismo si visitas una obra, que debes ir con colores claros para minimizar el efecto polvo y la suciedad, que si eres un comercial de servicios funerarios que debes vestir colores oscuros por respeto a los familiares del fallecido.

En ambos casos, estamos vistiendo en función de las circunstancias. El primero, encargado de obra, llevará combinaciones discretas en colorido y acorde al ambiente laboral por donde se mueve. El segundo, jugará con la cercanía y, a su vez, seriedad del cargo que representa.

Lo último en Economía

Últimas noticias

. . . . . . . . .