Resultados CaixaBank

El negocio de CaixaBank crece un 4,3% en el primer trimestre

El negocio de CaixaBank crece un 4,3% en el primer trimestre
Jordi Gual, presidente de CaixaBank y Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank
  • María Vega. Valencia

CaixaBank logró en el primer trimestre del año dar un impulso a sus márgenes. Sin embargo, el impacto de partidas extraordinarias, ya esperadas por el mercado, hizo que su beneficio fuera menor.

La comparativa interanual queda marcada por la ausencia de impactos extraordinarios en este primer trimestre de 2019 en relación a los resultados publicados hace un año. En este sentido, cabe destacar la no atribución de los resultados de Repsol de 63 millones (venta), la no atribución de los resultados de BFA de 76 millones (reclasificación) y la revalorización en 2018 de la participación de BPI en Viacer de 54 millones.

Por lo tanto, sin el impacto de extraordinarios ni cambios de perímetro de 2018, los resultados del trimestre crecen un 4,3%.

Por otro lado, la actividad del negocio también ha evolucionado de forma muy positiva: los recursos de clientes crecen hasta los 369.463 millones (10.981 millones en 2019, +3,1%) y los activos bajo gestión aumentan un 3,7%, hasta los 97.454 millones.

Además, CaixaBank ha consolidado su liderazgo comercial en banca de particulares y en banca digital, con 4 millones de nóminas domiciliadas y 6,1 millones de clientes digitales.

El grupo que preside Jordi Gual y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar, explicará hoy sus cuentas en su nueva sede social, en Valencia, a primera hora de la mañana. Según los datos que ha enviado a la CNMV antes de la apertura del mercado,  en el arranque del año, CaixaBank logró un aumento del margen de intereses del 2,9%, hasta los 1.237 millones de euros. Su partida de comisiones se redujo en un 2,2%, hasta los 612 millones de euros y sus costes operativos aumentaron un 4,7% debido a la aceleración de su plan para transformar la red de sucursales, que está suponiendo una inversión tecnológica y comercial.

Dada la elevada dependencia de CaixaBank al mercado español, sus resultados son un termómetro valioso para medir la salud y demanda financiera de los españoles. Según las cuentas presentadas hoy, el crédito al consumo creció para el banco un 3,1% en el primer trimestre, mientras que la financiación a empresas aumentó un 2%. En nueva producción de crédito al consumo el aumento fue de un 6% (2.246 millones de euros) y en el apartado de empresas del 46% (hasta 5.002 millones de euros en nuevos créditos).

En el apartado de vivienda, el desapalancamiento de las familias españolas que se inició con la crisis financiera sigue su curso y el crédito bruto para la compra de vivienda bajó un 0,7% en el trimestre. Sin embargo, en ese periodo, se registraron “indicadores positivos” para el crecimiento d nueva producción, que creció un 5% frente al mismo periodo del año anterior.

Con todo esto, la ratio de morosidad de CaixaBank se redujo hasta el 4,6% (-13 puntos básicos en el trimestre) y los saldos dudosos también bajaron, hasta 10.983 millones. Se trata de una caída de 2.712 millones de euros en los 12 últimos meses si se incluyen ventas de carteras. Según ha explicado el banco, “el gran descenso de los activos problemáticos tras la venta de la cartera de adjudicados impacta positivamente en la fuerte reducción de las cargas inmobiliarias netas de ingresos, que caen un 86,2%, hasta los 12 millones”. Además, las dotaciones y pérdidas por baja de activos se mantienen en “niveles muy reducidos” de 187 millones (-1,8%).

Por último, en cuanto al capital, CaixaBank alcanzó un ratio Common Equity Tier 1 del 11,6%.

Lo último en Economía